Arrecia la voracidad fiscal

Por Venezuela Real - 15 de Octubre, 2007, 16:56, Categoría: Economía

José Guerra
TalCual
15 de octubre de 2007

De forma sorpresiva y contradictoria las autoridades fiscales anunciaron la aplicación de nuevas cargas impositivas sobre la actividad económica al establecer un impuesto a las transacciones financieras (ITF) de las personas jurídicas, con una duración de dos meses y con una tasa elevada de 1,5% (Posteriormente, el jefe del Seniat, José Gregorio Vielma Mora, precisó que durará hasta el final de 2008), al tiempo que se anuncian nuevos tributos para ciertos bienes catalogados de lujo por los administradores de la Hacienda Pública Nacional.

Llama poderosamente la atención que en medio de un auge importante de los precios petroleros el Gobierno instituya nuevos impuestos.

Ello obedecería a la actual situación que presentan las cuentas fiscales de Venezuela, las cuales hasta julio registran un déficit no obstante la subida de la cotización del petróleo en el mercado internacional.

En el cuadro anexo se muestra la realidad de los ingresos y el gasto fiscal, lo que sugiere que los aumentos de los ingresos no resisten el crecimiento del gasto público.

Gestion fiscal del Gobierno Central
(Millardos de Bs.)
   Ene-Jul 2007
 Ene-Jul 2006
 Ingresos totales
 65.088 57.308
 Petroleros  29.777  30.648
 No petroleros
 35.311  26.660
Gasto total
67.422 61.797
Gestión fiscal
-2.334
-4.489
Precio Petrolero
(US$/barril)

61,6
59,6

Sin esta consideración es imposible entender la gestación de los desequilibrios fiscales en Venezuela, lo que a su vez obedece a la conformación de un capitalismo de Estado que en Venezuela se apellida como socialismo del siglo XXI, y que cada vez abarca más y más actividades económicas en una expansión incesante que amenaza con apoderarse de la economía nacional hasta asfixiar completamente a la economía privada para con ello ahogarse a sí mismo.

PREDOMINIO DEL ESTADO

Así, el desajuste fiscal es parte constitutiva del modelo económico en vigencia basado en el predominio total del estatismo en la sociedad y sin esa premisa no se puede entender la coyu! ntura fi scal de Venezuela.

No pareciera haber un nivel impositivo que sacie el apetito de gasto de este gobierno en una dinámica que más temprano que tarde le va a pasar factura a la indisciplina y la irresponsabilidad fiscal que ha caracterizado a esta administración. Se trata de un gobierno que está devorando los impuestos que percibe y que cada día requiere más recursos para financiar la ampliación del papel del Estado en la economía.

Pero con todo y esta valoración del curso de la política fiscal, resultan realmente asombrosos los argumentos que se han esgrimido para el incremento de la carga impositiva. El capitán José Vielma Mora, jefe del Seniat, declaró que con los nuevos impuestos se lograrán dos objetivos fundamentales: en primer lugar, bajar la inflación; y en segundo drenar liquidez monetaria.

Cuando en marzo de este año se acordó la disminución del Impuesto al Valor Agregado (IVA) se planteó que ello tenía el propósito de disminuir la tasa de inflación. Como era evidente, la rebaja del IVAno afectó la trayectoria de la tasa de inflación como supusieron algunos ingenuos que desconocen la macroeconomía.

Ahora se argumenta que con este nuevo Impuesto a las Transacciones Financieras se controlaría la inflación.

DISPARATE EN PUERTAS

Ello evidentemente es una contradicción, toda vez que es un disparate pensar que en un caso la rebaja del impuesto ayuda a bajar la inflación y en el otro la aplicación de un nuevo impuesto también contribuye al mismo propósito de reducir la tasa de inflación.

Por otra parte, es absurdo suponer que el aumento de la recaudación puede significar una contención de la liquidez monetaria por cuanto esos i! ngresos se canalizarán al financiamiento del gasto público, con lo cual la liquidez que se sustrae con una medida se inyecta con las mayores erogaciones del Gobierno. Al final, la economía recibirá una mayor carga impositiva y un mayor nivel de gasto.

Pero tal vez la equivocación más importante de las autoridades fiscales es admitir que el ITF es un impuesto progresivo por cuanto el mismo no grava la renta, como es el caso del impuesto sobre las ganancias.

En consecuencia, esto indica que Venezuela atestigua la implementación de una política fiscal improvisada, a la mejor tradición de Eudomar Santos: "Como vaya viniendo vamos viendo".

 






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog