JOSEPH STIGLITZ: Los controles de cambio son una fuente de corrupción

Por Venezuela Real - 11 de Octubre, 2007, 11:11, Categoría: Economía

TELMO ALMADA
El Nacional
11 de octubre de 2007

ECONOMISTA, PREMIO NOBEL EX VICEPRESIDENTE DEL BANCO MUNDIAL
EX ASESOR ECONÓMICO DE BILL CLINTON

"La propiedad privada no es lo más importante"
Si se quiere que exista inversión, los derechos de propiedad deben estar claramente definidos, dice el premio Nobel de Economía 2001, quien intervino en un foro auspiciado por el Banco de Venezuela y la revista Portafolio de Inversiones.
Critica, sin embargo, a quienes ven en la propiedad el único motor del desarrollo

Joseph Stiglitz comenzó a ser citado frecuentemente por el presidente Hugo Chávez desde que el libro El malestar en la globalización se convirtió en uno de los mayores best sellers en la lista de The New York Times. En esa obra, el premio Nobel de Economía critica en forma corrosiva al Fondo Monetario Internacional, una institución a la que acusa de representar casi exclusivamente los intereses de Estados Unidos, de hacer tragar a los países pobres recetas que sólo empeoran su situación y de –nada menos– haber llevado al mundo al borde del colapso global durante la crisis del este asiático, en 1997.

Le siguió Los felices 90, en el que demuele el llamado "Consenso de Washington", según el cual los pilares básicos del crecimiento económico son la austeridad fi scal, la privatización y la liberalización de los mercados. Stiglitz, ex asesor económico de Bill Clinton y ex vicepresidente del Banco Mundial, se convirtió en el crítico del stablishment económico de Occidente con mayores credenciales en el mundo. Para entonces, párrafos completos de sus obras eran leídos textualmente en Aló, Presidente, hasta convertirse en referencia corriente del presidente Chávez, a la altura de Noam Chomsky y Antonio Gramsci.

La verdad es que gran parte de la obra de Stiglitz ha sido citada fuera de contexto y en forma interesada por políticos y economistas heterodoxos en todo el mundo, para conferirle fundamento académico a todo tipo de programas a favor del intervencionismo estatal, contra la economía abierta de mercado y, muy especialmente, para despreciar el modelo y la infl uencia global de Estados Unidos. Stiglitz, esto sí es cierto, es un acérrimo crítico de la administración Bush y en la actualidad prepara un libro que cuestiona la guerra de Irak.

–¿Cree que el derecho a la propiedad privada debe ser garantizado por las constituciones?
–Es una pregunta muy difícil. Todos reconocen que el derecho de propiedad debe estar bien defi nido si se quiere que exista inversión. Quien invierte, espera tener derecho al retorno de su inversión. Así que está claro que debe existir alguna noción sobre este derecho. Pero en el debate sobre la propiedad hay que reconocer tres cosas muy importantes: la primera, que no es cierto lo que afi rman economistas como Hernando De Soto, quien asegura que lo único que hace falta para lograr un crecimiento sostenible y equitativo es la propiedad. Esa es una visión exagerada de la importancia de la propiedad. Lo segundo es que todas las sociedades restringen los derechos de propiedad y lo que se puede hacer con ella. Por ejemplo, puedes ser el propietario de un bate de béisbol, pero eso no te da derecho a golpear a los demás en la cabeza. Microsoft posee derechos de propiedad intelectual, pero los tribunales han resuelto reiteradamente que Microsoft abusó de su poder monopólico. Y eso es ilegal. La propiedad privada no puede violar los derechos de terceros, por ejemplo, los derechos ambientales. Estos otros tipos de derecho deben hacer balance con el de propiedad. En tercer lugar, la propiedad es una creación del hombre, es una construcción social. Y las construcciones sociales deben estar diseñadas para refl ejar las necesidades sociales.

–¿En qué casos cree que los controles de cambio son efi cientes y deben mantenerse en el tiempo?
–Existen grandes evidencias de que la intervención gubernamental sobre los mercados financieros es claramente necesaria y deseable.

La cuestión es decidir cuál es la intervención más apropiada. Los países que han impuesto restricciones a los flujos de capitales de corto plazo han tenido mejores resultados y han sido más estables que los que no lo han hecho así. Mucha de la inestabilidad que hemos visto en América Latina se ha debido a la infl uencia de grandes fl ujos de capital de corto plazo hacia otros países. Esto evidencia que las restricciones a estos fl ujos deben tener un efecto beneficioso. Los controles de cambio, sin embargo, son muy difíciles, especialmente cuando se desarrollan disparidades persistentes entre la tasa de cambio ofi cial y la no controlada. Hay momentos en que se necesita un cierto grado de intervención, pero hay que ser muy cuidadoso en el diseño de las políticas, y ese diseño debe cambiar a medida que las circunstancias cambian.

–¿Qué consecuencias ve en la existencia de un mercado negro de divisas, a un precio mucho mayor al del mercado oficial?
–Mientras más amplia y más persistente sea la brecha entre la tasa oficial y la del mercado dual, mayores probabilidades habrá de que se presenten problemas. En muchos países esta situación se convierte en una fuente de corrupción, porque existe un mismo artículo que se vende a dos precios distintos: uno es muy atractivo y el otro muy caro, y pueden aparecer incentivos políticos para tener acceso al dinero barato. Esto puede desembocar en una situación muy difícil de manejar para muchos países. El mismo objetivo del control de cambio podría alcanzarse mediante instrumentos diferentes, por ejemplo, con una intervención tributaria en el mercado de divisas.

–¿Los bancos centrales deben ser autónomos frente al gobierno o no?
–He escrito mucho sobre este tema. Hay fuertes argumentos para sostener que los bancos centrales deben ser democráticamente responsables y transparentes. Y ello entraña que no deben ser completamente independientes, porque las instituciones son diferentes en cada país. En el Reino Unido, el Gobierno fi ja la meta anual de infl ación, así que el objetivo central de la política monetaria es establecida por el Gobierno. El banco sólo tiene independencia técnica para cumplir ese objetivo. En Estados Unidos la Reserva Federal es bastante independiente, pero le reporta al Congreso dos veces al año. Un director de la Reserva dijo una vez: "El Congreso nos creó, y el Congreso puede eliminarnos". Lo que signifi ca que es independiente, pero tiene que actuar en forma consistente con la responsabilidad y la transparencia política. Si se aleja mucho de lo que la sociedad quiere, el Gobierno puede quitarle todo el poder, así que no puede ser totalmente independiente.

–¿No es saludable la autonomía al menos en la ejecución  de  la  política monetaria?
–En la mayoría de los países donde existe un banco central independiente, éste tiende a concentrarse en el funcionamiento de los mercados financieros y a olvidarse de otros aspectos que le interesan a la sociedad. Se convierten en instituciones independientes pero no democráticas ni representativas. Le prestan más atención a la inflación que al problema del desempleo, y se crea un desbalance. En Estados Unidos la Reserva Federal tiene la obligación, por ley, de ocuparse no sólo de la inflación sino también del desempleo y del crecimiento económico. En cambio, el Banco Central Europeo es muy independiente y muy enfocado a la inflación.

El Banco Central de Suecia tiene en su directorio a un representante del sector laboral, para asegurar que los intereses de los trabajadores sean incluidos en la política monetaria, es uno de los pocos bancos centrales que ha reconocido este tema.

Otros países han establecido que los mercados financieros tienen intereses muy específicos, y por tanto no debería permitírseles fijar políticas, así que nadie del mercado financiero puede sentarse en el directorio del banco central, porque eso influiría en sus decisiones. No se trata sólo de la independencia, sino de cuáles son las visiones que van a estar representadas en el proceso de toma de decisiones del banco. Mi opinión es que hay muchos modelos diferentes, pero un ejemplo de mal modelo es el Banco Central Europeo, porque es independiente, se concentra sólo en controlar la inflación y sobre él ejercen un peso desproporcionado los intereses del mercado financiero.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog