Los resultados son secundarios

Por Venezuela Real - 4 de Noviembre, 2007, 14:49, Categoría: Política Nacional

Juan Martín Echeverría
El Universal
04 de noviembre de 2007

El objetivo final es la máxima concentración de poder

Cuando analizamos las simpatías políticas de la población, un porcentaje sigue con los ojos cerrados al oficialismo, otro a los diversos segmentos de la oposición y queda la mayoría silenciosa, que define las diferencias electorales. Sin embargo, en este contexto cualquier cosa puede ocurrir, la inseguridad se potencia en los barrios y la gente se despide como si fuera para siempre: hay riesgo al bajar, al subir y los malandros exigen ahora un porcentaje de los aguinaldos.

Hay mucho dinero en la calle, basura, fallas en los servicios, el desabastecimiento y una atmósfera de incertidumbre, en medio del inmenso ingreso petrolero que debería facilitarnos soluciones perdurables. En cambio, se producen decenas de protestas frente a los desalojos forzados por la temporada de lluvias, sigue el desempleo real y un cierto grado de ingobernabilidad que intimida a la esperanza, ante la presión permanente del radicalismo gubernamental.

Los niveles de pobreza no cuestionan la eficiencia de la gestión de Gobierno, se conforman con la distribución de recursos a través de las misiones y Mercal y saludan alegremente la relación de dependencia hacia el régimen, que si bien exige subordinación absoluta les da tranquilidad. Tienen a quién y cómo reclamar, logrando satisfacer una parte de sus expectativas y, en esa relación utilitaria, perciben que están siendo reconocidos y ni pasa por su mente que para las autoridades los resultados son secundarios, cuando lo cierto es que el objetivo final es la máxima concentración de poder.

Por ello se elimina la descentralización, se impone un modelo autoritario, plebiscitario y centrado en una figura omnipresente, se mantiene la apariencia democrática mediante la represión selectiva y se reduce en determinadas oportunidades el ritmo de la radicalización, para luego hundir el pedal a fondo, aunque se sacrifiquen en una hecatombe millares de puestos de trabajo, al destinar 44.000 millones de dólares a las importaciones; pero la revolución se demuestra a sí misma que los resultados son secundarios si se profundiza la toma del poder.

No estamos diciendo que la clase media no reciba su cuota de dólares para viajar, ni los empresarios para sus insumos y productos terminados con dólares de Cadivi (discrecionales según quien lo pide); nuestro propósito es resaltar que se están gastando miles de millones de dólares en donaciones y subsidios, lo cual sólo se justifica a corto plazo si se crean después sólidos puestos de trabajo permanente.

El escenario verdadero revela a las industrias contra la pared, como posibles creadoras de empleo, crecen los impuestos al sector privado y pareciera que el régimen no necesita de la sociedad, sino que trata deliberadamente de ahogarla con nuevas alcabalas y restricciones. ¿Por qué se violan descaradamente las normas de la Carta Magna del 99 para la modificación constitucional? ¿Ha sido debatida con tiempo y por todos los sectores sociales la presidencia perpetua, las vicepresidencias regionales y la persecución contra la educación privada? Definitivamente, los resultados son secundarios y lo único que cuenta para el régimen es la toma absoluta del poder.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog