Del habla y del engaño

Por Venezuela Real - 22 de Octubre, 2007, 13:36, Categoría: Política Nacional

RAMÓN HERNÁNDEZ
Ultimas Noticias
20 de octubre de 2007

La propensión gubernamental a cambiar nombres, paradigmas, procesos, instituciones, nombres otra vez, y leyes, incluida la Constitución, tiene fines muy concretos: convencer a los más ilusos de que el país, al fin, encontró la felicidad. En el guión reelaborado en esa Moscú del Caribe en que ha devenido La Habana, y que se aplica desde que el Koba Stalin, esa bestia, descubrió que sus deseos eran la encarnación del poder popular, los cambios nominativos han sido imprescindibles, pero para mantener el bienestar de la camarilla gobernante. Cogollo est.

El marxismo que, desde el punto de vista del entretenimiento y la disquisición filosófica, tiene tan profusas y tan variadas alternativas, cuando se le aplica como solución a las maldades del hombre y como herramienta de reingeniería social, deviene en terror, muerte y ausencia de libertad, aunque a nombre de la dignidad y una larga lista de buenas intenciones que mantienen empedrado el camino del infierno.

En otras oportunidades nos hemos referido al palabrerío de la nomenclatura para ponerles a las cosas nombres distintos, con la finalidad non sancta de y retorcer la realidad.

Será tarea de un especialista, de un antropólogo de la lengua, quizás, descifrar cómo el "proceso bolivariano", tan oralmente democrático, participativo y protagónico, devino en este comunismo, que incruento aún, se tongonea en una versión salvaje y mentirosa.

Agregarle el cognomento "del poder popular" a las instancias de la formalidad burocrática no ha disminuido su ineficiencia ni su paquidérmica lentitud, pero sirve para disimular que las decisiones las toma una única persona. Tampoco agrega honorabilidad llamar "milicias populares" a un caterva de informadores, soplones, sapos y delatores. Quizás el ejemplo más ilustrativo de cómo funciona el neolenguaje en uso sea el haber llamado "escuálidos" a la gente de la oposición, cuando, precisamente, las protestas de calle demostraban su fortaleza.

Tan exitoso resultó el sambenito que los estigmatizados lo asumieron y empezaron a lucir franelas con el descalificativo.

De a poco, se desmovilizaron y la escualidez se materializó.

Cuando la revolución expropió tierras y aplicó su método de extirpación del latifundio, el Coba aseguró que el método sería garantía de seguridad alimentaria. Sin embargo, la consecuencia hoy es escasez de leche y de carne, huevos, aceite, caraotas, azúcar, además de altos precios para los rubros que se consiguen pateando los mercados. Cuando Cuba se quedó sin el subsidio soviético, el hambre pasó a llamarse "periodo muy especial". Antes, le habían cambiado el nombre a la libertad, para denostarla y llamarla capitalismo. Paso en marcha.

Prohibido el comercio.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog