¿Chávez, heredero del Che?

Por Venezuela Real - 15 de Octubre, 2007, 17:07, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

ARMANDO DURÁN
El Nacional
15 de octubre de 2007

A medida que Venezuela se hace cada día más roja rojita, la pretensión de convertir a Ernesto Guevara en ejemplo y modelo de la revolución chavista se hace mayor. Basta tener presentes el tono y las palabras del discurso pronunciado por Jorge Rodríguez en las alturas montañosas de Mérida y la clase magistral que dictó el propio Hugo Chávez para iniciar el proceso de ideologización de los maestros venezolanos.

Y ello sin contar con el remate retórico que debió producirse ayer, después de haber escrito yo estas líneas, con la transmisión de Aló, Presidente desde el monumento levantado en la ciudad cubana de Santa Clara para conservar los restos del guerrillero argentino.

Uno entiende que en Cuba el Che merezca toda suerte de homenajes. Como quiera que sea, su figura es indisoluble de la lucha, armada e ideológica, que le permitió a Fidel Castro tomar el poder y construir la primera sociedad comunista del continente. Poco importa que la irreverencia tercermundista con que denunció a la Unión Soviética a raíz de la crisis de los cohetes en octubre de 1962 lo convirtiera en una suerte de "extranjero" a lo Camus en Cuba y que luego no le quedara a Moscú, a Castro ni a él mismo otra opción que buscar primero en el Congo y después en Bolivia un desenlace que estuviera a la altura trágica del problema suscitado por la rigidez subversiva con que se aferraba a los principios de la revolución. Pero en Venezuela, ¿qué papel jugó el Che para terminar convertido ahora casi en padre de la patria nueva? ¿A santo de qué su pensamiento de "avanzada", así lo calificó el ministro de Educación, ha terminado fusionado al de Bolívar para conformar el fundamento ideológico que debe guiar el desarrollo intelectual y político de las próximas generaciones de venezolanos? ¿Será acaso que el Che, como nos lo insinúa el propio Chávez, a pesar de que su posible participación en la guerrilla venezolana fue rechazada en 1966 por sus jefes políticos y militares de entonces, Teodoro Petkoff, Pompeyo Márquez y Guillermo García Ponce, ha sido su secreto mentor desde los remotos tiempos en que nuestro comandante en jefe comenzó a conspirar contra la democracia liberal venezolana? Las dudas surgen porque nada más rascar un poco el barniz socialista con que Chávez pretende disimular el carácter totalitario del proceso, igual que había hecho antes, cuando le aplicó al régimen una leve capa de barniz democrático para medio ocultar su objetivo antidemocrático, se descubre la diferencia abismal que separa al Che de Chávez.

En primer lugar, en el aspecto más penoso de la vida del argentino, es decir, en su tranquila disposición al combate y a derramar a raudales la sangre de los demás, aunque también la suya. Se trataba de una disposición natural del Che, consolidada directamente en su experiencia práctica de la guerra en muy diversos frentes y del estudio de Marx, Lenin y Franz Fanon, una formación ajena por completo a la de Chávez, y que respondía al aspecto más profundo de su concepción del mundo revolucionario y del papel que en ese mundo debe desempeñar un auténtico revolucionario.

En segundo lugar, el Che asumió al pie de la letra la exhortación libertaria de Fanon frente a la momificación del pensamiento marxista leninista. "Huyamos, compañeros", exhortó Fanon a sus hermanos los excluidos, "de ese movimiento inmóvil mediante el cual la dialéctica se ha transformado gradualmente en lógica del equilibrio". Lo mismo haría Guevara en Naciones Unidas en octubre de 1964 y en Argel en febrero del año siguiente, al advertir a los líderes del Tercer Mundo que la convivencia pacífica impulsada por Nikita Kruschev y el gobierno de Estados Unidos aspiraba a frenar de común acuerdo los movimientos de liberación en África, Asia y América Latina. A sabiendas de que esa denuncia implicaba perder de inmediato todos sus privilegios y hasta la vida. Por último, el Che jamás renunció a la austeridad. En definitiva, su anhelo de crear un hombre nuevo, desprovisto de ambiciones materiales, sujeto exclusivamente a los incentivos morales, comenzaba por poner su vida como testimonio de lucha. En la guerra y en la paz. Fue esa actitud de sistemático valor personal y rechazo al lujo y a los bienes materiales lo que a pesar de su historia sanguinaria y de sus rotundos fracasos políticos y militares lo convirtió en un mito universal.

Cabe, pues, preguntarse: ¿el Che modelo de la revolución chavista? ¡Por favor!





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog