Un presidente inmaduro - ¿Traidor a quién?

Por Venezuela Real - 7 de Noviembre, 2007, 17:09, Categoría: REFORMA CONSTITUCIONAL

El Editorial
El Nacional
07 de noviembre de 2007

A pocas horas de las declaraciones del general Raúl Isaías Baduel a los medios de comunicación, donde dio a conocer su rechazo a la reforma constitucional servilmente corregida y adaptada por la Asamblea Nacional, el Presidente de la República levantó el teléfono y se despachó de lo lindo contra su amigo y compañero de armas, a través de una llamada a uno de los programas estelares de Venezolana de Televisión. ¿Había, en verdad, necesidad de eso, o con ello revelaba el mandatario nacional que había recibido un contundente golpe en la mandíbula? El Presidente está acostumbrado a insultar por la televisión a sus compañeros militares, a sus ministros, gobernadores y alcaldes, a los diputados de la Asamblea Nacional y a los aliados políticos, pero cuando alguien se atreve a decirle la verdad por el mismo medio entonces monta en cólera y lanza sapos y culebras.

Se trata de una conducta infantil, propia del bebé que no acepta que nadie toque sus juguetes y cuando ello ocurre entonces arma un berrinche, y hay que darle una maraquita y calentarle el tetero. Esta personalidad inmadura es lo que ha convertido a Venezuela en una gran cuna presidencial, que debe ser arrullada nacionalmente para que el niño no llore o se enfurezca.

Pero Venezuela es un país de conductas adultas y nadie tiene ganas de entregar el futuro de la nación en manos de una personalidad tan inmadura, incapaz de aceptar la disidencia de sus propios compañeros de armas, y mucho menos de los civiles que constituyen la mayoría de la población. Esa manera de insultar y descalificar al otro porque tiene una forma diferente de pensar constituye la esencia del fascismo y del estalinismo. Además, genera de inmediato una respuesta represiva en las esferas oficiales.

Ayer, nada más, al general Baduel se le retiraron sus escoltas que le corresponden por ley. Ese es apenas un detalle de la mediocridad y la falta de grandeza de una supuesta revolución que creará un "hombre nuevo".

La dolorida traición de Baduel, que no es tal, consiste en un llamado al propio Presidente de la República para que aterrice en la realidad venezolana. Le pide con sinceridad y fuerza moral, que se ocupe de los problemas inmediatos del pueblo, de la inseguridad y el desabastecimiento, de la corrupción y el despilfarro de los recursos provenientes del petróleo. En verdad, lo que le pide es que gobierne a Venezuela y no que ande arreglando el mundo cuando ha sido incapaz de poner orden en la casa.

No lo hace y hay que reclamárselo para que deje la habladera y resuelva algo.

De manera que cuando un amigo como el general Baduel –que lo rescató lloroso y lleno de miedo y le entregó el poder perdido– le habla en tono sincero y abierto, no puede recibir como respuesta un insulto. Y mucho menos de una comandita de burócratas ministeriales y de la Asamblea Nacional que han seguido chupando del presupuesto nacional gracias a la valentía y la lealtad del ex ministro de la Defensa. Gracias a Baduel siguen cobrando sus sueldos y sus comisiones. Quince y último.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog