El otro camino

Por Venezuela Real - 14 de Octubre, 2007, 13:25, Categoría: Política Nacional

TULIO HERNÁNDEZ 
El Nacional
14 de octubre de 2007

A los venezolanos presentes en el salón de plenarias de Casa Piedra, un conocido centro de convenciones de Santiago de Chile, presenciamos con cierta extrañeza el pasado lunes la llegada de la presidenta Bachelet a inaugurar la octava edición del Foro de Biarritz. El breve tiempo que le tomo su discurso de instalación, el peso colocado en la palabra consenso, el trato afectivo y a la vez respetuoso hacia los ex presidentes chilenos y hacia los miembros de la oposición también presentes y, sobre todo, la clara expresión de los principios desde los que gobierna, nos hizo recordar que hay otras maneras de ejercer la presidencia de un país.

No hubo alardes de intimidad con las importantes autoridades que le acompañaban, preguntas graciosas o regaños a los ministros presentes, referencias personales a la infancia o la adolescencia de la presidenta, ni largas y repetitivas explicaciones sobre los métodos para procesar el salmón o fabricar vino. Con sumo respeto para la audiencia, la intervención fue directa al tema del evento –"La cohesión social y la responsabilidad empresarial"y con la misma discreción con la que había entrado, la presidenta abandonó la sala como una ciudadana más, sin alardes gestuales ni barras entrenadas para aplaudirle y celebrarle sus ocurrencias.

Pero lo más importante de la intervención de Bachelet, independientemente de los acuerdos o desacuerdos que tengamos con ella, es que dejó sentada la que sería la preocupación central del evento, los temas de la pobreza, la exclusión y la cohesión social y, junto a ellos una propuesta ética, democrática y realista de abordarlos. Es decir, recordó que nuestro gran problema, el decisivo, es la existencia en América latina de dos países, uno incluido, otro excluido, uno con derechos, otro sin ellos, que impide que la democracia sea una realidad y amenaza la propia unidad y convivencia en nuestros países.

A pesar de que Chile es la nación latinoamericana que exhibe las mejores cifras en cuanto a bienestar económico de la población –la pobreza pasó de casi 40 por ciento en el año 1990 a 13 por ciento en 1996-, y de que efectivamente el país ha consolidado una institucionalidad en donde la convivencia y el respeto entre diferentes es notable y evidente, la presidenta dejó claramente expuesta las preocupaciones de su gobierno por no haber superado las grandes desigualdades sociales que aún perviven en el país.

Pero a diferencia de los discursos mesiánicos, voluntaristas y generadores de odio, zozobra, concentración de poder y división de la sociedad, el camino que el gobierno socialista de Chile se propone en esta etapa no es otro que "combinar la búsqueda de más libertad, más equidad y más desarrollo, sin sacrificar ninguno de estos aspectos al otro".

Se puede obtener más equidad sacrificando la democracia, dijo aquella mañana la presidente, "pero nosotros que sabemos lo que es una dictadura no emprenderíamos el camino de regreso por nada del mundo". Se puede obtener más desarrollo sin equidad, agregó, "pero eso haría de la comunidad nacional una ilusión, y nosotros queremos que el fruto del desarrollo se comparta y llegue a quienes nunca antes llegó". Y, por último, lo que podemos leer como una clara señal de alarma, "se puede tener por un tiempo democracia sin crecimiento ni equidad, pero seríamos la sombra de un país, pasto de la demagogia y el populismo".

El Foro de Biarritz es un encuentro anual en donde se reúnen ex presidentes de las republicas latinoamericanas y europeas, autoridades de los distintos gobiernos de ambas partes, académicos, comunicadores a reflexionar sobre el futuro. En el Foro hay consensos: o se apuesta por los de abajo y a cerrar la brecha de la desigualdad, o el futuro es incierto.

Como ya vimos que la sociedad y el mercado por sí solos son incapaces de garantizar la equidad y la cohesión social se hace necesario estados fuertes para tratar de conseguirlos, lo dijo alguien: la mano invisible del mercado debe andar tomada de la mano de la visible del Estado.

El tema de fondo es cuál camino se elige, el estatista con claves políticas del tiempo de la guerra fría por el que transita Venezuela en confrontación abierta contra la globalización y la economía de mercado, o el pluralista donde el Estado en alianza con los empresarios y la sociedad civil busca al mismo tiempo justicia, equidad, libertad, democracia y desarrollo económico buscando una relación más inclusiva con el mercado y la globalización..

Grandes temas para los gobiernos y para las oposiciones.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog