El deporte no escapa al uso propagandístico del Gobierno

Por Venezuela Real - 23 de Octubre, 2007, 17:37, Categoría: Política Nacional

MARÍA JOSÉ REY PALERMO
El Universal
23 de octubre de 2007

La Copa América le brindó al Presidente un púlpito para mejorar su imagen

La confrontación deportiva entendida como una guerra simulada ha sido uno de los mayores capitales usados por la política. De allí que un triunfo deportivo ha servido para justificar ideales y métodos tanto de la derecha como de la izquierda, la democracia o los totalitarismos.

El modelo de socialismo del siglo XXI del presidente Hugo Chávez llega tarde a un malgastado uso del deporte como propaganda política, que a pesar de ello todavía rinde sus frutos. Los métodos y sus repercusiones, no obstante, han evolucionado desde que Hitler echó mano de los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936 para confirmar su teoría de la superioridad racial, y va más allá del argumento esgrimido por Fidel Castro que legitima el modelo cubano sobre el imperialismo. 

Sin embargo, el principio básico sigue siendo el mismo. Aprovechar la exposición mediática que brindan los deportes como plataforma perfecta para la difusión de ideas y certificación de procesos políticos. 

El deporte de la Venezuela socialista que clama el presidente Chávez transita la misma ruta del control del Estado sobre la actividad y maneja los mismos criterios que dieron éxito a la extinta Unión Soviética o que funcionan en Cuba y China. Un desarrollo basado en el principio de la masificación del deporte para el pueblo que permita captar a los mejores talentos, que luego serán tutelados por el Estado para capitalizar sus triunfos como propios.

La reforma constitucional propuesta por el Presidente no delinea expresamente el método, pero la idea del Estado como dueño absoluto de cualquier actividad que nace de su inversión ya es suficiente patente.

Pero como para el desarrollo deportivo venezolano el camino es más largo, y el fracaso en los últimos Juegos Panamericanos lo demuestra, en la búsqueda inmediata del reconocimiento mundial el modelo del presidente Chávez apela a la organización de eventos deportivos de trascendencia.

La exacerbada cobertura y exposición mediática que tienen los torneos deportivos de envergadura los convierten en un importante factor de proyección internacional. De allí que la Copa América, por ejemplo, organizada en el país este año le brindó al presidente Chávez un púlpito para contrarrestar su minada imagen política.

El efecto de "buena prensa" conseguido en el torneo futbolístico continental fue apreciado por el Gobierno Bolivariano, aunque le falló el resultado deportivo en tanto que la selección nacional de fútbol sólo superó la barrera de la fase clasificatoria, que a pesar de ser la primera vez, no constituía una proeza suficiente.

La fórmula quiere ser repetida rápidamente y la maquinaría ya se ha puesto en marcha con la petición de organizar los Juegos Panamericanos 2015, un Mundial de Fútbol en categoría sub 17 o sub 20 o ser subsede del próximo Clásico Mundial de Beisbol.

A la espera de que la inversión hecha en los entrenadores cubanos rinda sus frutos, el modelo venezolano se apoya en los logros inmediatos como forma para inflamar la vena nacionalista y el sentido de identidad.

Por ello el gobierno de Chávez, contraviniendo las viejas formas socialistas, donde el deporte profesional no existe, ha tenido que echar mano de algunas figuras insignes del deporte venezolano en su intención propagandística.

Así como el régimen castrista explotó los logros de Javier Sotomayor, entre otros atletas cubanos, o la Unión Soviética utilizó la imagen de sus deportistas para reforzar la idea de éxito de su modelo político o económico, Chávez se aprovecha de su relación con Oswaldo Guillén, manager de los Medias Blancas de Chicago en Grandes Ligas, por ejemplo, o de los triunfos de la selección nacional de fútbol como refuerzo de la idea de progreso.

También es una forma de ganar popularidad y no nadar contra la corriente en un país donde el modelo capitalista del deporte espectáculo está muy arraigado.

La receta, además, se le ha hecho necesaria en la medida en que la función del deporte como conector de la política interior de un país no ha dado sus frutos en cuanto a la unificación social del pueblo. Esta es una tarea pendiente pata el socialismo del siglo XXI.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog