Combo tóxico en las relaciones laborales

Por Venezuela Real - 9 de Octubre, 2007, 17:08, Categoría: Economía

Gustavo Gil
TalCual
09 de octubre de 2007

La puesta en marcha de los consejos de trabajadores y la reducción de la jornada laboral conforman un paquete que lejos de incrementar la producción amenaza con acabar con la escasa inversión existente

La creación de los consejos de trabajadores y la reducción de la jornada de trabajo es el combo tóxico con el cual el Gobierno pretende acabar de una vez por todas con las libertades sindicales.

Por lo menos esa es la opinión del experto laboral y directivo de la Confederación de Trabajadores de Venezuela, Pablo Castro, al momento de ahondar en lo que depara el futuro a la clase trabajadora venezolana, de cara a las reformas supraestructurales definidas en esta era del socialismo del siglo XXI.

El sector sindical ha coincidido con los voceros del gremio empresarial al señalar que la creación de los consejos de trabajadores es una acción radical que pone en marcha un instrumento jurídico con el cual se tirará abajo todo el tinglado que sustenta las relaciones obrero patronales como se les conoce hasta hoy.

Algunos estrategas laborales han vislumbrado esta iniciativa como el camino que permite exacerbar las contradicciones de clase y elevar el nivel de organización de la clase obrera.

"Los consejos serán la expresión política unitaria de los trabajadores, por encima de su condición gremial o sindical. Con estos instrumentos en sus manos, los trabajadores podrán actuar en el control de los centros de trabajo y al mismo tiempo en el diseño y la ejecución de las políticas, producción y distribución social de ganancias", revelan varios estudios dados a conocer.

REVIRTIENDO VALORES

Algunos escritorios jurídicos se han dedicado a estudiar la materia y han señalado que los consejos de trabajadores van a tener como meta el logro del control obrero sobre el proceso de transición al modo de propiedad socialista, con lo cual se logrará revertir los valores capitalistas vigentes hasta hoy.

Los expertos laborales catalogan como exagerado el hecho de que se pretenda llevar a la clase trabajadora a incidir en instancias de la toma de decisiones hasta el punto de llegar a diseñar el plan global de la economía del país, la inversión y los planes de crecimiento para satisfacer las necesidades de la población.

–Ese es el proyecto que presentó el PCV, del cual no ha habido mayor trascendencia y del que ni siquiera los líderes del socialismo se han hecho eco–, explicó Pablo Castro, el líder cetevista que ha dado la vuelta al país explicando los alcances de la reforma constitucional.

"Lo que hay que tomar en cuenta es lo que viene hablando el ministro del Trabajo, José Ramón Rivero, quien regresó maravillado de Cuba. Allí observó el desempeño de los consejos laborales, constató que estas instancias llevan los nombres de próceres y que el desempeño es premiado con medallas y otros símbolos", agregó Castro.

PRIORIDADES

Los Consejos Socialistas de Trabajadores y Trabajadoras tendrán las siguientes prioridades:
–Producir nuevas definiciones, reagrupaciones y recomposición de alianzas, cuyo desenlace estará en correspondencia con la correlación de fuerzas que se constituya en la sociedad.

–Ganar la conciencia de los diversos sectores de la clase obrera para el socialismo, elevar su nivel de organización, superar la división orgánica del movimiento obrero y sindical, y contribuir con la transformación de la clase en vanguardia de la revolución social.

–Lograr el proceso de transición del modo de producción capitalista a la propiedad socialista.

–Desarrollar la administración completa de las empresas en el caso de las nacionalizadas o las cogestionadas con el Estado y, de manera conjunta con los empresarios, en las empresas cogestionadas con el sector privado, hasta su paso total del monopolio a manos de la administración de los trabajadores.

LA NUEVA UTOPÍA

Castro considera que esta utopía no es nueva pero agrega que lo más importante es lo que no aparece en la letra de la ley.

–Estos consejos y la reducción de la jornada a 36 horas, así como la intención de lograr la seguridad social para los trabajadores de la economía informal, vienen acompañados de un plan para liquidar a los sindicatos e impedir que haya intermediación entre la administración colectiva o la empresa de cogestión–, afirma Castro.

A la fecha, un trabajador es una persona que goza de un salario, sus utilidades, bonificaciones, vacaciones y un conjunto de beneficios socioeconómicos, a los cuales se han adaptado muy bien los venezolanos de los últimos 60 años.

Pero Castro estima que ahora todo eso terminará. "No habrá intermediación, así que nadie podrá hablar por los derechos de los trabajadores.

Además, debido a que esos consejos están concebidos como órganos del poder popular, podrían terminar con beneficios como las utilidades, las horas extras y los bonos nocturnos, porque eso conlleva a la distribución de la plusvalía que genera el trabajo", añade.

La CTV advierte que esos consejos son "malos" consejos porque van en combo con la propuesta que hay en la reforma de la Constitución.

"Están pensando dejar mayor tiempo libre al trabajador, pero lo que no dicen en el articulo 90 de la propuesta es que el patrono organizará y planificará tareas para que el trabajador se dedique a la formación, al crecimiento y al desarrollo moral solidario, que no es otra cosa que a la ideologización", indicó Castro, quien estima que si se aprueban estas leyes y reformas, el sindicalismo libre estará en vías de extinción.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog