Personalismo político

Por Venezuela Real - 30 de Octubre, 2007, 16:46, Categoría: Política Nacional

Graciela Soriano
TalCual
30 de octubre de 2007

En la medida en que se usan indistintamente los térmi nos de tiranía, despotismo o dictadura, para hacer refe rencia a manifestaciones similares, se tiende a confundir en el lenguaje corriente realidades que, en su origen y despliegue histórico, se perfilan con su propia identidad

Se entiende por personalismo político el ejercicio "personal" del poder, bien como expresión de la pura voluntad del gobernante únicamente sujeta a su propio arbitrio, bien como consecuencia del ejercicio del poder en el marco de los "estados de excepción" contemplados en las Constituciones para hacer frente a problemas políticos o de cualquier índole, que afecten a toda la sociedad, en épocas de crisis.

Las expresiones del personalismo político en la historia universal han sido muchas y diversas, cada una con sus propias peculiaridades. Pero en la medida en que se usan indistintamente los términos de tiranía, despotismo o dictadura, para hacer referencia a manifestaciones similares, se tiende a confundir en el lenguaje corriente realidades que, en su origen y despliegue histórico, se perfilan con su propia identidad. La tiranía (presente en las ciudades griegas en momentos de crisis y alteración social) era ilegal e ilegítima. El despotismo (denominación griega aplicada a las autocracias bárbaras –no griegasque no elegían a sus gobernantes) ostentaba una legitimidad carismática para imperar sobre inferiores. La dictadura, surgida de la observación griega por el espíritu institucional romano para evitar las tiranías, era una magistratura temporal, legal y legítima que, contemplada en la Constitución para hacer frente a situaciones críticas, está en el origen de los modernos "estados de excepción".

En sus orígenes históricos -como puede observarse-, constituyeron formas con identidad propia. La riquísima praxis política que corre de la Antigüedad a nuestros días, contribuyó a confundirlas y a homogeneizar los usos del lenguaje. En ese transcurrir, tuvo lugar todo un espectro de "personalismos" como el cesarismo, el pretorianismo, la realeza medieval, los despotados, los principati italianos, la monarquía absoluta, el bonapartismo y –más recientementelas expresiones totalitarias del führer prinzip de los regímenes nazi-fascistas del siglo XX. El "caudillismo hispanoamericano" (estructuralmente emparentado con la realeza medieval a la que la historiografía concede lugar propio) está todavía insuficientemente estudiado por los estudiosos en su tipificación. Vendría a ser una de las expresiones históricas del personalismo político en Hispanoamérica-, pero no la única. Gobernantes como Benito Juárez, Rafael Núñez o Gabriel García Moreno fueron, sin duda, gobernantes personalistas pero, evidentemente, no fueron "caudillos".

El personalismo político se ha enfrentado siempre a un doble problema existencial: 1. a la tentación del "continuismo" (permanencia indefinida en el poder) y 2. a la tragedia de la "sucesión" (en la medida en que "todos los hombres –incluidos los gobernantes son mortales".





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog