Retrato de un acto de fascismo

Por Venezuela Real - 10 de Noviembre, 2007, 19:17, Categoría: Política Nacional

Pedro García Otero
El Universal
10 de noviembre de 2007

"Le aconsejamos que no preste el colegio para los golpistas: porque se lo vamos a destrozar"

Supongamos que esto sucedió en una urbanización de Caracas, de esas que tienen nombre de santo; una como cualquier otra, circundada por sus barriadas, y en un colegio mediano, privado y regentado por curas. 

Imaginemos que allí se realizó un acto contra la reforma constitucional, con unos políticos invitados: Leopoldo López, Hermann Escarrá, etcétera. Que la asistencia, dada la preocupación de la clase media sobre el tema, fue considerable. Y que alguien, montado en una buseta en la urbanización, el mismo día, escuchó una conversación: el jefe civil llamaba, por teléfono, a redes de simpatizantes oficialistas para que se hicieran presentes y sabotearan el acto. Presentarse era perentorio, por lo que esa persona oyó. 

La disertación de los políticos comenzó sin contratiempos. Los oficialistas, vestidos de rojo, cosa que también es obligatoria, ocuparon los últimos asientos del auditorio. Hasta allí, todo bien; el jefe civil también estaba presente. Más o menos a la mitad del acto, comenzaron los improperios; la gente que había ido a escuchar, temerosa, comenzó a retirarse del colegio. Entonces, los oficialistas comenzaron a acercarse. A papelazos, empujones y hasta escupitajos se llegó al final. La discusión fue imposible, por más que los expositores -y los pocos valientes que se quedaron- lo intentaran. 

Los problemas continuaron afuera. Allí la víctima fue el sacerdote que dirige el colegio. Lo rodearon. Eran, contó después el padre, los mismos que le piden ayuda; a los que les presta las canchas para que los niños jueguen, y los salones para las reuniones del Consejo Comunal. Los que lo llaman cuando alguien requiere la extremaunción, o si desean conmemorar algo con una misa en los barrios de la zona. Diversas ofensas contra su hombría y su nacionalidad (es español) tuvo que soportar. Confesaría después el presbítero que hizo un gran esfuerzo para contenerse, pero lo logró: aguantó estoicamente. Lo último que le dieron fue un "consejo": "Le aconsejamos que no preste más el colegio para actos golpistas, porque se lo vamos a destrozar". 

Nunca fueron más de 30 los que sabotearon el evento. Eso sí, con la disciplinada violencia del fascismo. A los pocos días, contó el sacerdote, se encontraron otra vez en las calles. El saludo fue afectuoso, como si el incidente nunca hubiera ocurrido. El jefe civil, a su vez, ofreció disculpas, pero dijo que "había que escuchar al pueblo". 

En estos términos están las cosas en Venezuela. Es imposible el intercambio de ideas sin que aparezca la intolerancia. Siempre del mismo lado, y dispuesta a victimizarse: Si el cura hubiera movido un dedo, hubiera sido el agresor. Y en esos términos nos convocan a votar. Llámenlo como quieran, pero ¿Democracia? Esto no lo es. 






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog