La hipótesis de Ugalde

Por Venezuela Real - 5 de Noviembre, 2007, 16:15, Categoría: Política Nacional

Ibsen Martínez
TalCual
05 de noviembre de 2007

1.
L a tentación primera esta mañana fue comentar in extenso todo lo implicado en una imagen de las tantas violentas imágenes que nuestra interminable discordia nacional ofrece a la prensa cada día.

A poco cambié de idea, pero cederé todavía tan sólo por unos cuantos párrafos a la indignación y la tristeza que esa imagen, a la vez terrible e irrisoria, causó no sólo en mí, sino seguramente en muchos de quienes también la hayan visto.

Se trata de un momento captado por Nicola Rocco y publicado en el matutino El Universal al reseñar las acciones de calle del pasado 23 de octubre.

La foto muestra a un iracundo joven venezolano, en toda apariencia afecto al gobierno actual, mientras apostrofa con rabia a los estudiantes oposicionistas que aquel día marcharon hasta la Asamblea Nacional, manifestando su rechazo a la "reforma" constitucional propuesta por Chávez. Junto al joven, una señora sostiene una pancarta que reza: "Hijos de inmigrantes de mierda / fuera de la patria de Bolívar / Sus malditas raíces están en Europa / Basuras son".

¿Quiénes podrán ser esos hijos de "inmigrantes de mierda"? Como cartel de señalización del enemigo es bastante confuso, sumamente descaminado, en especial en este país cuya contemporaneidad está hecha de inmigrantes.

El actual ministro de la Cultura, sin ir más lejos, jocundamente conocido por tirios y troyanos como "Farruco", luce candidato perfecto para una tal caracterización a partir de sus raíces. Y como él, una larga lista: pienso, al mismo tiempo, en Ana Nuño y en Catherine Fulop.

Pienso en mi querido Laureano Márquez, descendiente de inmigrantes canarios, y me arrepiento inmediatamente de ello, de darle ideas para un exitosísimo monólogo. Pienso en el viceministro de Interior y Justicia, Tarek El Aissami -aunque sus raíces no estén en Europa–, en Marta Colomina; en fin, en tanta venezolana gente hija de inmigrantes.

Me ocurrió pensar también que, de haber estado de visita en Caracas los hermanos Fidel y Raúl Castro –vástagos ambos de un inmigrante gallego cuya fama de brutal terrateniente nadie discute en Cuba–, podrían muy bien haberse sentido insultados por la pancarta pues, en efecto, "sus malditas raíces están en Europa". Visto así, tanto Fidel como Raúl vendrían a ser "hijos de inmigrantes de mierda".

Fidel puede juzgar de su hermano que es una basura, pero que a falta de él mismo, "eso es lo que hay". Raúl, a su vez, y quizá con mucha más razón, está también en su derecho de pensar lo mismo de su hermano mayor desde luego, sólo en más íntimo, donde no lleguen los micrófonos del G2. Pero hay algo seguro: difícilmente cada uno de ellos se piense a sí mismo como "basuras". ("Basuras Son", de paso sea dicho, bien podría ser el título de un son montuno dedicado al tema de la basura que tapiza las calles del lado oeste de Caracas).

Por último, ahí tiene usted a Simón Bolívar, epónimo del proceso revolucionario. Fue descendiente ilustre de quienes en su momento arribaron a estas tierras ni más ni menos que en plan de inmigrantes de mierda.¿En los hijos de quién estaría pensando el desalmado o desalmada que elaboró esa pancarta? Da la impresión que tanto plural es más bien singular y que a quien se supone tal vez único hijo de inmigrante de mierda residente en el país es a Yon Goicoechea, tenido como emblema del estudiantado de oposición.

Y al llegar aquí se me agota el ánimo guasón, pues justo en este instante me llega noticia de que en Maracaibo han dado muerte a dos estudiantes. A mansalva y en el contexto de las movilizaciones universitarias nacionales contra lo que se quiere hacer pasar por una reforma constitucional.

2.
Con lo que llego a mi asunto, que no es más que difundir en la medida a mi alcance las ideas polares de un artículo del padre Luis Ugalde, S.J., titulado muy atinadamente El día después y publica- do el pasado jueves 15 de octubre en el matutino El Nacional. Para ello me permitiré trasponer algunos de sus párrafos, trastocando el orden en que Ugalde los ofrece, pero desde luego sin traicionar su sentido.

El padre Ugalde confía a sus lectores que comparte el juicio de un amigo suyo: "El día después en cada elección, los candidatos y los líderes se desaparecieron en la tarde de los votos y se desbandaron al día siguiente. Políticamente no hubo `día después' opositor." Y se pregunta lo que todos: "¿Qué posibilidades le quedan a la mayoría democrática de diversas tendencias para impedir esa constitución dictatorial y el `socialismo' estatista?" Ugalde piensa lo que quizá no muchos opositores piensen: "que las posibilidades son buenas, siempre que los demócratas trabajen en lo fundamental, se liberen de sus pequeñeces y sean capaces de sumar las diversas expresiones de rechazo contra este atentado anticonstitucional." Hasta allí su hipótesis que, modestamente, compartimos. Lo que ofrece luego Ugalde es la nuez de un imprescindible plan de acción político: "Lo primero es informar a todos y por todos los medios durante 40 días sobre las amenazas concretas que entraña la nueva carta magna".

Lo segundo es aceptar que, guste o no, el día del referéndum el rechazo se expresará de dos maneras, ambas con fuertes razones y motivos: por la abstención y por el "no". No será posible acordar una única forma de rechazo. Millones (opositores y chavistas) lo harán con la abstención y otros millones con el voto por el "no". Ambas formas de rechazo sumarán más de 70% (ya 60 % sería un triunfo) y dejarán en evidencia que, con minoría de 30%, el Gobierno quiere imponer como obligación constitucional un régimen autoritario y un modo de vida rechazado.

Para el padre Ugalde, en la hora actual se hacen imprescindibles dos cosas: "que la abstención y el voto negativo desde ahora se acepten mutuamente (aunque no se gusten) y se sumen como dos formas complementarias del mismorechazo." Y concluye: "Desde la noche del referéndum, la mayoría del país tiene que sentirse como tal y ser capaz de celebrar que el apoyo a la nueva Constitución autoritaria haya quedado en franca minoría. Hay que prepararse desde ahora para convertir ese rechazo mayoritario en actividad política y evitar que se aplique un régimen que reduzca los derechos humanos y elimine la democracia pluralista. Esto requiere una voz y una dirección que, antes y después, explique e interprete los hechos ante el país y el mundo. (...) El `día después' –advierte el padre Ugalde– es la clave para salvar la democracia venezolana y ésta sólo puede ser victoriosa si desde ahora se trabaja sabiendo que Chávez no reconocerá la derrota al verse en minoría frente al no y la abstención. Hay que informar sobre el drama que amenaza el futuro de Venezuela, trabajar con convicción y eficacia por el rechazo masivo y prepararse para sumar las dos formas en que se manifestará: la abstención y el voto negativo".

Amén.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog