Cambio de cuadro

Por Venezuela Real - 8 de Noviembre, 2007, 15:30, Categoría: Política Nacional

Diego Bautista Urbaneja
El Universal
08 de noviembre de 2007

A la llamada "oposición" le cabe una responsabilidad especial en no dejar pasar esa oportunidad

El principal problema político que el país tiene entre manos es cómo manejar políticamente una situación en la que una mayoría rechaza el cambio que se le quiere imponer y que, de imponerse, daría lugar a una situación carente de legitimidad sustantiva, pero con un Gobierno dotado de recursos económicos, políticos, represivos, para manejar por la vía de los hechos las tensiones que se generen 

Se trata, pues, de un problema de coordinación, de canalización, de conducción, de importante magnitud. No hablemos, en este contexto, de Gobierno y de oposición. El cuadro planteado rebasa esa dicotomía y exige por cierto que la dirigencia opositora, que de modo natural podría sentirse llamada a jugar el papel principal, reformule o repiense el papel que le corresponde en la conducción de una mayoría en la que concurren muchos otros venezolanos. No es posible pronosticar con exactitud adónde habría de conducir esa reflexión, pero la dirección de ella tendría que ir por los lados de pensar en una conducción de carácter muy amplio, de alcance nacional, cuya voz pudiera tener la pretensión válida y creíble de hablarle a todo el país. Lo esencial es que el intento de cambio de la Constitución debe servir para cambiar el cuadro político del país. A la llamada "oposición" y a su liderazgo le cabe una responsabilidad especial en no dejar pasar esa oportunidad. 

Protagonismo

Ningún sector político tiene en la actualidad la capacidad de reivindicar para un protagonismo de ese tipo, y la competencia entre ellos para apropiarse de ese rol, por natural que aparentemente pueda ser, no es el espectáculo que el país espera ver en esta coyuntura. Esa es una situación de hecho. Ojalá hubiera un partido que pudiera jugar ese rol de conductor principal, pero a mi juicio no lo hay. 

En esto hay que pensar con audacia y apertura, porque en ese país que siente, sabe o intuye que los cambios que se quieren imponer, o que se habrán impuesto, son perjudiciales para el país, hay -gracias a Dios- un grueso componente de venezolanos que en general respaldarían a Chávez.

Entonces, también, no es la animadversión personal a ese gobernante ni su salida del poder lo que debe ponerse en el tapete. Es el rechazo a la imposición de un modelo de vida y de país que la mayoría no desea, que la mayoría no desearía cuando supiese cuál es. Lo que debe ser la base de un gran acuerdo nacional, es ese rechazo, planteado en los términos más amplios, y la alternativa que lo que Chávez nos quiere imponer sugiere por sí mismo, también planteada en amplios términos. 

Por alguna razón, el Gobierno le tiene mucho miedo al año 2008. Parece que va a ser un año de declive, de indicios graves de agotamiento, de desencanto creciente, con la reconversión como gran caja de Pandora, y todo ello con altos precios petroleros. Lo que haya de cierto en ello, unido a la indeseable imposición "constitucional" de la que se quiere hacer objeto al país, es otra base adicional, si se quiere más concreta, de esa amplia alianza y convocatoria de todo el campo no chavista -que no antichavista- que rompa de una buena vez con la maldita polarización enconada que condena a dos trozos del país a un enfrentamiento sin destino, que pagan el país, la democracia, todo y todos. 

Muy difícil

Es un difícil equilibrio el que hay que encontrar. Porque así como procede reconocer la ausencia de una fuerza con capacidad de jugar el papel conductor, hay que abrir lugar a que, dentro de ese amplio abanico del que hablamos, cada corriente política pueda llevar a cabo sus planes de desarrollo y fortalecimiento. Por lo demás, las fuerzas políticas que tengan mayor fortaleza relativa, habrán de tener un papel correspondientemente mayor en lo que se haga, aunque esto no tenga necesariamente que traducirse en un mayor protagonismo en cuanto a las cabezas visibles. 

Mientras tanto, el tiempo apremia. No sé cuánto de lo dicho pueda adelantarse en estas semanas, al tiempo que se lleva a cabo la lucha cívica que se está librando en estos mismos días. Que sea lo más que se pueda y que queden apuntados como criterios para organizar las luchas que vienen. Porque pase lo que pase con la "reforma", la lucha continúa. Siendo así, es necesario encontrar la forma práctica de darle continuidad y desarrollo a la situación creada por el intento de Hugo Chávez de imponer su propuesta, y sea cual sea el desenlace que tengan en diciembre las confrontaciones de todo tipo que están teniendo lugar. 






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog