La Dictadura

Por Venezuela Real - 28 de Octubre, 2007, 19:44, Categoría: Política Nacional

CARLOS BLANCO
El Universal
28 de octubre de 2007

"El caudillo podrá permanecer en el tiempo pero no es portador de voluntad democrática"

El núcleo esencial de una dictadura es la eliminación de la alternabilidad, para perpetuar en el poder a una persona o grupo, generalmente proveniente del sector militar. La represión que ejercen es la indispensable para permanecer de modo indefinido en el control del Estado. Algunas dictaduras son extremadamente represivas -como las de la tercera ola autoritaria en la mayoría de los países de América Latina en los 70-, otras son selectivamente represivas porque las condiciones y propósitos han sido diferentes.

En Venezuela, con la nueva Constitución, concluye la llamada V República como experimento que no pudo lograr pulverizar a la disidencia democrática, y viene un período en el cual Chávez intentará el ejercicio absoluto del poder, sin limitación constitucional o legal alguna. Se inicia una fase en la que el nuevo ordenamiento consagrará la dictadura. Este tipo de régimen suele atiborrarse de constituciones y leyes, para cubrir sus tropelías bajo la indumentaria de la norma. Toda dictadura tiene su legislatura que funciona como sastrería legal; toda dictadura tiene sus jueces que operan como agentes de la santificación de la barbarie. Y siempre tiene votaciones, le fascinan. Cuba siempre reelige a Fidel Castro; lo cual podría continuar después de que éste muera.

Las Libertades.Se tiene la imagen de las dictaduras en las versiones de Pinochet o la de los generales argentinos (1976-1983). Éstas fueron empresas de crimen masivo. A la tiranía argentina, a ella sola, se le pueden imputar alrededor de 30 mil muertos y desaparecidos en 7 años. 

Esas dictaduras, con tal grado de ferocidad, se proponían extirpar no sólo a la izquierda y la centro-izquierda, sino a los integrantes de la dirección de la sociedad, incluidos dirigentes sindicales, periodistas, líderes comunales, intelectuales, además de sus familiares y amigos, con el objetivo de producir el terror más absoluto y eliminar la disidencia desde su más íntima raíz.

En cambio, otras dictaduras fueron más selectivamente criminales, como la de Velazco Alvarado en Perú, Juan José Torres y luego Banzer en Bolivia; o la curiosa de los militares brasileños, que duró 21 años, y que incluso permitió elecciones de gobernadores que ganaron los opositores en varios estados. En estas dictaduras la represión era más selectiva o, como en el caso de Brasil, hubo períodos de intensa represión contra la disidencia y los grupos armados, y hubo momentos de "abertura", como la llamaban, para producir la "nueva democracia" expurgada de comunistas, izquierdistas e intelectuales críticos.

La experiencia demuestra que una dictadura puede admitir resquicios por carecer de fuerza para eliminarlos. Hasta en Cuba, modelo de dictadura absoluta y represiva, los disidentes públicos existen; muchos han sido eliminados, pero otros se mantienen en el desafío insistente al Gobierno, como Marta Beatriz Roque, Vladimiro Roca, Oswaldo Payá, que han ido y venido de la cárcel.

En Venezuela hay limitaciones a la represión, aunque no ha dejado de ejercerse. Se ha manifestado en los 72 muertos habidos hasta la fecha en diversos hechos de protesta -el 11 de abril de 2002, entre éstos-, en las decenas de presos políticos, en los juicios contra periodistas y disidentes, en la acción de los círculos del terror, bandas fascistas que, como brazo no sujeto formalmente al gobierno, hacen y deshacen en las calles como las SA hitlerianas. Esta semana aplicaron en la persona de Yon Goicoechea su dosis de violencia individualizada.

A veces no pueden ir más lejos. En primer lugar, porque en el mundo de la información global no le es fácil intentar conservar algún ademán democrático cayéndole a palos, a diario, a los disidentes. En segundo lugar, porque hay instituciones asediadas, pero no destruidas, que son las que todavía protegen libertades como la de expresión. En este caso hay libertad de expresión en algunos medios privados que la protegen y la defienden, no porque el gobierno la resguarde, sino porque éste no puede -al menos todavía- liquidarla. No tiene la fuerza o considera que el costo que pagaría no debe abonarlo, por ahora; lo está pagando en el caso de RCTV porque consideraba que los beneficios eran superiores; no lo ha hecho -todavía, por ejemplo- con Globovisión, porque estima que el precio, en relación con la ganancia, es muy elevado.

La Entronización. Chávez ha violado su Constitución del 99 para hacerse el marco de la dictadura. Ahora se propone asumir, formalmente, el control autoritario del Estado y el dominio totalitario de la sociedad. Éste es el resultado de la aceleración impuesta después que obtuvo su "victoria" del pasado diciembre; ya se verá el nuevo empujón que dará después que logre -si no se suspende por lluvia- el traje nuevo del Emperador.

La situación creada convierte a Chávez en un gobernante de facto. Podrá quedarse allí un mes, un año, un siglo; pero, la naturaleza de su mandato se vicia desde la raíz cuando su perpetuación en el poder viola los fundamentos del proceso democrático a través del cual llegó a la Presidencia en 1998. Se pretende quedar allí por medio del mecanismo que trata de hacer de los ciudadanos cómplices de la liquidación de sus derechos y garantías; aspira a la dictadura aniquilando el poder popular con el que se enjuaga la boca al estatizarlo sin pudor; insiste en su vocación bonapartista al pretender acallar toda diferencia, no sólo de los de allá, sino de los suyos.

¿Tiene Chávez la fuerza para hacer, impunemente, lo que se propone? El caudillo podría haber estimado que este momento es mejor que uno futuro. Más adelante, la situación económica estallará, porque ya comienza a descoserse: Chávez, que quiere hacer la revolución mundial, no puede garantizarle el suministro de leche a sus conciudadanos. Más adelante, los aliados ahondarán sus diferencias, y los grupos civiles y militares que lo sostienen podrían encabritarse. Ha estimado que debe avanzar sin contemplaciones. Además, cuenta con una oposición débil y dividida que no promete recuperación en el corto plazo.

Sin embargo, este improbable Bonaparte ha provocado una reacción social, dentro y fuera de sus filas, cuya potencia apenas comienza a manifestarse.

El documento de la CEV, que califica de "moralmente inaceptable" esta nueva Constitución, es un pronunciamiento que rebasa la política y se adentra en el territorio espiritual, para decir que, bajo ningún respecto, circunstancia o condición, se puede tolerar este intento tiránico. Chávez jugó sus dados; la Iglesia Católica también. Esta actitud definitiva es la que tienen muchos grupos sociales, instituciones y ciudadanos.

El caudillo podrá permanecer en el poder un tiempo impreciso, eterno, pero no es portador de la voluntad democrática de Venezuela, sino el autócrata que la escarnece.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog