El CNE y Miraflores - Cadenas libres

Por Venezuela Real - 25 de Octubre, 2007, 19:15, Categoría: Libertad de Expresión

El Editorial
El Nacional
25 de octubre de 2007

Este martes pasado, la presidenta del Consejo Nacional Electoral se reunió con los editores y directores de los principales medios impresos del país. La cita obedecía a la necesidad de lograr consensos sobre el proceso electoral que se avecina y, desde luego, definir las reglas del juego. Esto último es un eufemismo porque desde Miraflores se ejerce una desvergonzada presión sobre el CNE, y cualquier arreglo al que se llegue jamás será respetado por los medios oficialistas y mucho menos por el mandatario nacional, quien desde las cadenas y su programa Aló, Presidente viola sin ningún tipo de vergüenza las normas convenidas.

Pero aún en esos términos tan nefastos, y tomando en cuenta la vocación democrática de los medios de comunicación, a los editores no les quedaba otro camino que el diálogo y el intercambio de opiniones con la directiva electoral, a pesar de que por experiencia sabemos que las mejores intenciones del CNE siempre se ven impedidas cuando interviene la voz del amo, el látigo militar y las presiones políticas que todos conocemos.

Estas violaciones del equilibrio político que debe mantener el CNE (y que tuvieron su historia más oscura y trágica durante el tristemente célebre Jorge Rodríguez), no han desaparecido, por lo que la imagen del máximo organismo electoral se ha venido deteriorando de forma progresiva, y hoy ni siquiera en las filas del oficialismo se le aprecia ni se le estima como una instancia confiable.

De manera que a la reunión del martes se acudió con el pañuelo en la nariz, pero con la disposición de escuchar una intención de cambio y autonomía frente al Poder Ejecutivo. Las propuestas de los medios, dirigidas a hacer del debate de la reforma constitucional una oportunidad para la discusión ciudadana, se estrellaron contra las decisiones inamovibles de un CNE incapaz de desligarse el sometimiento oficialista. Cuando Miguel Henrique Otero, presidente editor de El Nacional, solicitó extender el periodo de consultas y debates en vista de que la ciudadanía "sólo tendrá 20 días para debatir sobre el proyecto de reforma constitucional, una vez que la Asamblea Nacional lo sancione", hubo un silencio incómodo, lastimoso y desagradable.

Pero lo que Miguel Henrique Otero pidió no era rechazar la reforma ni lanzarla al cesto de la basura. En verdad expresaba una cuestión lógica basada en que "dada la magnitud de los cambios, la propuesta requiere ser discutida durante, al menos, un año". Propuso además que esta reforma para ser válida "debería haber sido hecha a través de una Asamblea Nacional Constituyente, no una reforma de laboratorio".

En la sesión del CNE se discutieron las normas de publicidad y propaganda que regirán la campaña, y Tibisay Lucena soltó esta perla: no podemos impedir las cadenas oficiales del Presidente porque estaban destinadas a difundir el contenido de la reforma. Pero los micros informativos de Globovisión sí son propaganda electoral. ¿Dónde está la decencia?





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog