Venezuela, política y petróleo

Por Venezuela Real - 9 de Octubre, 2007, 17:57, Categoría: Cultura e Ideas

EDUARDO MAYOBRE
El Nacional
09 de octubre de 2007

Transcribo las palabras que dije en un acto celebrado en la Academia de Ciencias Políticas y Sociales: Celebramos hoy la sexta edición de Venezue la, política y petróleo. A nombre de la Fundación Rómulo Betancourt quisiera agradecer a la Universidad Católica Andrés Bello y a la Academia por haber hecho posible la nueva presentación de tan significativa obra.

Una de las peculiaridades de este libro es que en él se conjugan pensamiento y política.

Concibe la política como expresión del pensamiento y el pensamiento como la base indispensable del quehacer político.

Pero no se trata de un pensar abstracto y general, sino del que se refiere a este país real. Y que, en consecuencia, aspira a convertirse en acción práctica, concreta. Esto lo hace una rareza en la historia de Venezuela, donde lo más común ha sido que pensamiento y acción transiten caminos desvinculados entre sí.

No obstante, explica que la meditación se centre en una realidad muy propia de Venezuela: su riqueza petrolera. El atraso y el petróleo eran –y son– lo que diferencia a nuestro país de los otros de la región y es a partir de ellos que se debe pensar la política en nuestro medio. El petróleo condiciona la política, pero a su vez la política puede modificar la realidad que impone el petróleo. Como de hecho la fue modificando, hasta culminar con la nacionalización de su industria. De manera que la vinculación entre política y petróleo, que es fundamental en la propuesta de Betancourt a los venezolanos es también expresión de la relación más general entre pensamiento y acción.

Parecería ocioso insistir en la relación entre política y pensamiento, si no fuera porque, como dice Hegel, "en los Estados despóticos (...) sólo hay príncipes y pueblo" y en consecuencia no se permite el pensamiento.

Esa relación inmediata y primitiva se supera a través de la organización social. En el Estado moderno se expresa en una constitución. La cual, según Hegel "es esencialmente un sistema de mediaciones" a través del cual "la multitud que ingresa en el Estado orgánicamente incorpora sus intereses legal y ordenadamente". La constitución, en cuanto mediadora, permite que la oposición de clases "se manifieste orgánicamente, es decir acogida a la totalidad". Si la oposición entre las diferentes clases de la sociedad no puede ser superada por tal organización, "el Estado sería concebido en su decadencia".

Rómulo Betancourt comprendió que, si bien la oposición entre clases sociales era una realidad, resultaba necesario concebir la nación como un todo, y por ello, además de la incorporación de la presencia del petróleo, el rasgo distintivo de su propuesta fue la pluralidad: la creación de un partido policlasista, y el llamado a la conformación de otros partidos. Sus detractores lo llamaron despectivamente el "Napoleón de Guatire". Nunca aspiró a ser un Napoleón, pero jamás renunció a ser guatireño. Porque para él "dentro de una sociedad moderna, con clases sociales, alguien que quiera mandar solo, sin estructura política, sin organización, sin programa, ni ideología, es inactual, y claro, antihistórico". Porque para ser histórico se necesita comprender e interpretar la historia actual, la del terruño y la del mundo que lo rodea y engloba.

Venezuela, política y petróleo es la respuesta a ese desafío. Y como se trata de una compresión raigal de Venezuela –tanto de su historia como de sus luchas,sus mediaciones y sus aspiraciones– no ha perdido vigencia. Su lectura nos permite entender al país de aquí y ahora, a una sociedad que avanza y retrocede con ciclos de paz y de violencia, a veces buscando la justicia, y otras rendida ante la arbitrariedad. Para alguien que, como Betancourt, conoció sólo la Venezuela despótica durante sus primeros 27 años de vida, la lucha contra ella sólo podía realizarse apasionadamente. Con un fervor que trasluce en el libro y que él no oculta; lo que le confiere un atractivo especial.

Pero ese temple, que él llamaría agónico, no le oculta al pensador y al estadista que una nación se construye convocando a todas las clases sociales que la integran para que medien sus diferencias, porque cada una de ellas constituye una parte esencial de la realidad. Tal como el petróleo, no es el caso de adorarlas o condenarlas, sino de incorporarlas a un proyecto nacional compartido.

De eso trata Venezuela, po lítica y petróleo, y por ello, a cincuenta años de su primera edición, sigue siendo un libro indispensable para los venezolanos. Por lo mismo, no podemos menos que celebrar esta sexta edición, la cual esperamos que sirva para que las nuevas generaciones conozcan la Venezuela real sin anteojeras.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog