Regulación defectuosa

Por Venezuela Real - 8 de Octubre, 2007, 17:50, Categoría: Economía

Gustavo Gil
TalCual
08 de octubre de 2007

Domingo Maza Zavala insiste en que es imprescindible llegar a un acuerdo entre los actores del mercado para ajustar los precios que amenazan con desbordar la propia reconversión

La entrada en vigencia de la primera etapa de la reconversión monetaria dio paso a la reconocida viveza criolla, una conducta que –junto a la corrupción y la predilección por el güisqui– sirve de rasgo característico de los nacidos en territorio bolivariano.

En efecto, la medida obligó a los comerciantes a fijar habladores con la nueva tasa de precios expresada en bolívares y bolívares fuertes, pero ni cortos ni perezosos, muchos dueños de comercios ya ajustaron al alza los precios de artículos y servicios.

Así, los almuerzos populares en algunas zonas de Caracas subieron de 5.000 bolívares a 6.5000 bolívares; otros menús pasaron de 11.500 bolívares a 14.500 bolívares.

Los incrementos se reflejaron también en toda la cadena de consumo y se estima que el ajuste afectará la ya de por sí vapuleada meta inflacionaria.

El ministro de Finanzas, Rodrigo Cabezas, apuesta a que el proceso de reconversión monetaria implementado por el Gobierno acabará con el ciclo histórico de inestabilidad de precios que afecta al país desde hace un tiempo. Pero la realidad estimula las dudas.

La más reciente generación de venezolanos ha sobrevivido a una escalada de precios que mantiene con mucho ajetreo a los economistas, hasta el punto que hoy el pueblo bolivariano aparece con la tasa inflacionaria más alta de la región y una de las tres más altas del mundo.

En estos últimos 30 años el poder adquisitivo del bolívar decayó de tal manera que obligó a reconvertir la moneda, para hacer más manejables los presupuestos y las cuentas fiscales. Pero tal vez lo que se avecina no es nada mejor.

REDUCIR EL GASTO

Domingo Felipe Maza Zavala se niega a pasar a retiro y sum! a esfuer zos para hacer entender al país y a sus gobernantes que si no se reduce el gasto y se apoya la producción nacional, los precios seguirán subiendo a pesar de la reconversión.

Según las cifras emitidas por el Banco Central de Venezuela, septiembre registró una variación del Indice de Precios al Consumidor de 1,3%, menor a la observada en septiembre del año pasado (1,9% ) y mayor a la del mes anterior (1,1% ). Con este resultado, la variación acumulada del IPC al cierre del tercer trimestre del año se ubicó en 10,9%, inferior al 12,5% reportado en igual período de 2006.

La variación anualizada del IPC se ubicó en 15,3%, igual a la registrada en septiembre de 2006 e inferior a la del mes de agosto de este año (15,9% ).

– El Gobierno anunciará en los próximos días nuevas medidas para combatir este flagelo, ¿es que acaso ya no lo han intentado todo?
–En primer lugar, para combatir la inflación tiene que haber una racionalización del gasto público.

Y aquí observamos el carácter contradictorio que subyace en el gasto público: por una parte estimula el crecimiento económico, pero por la otra exacerba las presiones inflacionarias. De modo que es preciso armonizar el efecto del crecimiento con el efecto inflacionario.

En ese sentido, se hace imprescindible reorientar el gasto público: primero, aumentando la proporción en que se aplica a los fines de desarrollar más la producción nacional y el bienestar social; y segundo, distribuir en el tiempo de manera más regular el gasto, de forma que no haya una acumulación en una época del año y una baja en otra época.

–¿Y cómo conjugar todo eso con la política monetaria?
–Es necesario que haya concordancia entre lo que el Banco Central hace para aliviar la presión monetaria y lo que el Gobierno puede hacer para aliviar la presión del gasto, en cuanto a los precios.

OFERTA Y DEMANDA

–¿Cómo combatir la escasez?
–Uno de los factores de la inflación es precisamente la ausencia absoluta o relativa de bienes de consumo general. Si el mercado está regularmente abastecido, pues, naturalmente, se reduce o se elimina la brecha inflacionaria.

Pero conjuntamente con ello hay necesidad de aumentar la producción nacional, porque en el fondo la inflación es producto de un desequilibrio entre la oferta interna de bienes y servicios y la demanda.

El Gobierno ha estado estimulando la demanda a través de la disposición de ingresos en sectores mayoritarios de la población, por ejemplo con las misiones y otros subsidios. Y eso es loable, pero tiene que corresponderse con un aumento de la oferta interna.

– Para eso está la importación, ¿no?
–No siempre es conveniente importar todo lo que el país necesita porque eso a la larga introduce elementos de vulnerabilidad en la economía venezolana. Es necesario sustituir importaciones por producción nacional. En los dos últimos años, la importación se ha desbordado de manera sin precedentes, lo cual constituye un mal uso de los recursos de cambio.

–¿Cómo conjugar los intereses de los factores de producción y el Gobierno para acabar con los altos precios?
–Yo creo que es fundamental lograr que haya un compromiso o un acuerdo básico entre el sector público, el sector privado y las fuerz! as labor ales. Si se logran establecer ciertos patrones se podrán estabilizar los precios, que podrán ser calculados de acuerdo con los costos reales de producción e intermediación, evitando la especulación, la dispersión y la arbitrariedad.

–¿Cómo atacar la devaluación?
–Hay que buscar una manera de reducir el mercado paralelo de divisas. Porque la cotización en el mercado paralelo es una realidad que debemos lograr que se aproxime lo más posible al tipo de cambio oficial, para que no haya esta brecha que incide de manera determinante en el cálculo de los precios

– Pero las medidas van enfocadas hacia más controles, ¿eso le parece lo más acertado?

–Como todo el mundo sabe, soy partidario de los controles. Pero en el caso venezolano, la regulación de precios ha resultado muy defectuosa. En la mayoría de las veces, los precios controlados son violados por la especulación. Y eso obedece a que esos precios controlados no resultan de un compromiso entre los actores del mercado sino de una decisión administrativa que frecuentemente no tiene base en la realidad económica.

Insisto, mientras haya escasez hay necesidad de controles, pero éstos deben ser ajustados a la realidad, a la posibilidades de producción e importación.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog