Oposición venezolana sin un mismo criterio de lucha

Por Venezuela Real - 6 de Noviembre, 2007, 16:11, Categoría: Prensa Internacional

Editorial
Diario de América
06 de noviembre de 2007

Oposición venezolana sin un mismo criterio de lucha

Contra viento y marea, el pasado viernes 2 de noviembre, la Asamblea Nacional de Venezuela aprobó un polémico texto de reforma a la Constitución y procedió a entregarlo al Consejo Nacional Electoral (CNE) para que convoque, en los próximos 30 días, a un referendo aprobatorio. El organismo legislativo controlado por el oficialismo, hizo caso omiso a las numerosísimas manifestaciones de rechazo provenientes de todos los sectores del país, especialmente de los estudiantes, que han estado realizando marchas y protestas, las cuales han sido reprimidas con violencia por los cuerpos de seguridad del Estado.

Extraña posición la de esta oposición de Venezuela

Estos cambios inconsultos que no fueron sometidos a la discusión colectiva y pública, sino por el contrario, impuestos con premura, lo que tomó por sorpresa al conglomerado de venezolanos, a pesar de que los asambleístas mencionan lo contrario, buscan cambiar 69 de los 350 artículos de la Carta Magna venezolana.

Más que una reforma, se trata de una nueva Constitución, que acabará con el pluralismo democrático, y proporcionará a Hugo Chávez poderes discrecionales para gobernar a su antojo de manera vitalicia.

El paquete original de 33 artículos solicitados por Hugo Chávez se mantuvo incólume y la Asamblea Nacional le adicionó en el llamado "Bloque B", otros 36 artículos, además de 15 disposiciones transitorias.

No han faltado las permanentes expresiones de rechazo por parte de la Iglesia Católica, de los empresarios, de instituciones privadas, de las asociaciones educativas, de partidos políticos, de organizaciones por los derechos humanos, de agrupaciones académicas y de los estudiantes universitarios. Incluso, hasta los actores de la corriente del oficialismo, como el partido "Podemos", condenan el pretendido golpe constitucional.

En fin, está a la vista que la mayoría de los venezolanos se opone a la reforma. Pero es posible que se apruebe, por los vicios existentes en el sistema electoral y por la confusión que generan los líderes opositores, que no se ponen de acuerdo en un mismo criterio de lucha.

Los partidos "Un Nuevo Tiempo", "Primero Justicia" y el "COPEI", llaman a votar en el referendo, sin considerar las graves irregularidades existentes en el CNE, por lo cual son tildados de "colaboracionistas", emulando el nombre dado a los funcionarios de la República de Vichy, durante la ocupación nazi en Francia.

Caso atípico, el de estos partidos, sus mismos seguidores y votantes cuando las elecciones presidenciales del 3 de diciembre 2006, desde el mismo momento de los resultados electorales, los defenestraron, y hoy, son rechazados con vehemencia. Sus mismas bases de militantes desestiman además la tesis del voto como opción. En cuanto a una amplia mayoría de opositores venezolanos, les resulta inadmisible que se presenten como sus representantes ante la comunidad internacional.

Por otro lado, el Comando Nacional de la Resistencia, Alianza Bravo Pueblo, Alianza Popular, Acción Democrática y Bandera Roja, en el multitudinario acto realizado el sábado 3 de noviembre, en la céntrica avenida Victoria de Caracas, han propuesto frenar la reforma mediante la "insurrección ciudadana".

Esta insurrección estaría amparada en el Artículo 333 y 350 de la Constitución de 1999, la cual se concretaría mediante una "marcha sin retorno". Para ello pidieron a sus seguidores apertrecharse con "bebidas energizantes, caramelos, chocolates y linternas".

Esta opción es preferible a la de ir a votar en unas elecciones amañadas, pero no es realista, porque mientras la oposición se apertrecha de chocolates, los chavistas lo hacen con armas de fuego.

El 11 de abril de 2002, una "marcha sin retorno" de un millón de pacíficos manifestantes venezolanos, fue repelida a balazo limpio por un pequeño grupo de pistoleros, que el gobierno de Chávez considera "héroes de la Revolución".

Por su parte, la asociación civil "Fuerza Solidaria" propone impedir la realización del referendo mediante la conformación de "miles de focos de protesta, el mismo día y a la misma hora, en todo el territorio nacional, antes del 2 de diciembre", fecha probable del referendo. La propuesta, conocida como "la candelita", se difunde a través de un video, disponible en la página web del grupo.

"Fuerza Solidaria" asegura que la "candelita" es una forma de protesta pacífica, democrática y constitucional, cuyo objetivo es colapsar la capacidad de represión de los cuerpos de seguridad del Estado y de los grupos paramilitares del oficialismo, conforme a la máxima "divide y vencerás".

Diario de América observa que existen las condiciones objetivas para frenar la reforma propuesta que se someterá a referendo el 2 de diciembre, porque la mayoría de los venezolanos la rechaza. Pero a su vez, en vista de la extraña posición la de esta oposición, se pregunta: ¿Habrá unidad de criterios entre los factores de oposición? o, una vez más, ¿actuarán divididos frente a esta grave amenaza?

La respuesta a estas interrogantes determinará el futuro próximo de Venezuela. La cuestión aquí no es banal porque lo que Venezuela se juega ante el mundo es concretar si esa gran nación venezolana podrá aspirar a ser un país verdaderamente democrático o si se convertirá -como quiere Chávez- en una dictadura castro-comunista.

En la marcha del pasado domingo 4 de noviembre convocada por el oficialismo, el aspirante a emperador supremo sentenció: ''La Reforma rompe con el capitalismo y abre las puertas al socialismo''.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog