Disfrute del espacio público carece de una visión socialista

Por Venezuela Real - 27 de Octubre, 2007, 12:00, Categoría: Dimensión Social

MIRELIS MORALES TOVAR
EL UNIVERSAL
27 de octubre de 2007

Las propuestas para la ciudad se apegan más al stalinismo o al fascismo

Caracas prácticamente le debe sus desarrollos más importantes a su último dictador, Marcos Pérez Jiménez. Ni los 40 años de democracia ni los ocho del chavismo le han dado a la capital desarrollos de tanta envergadura como la Ciudad Universitaria.

El urbanista Marco Negrón considera que este Gobierno, en especial, no le ha concedido a los caraqueños un espacio público para su disfrute. Ni siquiera consiguió que La Carlota se convirtiera en el regalo prometido para Caracas.

"En ocho años no se ha hecho ninguna intervención del espacio público. Ni un edificio significativo se ha construido. Y lo del proyecto de La Carlota terminó siendo una inconsistencia del Gobierno".

De acuerdo con el arquitecto William Niño, el Estado debería revisar la actual concepción del espacio público, pues ésta no responde a la preceptos de igualdad que proclama el socialismo.

"El fundamento del socialismo es que todos somos por derecho iguales. Lo que exige la igualdad en la distribución de las rentas, de los tributos, entre otros. Desde el punto de vista del espacio público, ello debería traducirse en la misma calidad de vida para todos. Socialismo en transporte público, socialismo en servicios, socialismo en infraestructura. Y, hasta ahora, no tenemos los mismos grados de bienestar en la ciudad".

A juicio de Negrón, las propuestas que se han hecho para la ciudad más bien se apegan a los ideales fascistas o stalinistas, pues se orientan hacia esa visión monumentalista que tanto caracterizó a esos regímenes.

"Esa obsesión del Presidente por montar una escultura en el Ávila coincide con ese concepción arquitectónica del monumentalismo, que era propia del stalinismo y del fascismo. Dichos espacios fuera de escala buscaban atropellar al ciudadano, apabullarlo. En vez de facilitar el encuentro accidental u ordinario, los monumentos inundan o tratan de imponerse".

"Por ello -agregó- en la arquitectura moderna el monumento no es compatible con la idea de democracia, pues pone a los espacios por encima de los ciudadanos".

Los expertos aseguran que esa visión fascista o stalinista también se observa en el empeño que tiene el primer mandatario en invadir los espacios públicos con su imagen. Si bien no lo hace a través de estatuas de mármol como los dictadores de otro tiempo, se vale de gigantografías o de vallas que inundan buena parte de la ciudad.

"No hay estatuas de mármol, pero sí gigantografías y hasta muñecos inflables por todas partes. Es un apabullamiento de la imagen del caudillo como nunca se había visto en Venezuela".

En cualquier caso, Negrón asegura que ninguna de estas visiones ideológicas se ha materializado en el espacio público, pues hasta ahora el Gobierno se ha quedado en palabras. "Hay una retórica del monumentalismo, una verborrea y nada de eso se ha plasmado en obras físicas para el pueblo".









TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog