Votar o ganar

Por Venezuela Real - 31 de Octubre, 2007, 15:23, Categoría: Electorales

Antonio Cova Maduro
El Universal
31 de octubre de 2007

Lo peor sería la fractura del frente opositor. Ello sería, sin duda el mayor triunfo de Chávez

Venezuela vive hoy un momento difícil y ello se debe a que un logro singular se está transformando en un obstáculo de monta para garantizar, no sólo la sobrevivencia de nuestra democracia, sino la existencia misma de un régimen de libertades. ¿Y cuál es este logro singular? Ni más ni menos que el que, a casi 9 años de haber cometido la mayor torpeza política de nuestro siglo XX, todavía resistamos al proyecto hegemónico que se le quiere imponer. En eso, si no en otras cosas, ¡los venezolanos somos excepcionales!

¿Y cuál es el obstáculo de monta? Pues uno insólito que Hugo Chávez ya ha logrado: la severa división de quienes se le oponen entre concurrir o no a las elecciones que él necesita para convalidar su nueva Constitución. No le bastan, en efecto, ni la eunuca aprobación de "sus" poderes públicos, ni mucho menos los ditirambos malolientes que a cada rato le lanzan desde la Asamblea Nacional y los otros entes secuestrados. Él necesita desesperadamente la aprobación electoral y parece que para ya.

La llamada oposición corre el riesgo de que sus tajantes posiciones antagónicas alrededor de la concurrencia o abstención en esa elección llegue a diezmarles. Las consecuencias de semejante posibilidad serían catastróficas. Es más, contrariamente a quienes piensan que la peor debacle sería aprobar esa "nueva" Constitución, creo, sinceramente, que lo peor sería la fractura del frente opositor. Ello sería, sin duda alguna, el mayor triunfo de Hugo Chávez y eso -no la eventual aprobación de su nueva Constitución- sí garantizaría su laaarga permanencia en el poder.

Por esa razón, si no hubiere otras, es esencial que dediquemos nuestra atención a examinar de cerca la segunda opción: ir a votar. La semana pasada nos paseamos por la posibilidad de una abstención masiva y el énfasis lo pusimos en lo de "masiva". Sólo ese carácter, sosteníamos, la haría eficaz. Y lo haría porque sería un punto de partida, no una mera posición moral o una expresión de nuestra hartazón.

En efecto, desde esa abstención masiva se construiría una activa resistencia al proyecto claramente dictatorial, tiránico, que la nueva Constitución propuesta entraña. Y ese rechazo frontal no sólo sería hacia esa Constitución que se pretende imponer, sino quizás más a la insólita Asamblea Nacional que la redactó y aprobó.

Lo primero que hay que decir es que es importante distinguir entre ir a votar y tener que hacerlo ahorita, justo cuando y como Hugo Chávez quiere que lo hagamos. Es aceptar que nos lleven a empujones a una cosa para la que no se nos ha dado el tiempo que necesitamos, dada la decisión que hemos de tomar y más grave aún, dado lo que se nos pide.

La fecha, pues es algo vital y merece toda nuestra consideración. La gente no sólo requiere que se le dé tiempo para pensar y estudiar acerca de lo que se le pide, sino que debe ver -y saborear- lo que expresan las reacciones del chavismo ante cualquier negativa, como la que pudimos ver asombrados en los acontecimientos del Instituto Pedagógico de Caracas esta pasada semana. Cómo sería de grave, que las autoridades de la UPEL, conscientes del riesgo que corren, en comunicado público condenaron la barbarie.

De nuevo, para que la orden de ir a votar tenga efecto, hace falta convencer de modo contundente al grueso de la población. Y para eso lo primero que se requiere es cambiar la orden: no se trata de ir a votar, sino de ¡ir a ganar! Antes de que una carcajada de conmiseración aparezca en el rostro de mis lectores, es preciso insistir en algo fundamental: ganar no significa vencer al Sí de Chávez, significa hacer público el estruendoso rechazo a lo que nos quiere imponer.

Vencer significa llegar al momento de la elección con una sensación de que se puede derrotar el proyecto fascista y ser capaz de movilizar al grueso del país para ese esfuerzo final. Si eso se logra, de nada servirán las trampas, ni el Registro Electoral Permanente (REP) trucado ni los gritos destemplados de Cilia Flores ni los estudiantes "nominados" del chavismo.

Vencer significa que se está dispuesto a lograr que todos sufraguen por el No. Y que se está dispuesto a respaldar ese logro con una movilización multitudinaria "a la ucraniana".

Para que eso sea posible es evidente que estamos obligados a acercarnos al chavismo sensato, que teme más que nosotros a un Führer tropical, que lo menos que toma en cuenta es su opinión y su sensibilidad. Sin su ayuda, sin sus oídos sordos a las súplicas de Chávez para que voten, derrotar la tiranía será muy cuesta arriba.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog