PARTIDOS: Se debaten entre la abstención y el voto por el No

Por Venezuela Real - 7 de Octubre, 2007, 17:37, Categoría: REFORMA CONSTITUCIONAL

REYNALDO TROMBETTA
El Nacional
07 de octubre de 2007

No cabe esperar estrategia única de la oposición contra la reforma
Pese a su rechazo a la propuesta, aún escasean las coincidencias entre los dirigentes opositores

Quienes anhelan que la oposición dé muestras de un férreo espíritu de unidad para frenar la reforma de la Constitución, posiblemente se decepcionarán en las próximas semanas. Más allá de su rechazo a la propuesta impulsada por el presidente Hugo Chávez, los partidos políticos no parecen interesados en aplicar una estrategia común.

Al contrario, se dividen en cuatro grupos que, a medida que se acerque el mes de diciembre, irán convirtiéndose en dos: los que apuestan por defender el No en un eventual referéndum, y quienes consideran que la salida es una abstención electoral que vendría acompañada de cierto grado de protesta en las calles.

Entrevistas con dirigentes de siete partidos opositores indican que son muchas las diferencias entre ellos. Y aunque sus posiciones no son de hierro, algunas lucen tan encontradas que parece difícil hallar un territorio común.

¿En qué coinciden los líderes de la oposición? En la necesidad de informar a los venezolanos sobre los aspectos que, según una encuesta publicada por Hinterlaces en septiembre, suscitan mayor rechazo: la reelección continua del Presidente, la limitación de la propiedad privada, la definición del Estado venezolano como socialista y la creación de una milicia popular bolivariana.

"Se trata de ir construyendo una mayoría contra esta reforma", explica Nicolás Sosa, secretario general del Movimiento al Socialismo. "Estamos promoviendo, sobre todo en el campo del chavismo, una política de reflexión y de análisis, para que mucha gente que nunca ha estado con la oposición, pero que ciertamente tiene dudas sobre esta reforma, pueda expresarse en su contra".

Apostar por el No.

Partidos tan disímiles como Copei, el MAS, la Causa R y Un Nuevo Tiempo comparten la idea de que es necesario convencer a los venezolanos de salir a votar en diciembre contra la reforma.


"Por primera vez hay una oportunidad de derrotar electoralmente a Chávez", opina Alfredo Ramos, secretario general de la Causa R. "Y éste es el único camino, porque lo otro sería repetir el error de las elecciones parlamentarias, cuando optamos por la abstención".

Estos partidos admiten que probablemente no existen, ni existirán, condiciones justas y transparentes para una competencia electoral. Pero algunos dirigentes, como Omar Barboza, presidente ejecutivo de UNT, creen que "la mejor manera de combatir el ventajismo del Gobierno y los intentos de fraude es, precisamente, a través de una participación electoral masiva".

Si la oposición se organiza, acota Roberto Enríquez, directivo de Copei, el día de las elecciones los partidos podrán "cuidar los votos, proteger a la gente y trabajar por una victoria".

Votar por separado. Primero Justicia, que en los comicios presidenciales de 2006 atrajo a casi 1,3 millones de votantes, no duda en apostar por la vía electoral. "Nosotros creemos en participar en el referéndum, pero sentimos que los venezolanos tienen derecho a elegir qué partes de la reforma les convienen, y cuáles no", señala Carlos Ocariz, secretario general de esa organización.

El partido se basa en el artículo 344 de la Constitución vigente, que dice: "El referendo se pronunciará en conjunto sobre la reforma, pero podrá votarse separadamente hasta una tercera parte de ella". Hace dos semanas, introdujeron un recurso de interpretación ante el Tribunal Supremo de Justicia, en el que solicitan hacer respetar el derecho de los ciudadanos a aceptar sólo algunos aspectos de la reforma.

Ocariz admite que no tiene mucha fe en la autonomía del TSJ, pero advierte que para Primero Justicia es importante "hacer todo lo que esté en nuestras manos" antes de limitarse a llamar a votar por el No.

Impulsar la abstención.

Para otros sectores la propuesta de reforma es inconstitucional, puesto que los cambios que contempla son de tal magnitud que ameritan la convocatoria de una asamblea constituyente.


Por tanto, dicen, este proyecto no se debe legitimar mediante una votación.

Esto es lo que afirma el Comando Nacional de la Resistencia, una organización a la que se han ido sumando dirigentes opositores de distintas procedencias, como Oswaldo Álvarez Paz, Antonio Ledezma, Hermann Escarrá y Oscar Pérez.

Hablando en nombre del comando, Ledezma pide no caer "en la trampa dilemática de discutir sobre si ir o no a votar, porque eso divide a la oposición".

Incluso, lamenta que algunos partidos estén impulsando el No desde ya, y recuerda que los opositores habían acordado no dar muestras de división.

Por ahora, sólo adelanta que el CNR está movilizando ciudadanos en preparación de "concentraciones y movilizaciones".

Esperar y ver. Acción Democrática, que gobernó el país durante 27 años, hace honor a su fama de "zorro viejo", y prefiere ver hacia dónde soplan los vientos antes de anunciar una estrategia. El partido, que el año que viene deberá defender electoralmente sus más de 50 alcaldías, difícilmente apostaría por la abstención. Sin embargo, tampoco quiere precipitarse en legitimar la propuesta de reforma.

"Nosotros creemos que lo prioritario no es el tema electoral, sino que la gente realmente tenga la posibilidad de conocer la reforma y los peligros que encierra", comenta Víctor Bolívar, presidente de AD. "Queremos ver cuál será la matriz de opinión que se irá generando en estas semanas. Si la gente cree que se puede derrotar el régimen a través de un acto electoral, estudiaremos esa posibilidad. Pero si vemos que la gente no quiere legitimar un proceso como este porque lo considera viciado y anticonstitucional, entonces buscaríamos cómo encausar la lucha por otra vía".

Admitidas las diferencias entre los partidos opositores, la mayoría de los dirigentes aclaran que no hay motivos para el pesimismo. Por ejemplo, Sosa, del MAS, cree que los últimos años –con sus derrotas– no han pasado en vano, y hoy "casi todo el mundo ha puesto los pies en la tierra".

Es decir, está seguro de que son cada vez menos los que apuestan por el abstencionismo.

Ocariz, de Primero Justicia, piensa que no es necesario que la oposición esté unida como un solo bloque, sobre todo porque ni siquiera el chavismo, pese a tener un líder autoritario, es inmune a las divisiones. La idea, entonces, es sacar provecho de esas grietas.

Para Enríquez, de Copei, frenar la reforma no es algo que dependa solamente de la unidad de los partidos. "La dialéctica de este proceso electoral no es una de oposición versus Gobierno", asegura. "La lucha es entre los que quieren vivir en democracia y los que quieren darle un cheque en blanco al Presidente".







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog