El giga-fraude

Por Venezuela Real - 31 de Octubre, 2007, 15:21, Categoría: REFORMA CONSTITUCIONAL

Adolfo Taylhardat
El Universal
31 de octubre de 2007

El diccionario de la Real Academia define el fraude como una "acción contraria a la verdad y a la rectitud que perjudica a la persona contra quien se comete". En su segunda acepción consiste en un "acto tendente a eludir una disposición legal en perjuicio del Estado o de terceros".

Por donde quiera que se la mire, la propuesta presidencial de modificación de la Constitución Nacional es un gran fraude. Es el padre de todos los fraudes. Un fraude monstruoso, una verdadera acción contraria a la verdad y la rectitud destinada a perjudicar a toda la ciudadanía. Es un acto grotesco en el cual se eluden las disposiciones de la Constitución para perjudicar a la población. Sobre todo al sector popular, al cual, por su naturaleza bondadosa e incauta, se le quiere inducir a aceptar, sin conocer todos sus alcances, una serie de cambios a la Constitución cuyas dimensiones no llega a percibir. Pero también al sector cultivado de la ciudadanía que, por desidia no ha leído las propuestas o, si las ha leído no las ha entendido a cabalidad. Las propuestas del Presidente, ahora "enriquecidas" con las adiciones de la Asamblea Nacional, son una verdadera caja de sorpresas. Cada vez que uno las relee descubre nuevas atrocidades.

La primera manifestación del fraude radica en el procedimiento o el camino a través de cual se quiere impulsar la iniciativa, pretendiendo enmarcarla dentro del artículo 342 de la Constitución vigente como si se tratara de una simple "reforma" que no afecta ni la estructura ni los principios fundamentales del texto constitucional.  ¡Esto es una gran mentira! La propuesta presidencial va mucho más allá de la simple reforma. Es en el fondo, como lo han dicho expertos constitucionalistas, una nueva Constitución que se pretende imponerle al pueblo utilizando la "vía rápida" el "fase track" que contempla la Carta Magna para tramitar las revisiones parciales o la simple sustitución de algunas de sus normas.

Otra manifestación del fraude consiste en que, a través de la incorporación de aparentemente inofensivas modificaciones, supresiones o adiciones puntuales a la Constitución lo que se persigue es transformar totalmente al Estado venezolano. Todas esas modificaciones, tomadas en su conjunto, apuntan a un solo objetivo, convergen hacia el fin último de convertir a Venezuela en un Estado socialista. Para que no quede duda, basta señalar que la propuesta del Presidente usa expresamente la expresión "Estado socialista" en los artículos 138 y 318.

Cuando el Presidente y sus seguidores incondicionales, comenzando por la caterva de pseudodiputados que integran la Asamblea Nacional, afirman que la propuesta de Chávez no afecta ninguno de los artículos del primero al noveno que componen el capítulo I de la Constitución Nacional, están diciéndole al pueblo, desvergonzadamente, otra gigantesca mentira.

Si se llegan a aprobar los cambios que propone Chávez, nuestro país dejará de ser una República soberana e independiente fundamentada en "los valores de libertad, igualdad, justicia y paz", como lo establece el artículo primero de la Constitución. Este es el primer atentado que se cometería contra los principios fundamentales contenidos en el título I de la Carta Magna. Pero también dejará de ser un "Estado democrático y social de Derecho y de Justicia" basado en la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad,   la democracia, la responsabilidad social y la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político" como lo consagra el artículo segundo, con lo cual se cometería otra violación de los principios fundamentales que rigen la existencia del país. Además, dejará de ser un Estado federal descentralizado como lo dispone el artículo cuarto cometiéndose otra violación flagrante de los principios fundamentales. También si se llega a aprobar la propuesta presidencial se habrá cometido una grosera violación del artículo quinto según el cual "La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente… mediante el sufragio". Según la propuesta de Chávez el pueblo dejaría de ser el titular y se convertiría en simple depositario de la soberanía y no la ejercería directamente sino a través de los consejos comunales, los cuales, serían designados desde la cima del poder.

Otra pieza del fraude consiste en la manera como se ha realizado al nivel público la discusión, si es que se puede llamar así, de la propuesta presidencial. A las concentraciones, parlamentos de calle, asambleas de ciudadanos convocadas con ese propósito sólo pudieron asistir los "rojo rojitos" para que aplaudieran y manifestaran su aprobación. Pero sabemos que muchos de los que asistieron y participaron en esas pantomimas fueron llevados obligados y bajo amenaza de perder sus puestos. Cuando algún representante de la disidencia tuvo el valor de hacerse presente para intentar expresar su desacuerdo con la modificación de la Constitución, resultó, humillado, insultado y en algunos casos agredido físicamente.

Otro componente del fraude es la precipitación con la cual se llevó a cabo la discusión de la propuesta presidencial en el seno de la Asamblea. A pesar de que conforme a la Constitución, el Parlamento un disponía de un "plazo no mayor de dos años" contados desde la fecha en que recibió la propuesta (15 de agosto), conduciéndose como una verdadera aplanadora el "Parlamento" la despachó en menos de dos meses. Todo para que el CNE la reciba a tiempo y pueda tener 30 días para organizar el referendo.

Otra manifestación del fraude, es la arbitrariedad y el abuso que caracterizó la discusión del proyecto presidencial en la Asamblea. Las autoridades del Parlamento rechazaron la solicitud de la disidencia para que las modificaciones a la Constitución se sometan a consulta popular separadamente o agrupándolas por materia. El argumento esgrimido fue que el dueño de la propuesta, el Presidente, es él el único que puede disponer de ella en la forma que lo desee. Sin embargo la Asamblea no solamente no se limitó a tramitar la propuesta presidencial en la forma como lo dispone la Constitución, es decir, a discutirla y a mejorarla si fuera el caso, sino que, excediéndose en sus atribuciones, agregó 36 nuevas modificaciones a las 33 propuestas originalmente por Chávez.

Otro ingrediente del fraude consiste en que según el cronograma anunciado, ayer, martes 30 debió concluir en la Asamblea Nacional el trámite de la propuesta de modificación y de esa manera el referendo para aprobarla o rechazarla podrá realizarse el 2 de diciembre próximo. Como resultado de esto la ciudadanía dispondrá de escasamente un mes para conocer, analizar, digerir y familiarizarse con la propuesta de modificación de la Constitución. Los venezolanos, sin tener plena conciencia de ello, se verán obligados a convalidar un fraude contra ellos mismos y contra la institucionalidad democrática.

Estos son sólo algunos de los aspectos de la modificación de la Constitución que, junto con otros que el espacio disponible no nos permite, configuran un monstruoso giga-fraude que se está fraguando contra  la buena fe de los venezolanos, incluidos los simpatizantes del "proceso" que todavía conservan algunos vestigios de ideales o convicciones democráticos.

Generalmente se piensa que un golpe de Estado consiste en un atentado o una asonada contra un gobierno o un régimen establecido. Pero la Carta Democrática Interamericana es clara cuando dice en su artículo 1º. "Los pueblos de América tienen derecho a la democracia y sus gobiernos la obligación de promoverla y defenderla". Esto significa que también constituye golpe de Estado cualquier acto o acción de un gobernante que viole el derecho del pueblo a vivir en democracia, entre ellos la perpetuación en el poder mediante la manipulación y el violentamiento de las normas constitucionales.

Se comete un golpe de Estado contra el pueblo, contra la Constitución, contra la institucionalidad democrática, cuando el gobernante, utilizando fraudulentamente los mecanismos y procedimientos constitucionales y valiéndose de la buena fe, de la ingenuidad, la  inadvertencia y hasta de la ignorancia del ciudadano común, intenta imponer una forma de Estado, un sistema de gobierno, una organización político territorial y una ideología totalmente reñida con la idiosincrasia de la población, un sector considerable de la cual no alcanza a percibir el impacto o las consecuencias que para el país, para la familia y para cada individuo tendrá el cambio que se quiere dar a la nación.

Con la instauración de la dictadura neocomunista que se implantaría si llegaran a aprobarse las propuestas de modificación de la Constitución se iniciará la etapa más negra de la historia de nuestro país. Todo ello producto del envanecimiento y la altanería de quien detenta el poder y de los peleles que le obedecen y lo siguen ciegamente. Con toda seguridad, dentro de las filas del chavismo hay muchos compatriotas que están conscientes de esto y no están dispuestos a servir de cómplices para que el gobierno en el cual depositaron su confianza y su apoyo cometa este impúdico fraude. Hay tiempo para que sumen su voz a la de la gran mayoría de venezolanos que rechazamos el monstruoso golpe de Estado que se está gestando contra la patria.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog