Diálogo y tolerancia

Por Venezuela Real - 26 de Octubre, 2007, 15:25, Categoría: Cultura e Ideas

Pompeyo Márquez
TalCual
26 de octubre de 2007

Alguien dice: "Esta sopa está caliente" y la temperatura de la misma es de 80 grados. El enunciado es, pues, verdadero, cumpliéndose así la definición clásica de la verdad como adecuación. Afortunadamente las cosas no son siempre tan simples y la Historia se encarga de mostrarlo. Hace 700 años era evidente la existencia de brujas y ya sabemos qué pasó luego. Somos seres históricos y la temporalidad da al traste con toda permanencia, incluso con la que supuestamente le corresponde a la Verdad. Esta conclusión no sólo proviene de la Historia sino también de la epistemología de las ciencias naturales. Desde hace bastante tiempo nos hemos convencido de que un conocimiento es científico cuando puede ser refutado. Algo así como que es verdadero cuando puede mostrarse su falsedad. Vuelve, pues, el insondable tema de la libertad. Somos libres, por lo cual tenemos que elegir y, por lo tanto, fracasar porque, si nuestra decisión fuese la correcta, ni nosotros ni nadie más podría decidir de otra manera respecto del mismo asunto. En fin, somos libres porque fracasamos. Estamos condenados a ser libres: estamos condenados, pues, a opinar, de lo cual, sin embargo, no se deduce que, abandonada la atemporalidad de la verdad, toda opinión sea plausible. ¿Y entonces qué? Permítaseme un experimento mental. Supongamos que dos personas perciben una misma realidad pero desde dos perspectivas distintas y que, además, ninguna de las dos puede ver lo que la otra ve. En este caso, si quieren tener, hasta donde ello sea posible, una idea adecuada del asunto, mejor será que crucen información, es decir, tendrán que confiar en el otro: tendrán que dialogar con él rindiéndole así la más alta forma de respeto, el de escucharlo y no simplemente oírlo. Alguien dijo: Cuando supe más aprendí a callar, lo cual no significa que se volvió autista sino que aprendió que el otro podría tener razón, que nadie posee la Verdad. Aprendió a preguntar, no sólo para saber, sino para cerciorase de que puede seguir preguntando porque nadie es el dueño de la Verdad.

El diálogo (no la conversación) es la forma más humana de convivencia: la tolerancia, el respeto y la libertad son sus necesarias condiciones y justamente cuando no estamos de acuerdo es cuando necesitamos dialogar más. Somos seres paradójicos y cuando pretendemos sanar nuestra esencial herida, cuando afirmamos que sabemos cuál es el enigma de la Historia, cuando aseguramos que tenemos la Verdad, cuando queremos ser ángeles, nos convertimos en demonios.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog