Problemas que frenan a la América Latina

Por Venezuela Real - 11 de Noviembre, 2007, 19:04, Categoría: Dimensión Social

ANDRES OPPENHEIMER
The Miami Herald
11 de noviembre de 2007

Una broma que anda circulando en Miami dice que el alcalde debe erigir estatuas para honrar a las tres personas que más han hecho por convertir a Miami en el centro empresarial latinoamericano que es hoy: el gobernante cubano Fidel Castro, el venezolano Hugo Chávez y el líder rebelde colombiano Manuel Marulanda.

Eso está bien. Pero debería haber una cuarta estatua para honrar a las violentas pandillas callejeras y a los asaltantes que aterrorizan las ciudades latinoamericanas y están obligando a cientos de miles de personas, muchas de ellas adineradas, a abandonar sus países para venir al sur de la Florida.

Hay una guerra civil no declarada agitándose en América Latina que está enfrentando a los delincuentes comunes con la población general y ha convertido a la región en la más violenta del mundo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), América Latina tiene una tasa de homicidios de 27.5 víctimas por cada 100,000 residentes, comparado con 22 en Africa, 15 en Europa Oriental y 1 en las naciones industrializadas. Otros estudios muestran que en América Latina, con sólo 8 por ciento de la población global, ocurren 75 por ciento de los secuestros mundiales.
Se ha convertido en un chiste en las conferencias internacionales decir que uno tiene más probabilidades de ser atacado caminando por el centro de la capital de México vestido de oficinista que en Bagdad vestido de uniforme militar estadounidense.

En pocos lugares del mundo ha decaído la calidad de vida tan drásticamente como en las grandes ciudades de América Latina. Buenos Aires, que hasta hace unos años era una de las ciudades más seguras del mundo, ahora está aterrorizada por la delincuencia.

Incluso antes del colapso económico del 2001, los barrios indigentes se habían extendido hasta bien adentro de la ciudad. Dentro de las paredes de esas ''villas miseria'', sólo a unas cuadras de distancia de las zonas más elegantes de la ciudad, hay decenas de miles de jóvenes que no van a la escuela.

En Centroamérica las maras, o pandillas urbanas, el vehículo más reciente de violencia organizada de la región, están extendiéndose de El Salvador, Honduras, Guatemala y el sur de México hacia la capital mexicana y a Colombia, Brasil y otros países sudamericanos.
Se cree que los mareros suman más de 100,000 solamente en América Central.

Y la policía calcula que casi la mitad de ellos tiene menos de 15 años.

Para un número cada vez mayor de jóvenes, las maras son la única oportunidad de reconocimiento social. El marero es un héroe de barrio. Los jóvenes compiten por la oportunidad de tomar parte en un rito de iniciación en el que se les puede requerir que cometan cualquier variedad de delitos, desde vender drogas hasta matar a un policía, y si los capturan, posan ante las cámaras de televisión con aire de triunfo.

''El marero es el nuevo criminal del Siglo XXI'', me dijo Oscar Alvarez, ministro de Seguridad de Honduras. ``En las maras hay personas dedicadas al narcotráfico, al asesinato a sueldo, al robo, al secuestro, la descuartización. En otras palabras, son máquinas de matar''.

La mara Salvatrucha tiene más de 50,000 miembros en El Salvador. No solamente roban, asaltan y secuestran, sino también torturan y decapitan a sus víctimas como muestra de su poder. Se han hecho tan poderosos que un creciente número de centroamericanos, especialmente de las clases media y alta, está exigiendo medidas severas, incluso cuando se trata de cosas que hasta hace poco se habrían considerado injustificables legal o moralmente.

La expresión mano dura, desacreditada desde hace mucho porque se asociaba con las dictaduras militares de América Latina de los años 70, adquiere cada vez más connotaciones positivas ahora. Tanto así, que el presidente salvadoreño Tony Saca no sólo ganó las elecciones del 2004 prometiendo usar ''mano dura'' contra las maras, sino que después le puso a su programa de seguridad el nombre de ``Mano Superdura''.

En Washington y en las grandes capitales europeas hay temores de que la ola de crimen que se está extendiendo por América Latina pueda suscitar una desintegración que afectaría más aún la gobernabilidad y crearía ``zonas sin ley''.

En otras palabras, los funcionarios de Estados Unidos y Europa temen que pueda haber una proliferación de áreas en las que los gobiernos no tienen autoridad, y donde los traficantes de drogas o los carteles terroristas prosperen sin interferencias.

Para mi sorpresa, como me enteré en una entrevista con Donald Rumsfeld, entonces secretario de Defensa de Estados Unidos, la ola delictiva en América Latina y la incapacidad de los gobiernos para controlar sus territorios preocupan al Pentágono incluso más que el narcisista y leninista presidente Hugo Chávez, de Venezuela, y la campaña actual antinorteamericana en la región.

Cuando le pregunté a Rumsfeld cuál era su mayor temor en América Latina, lo primero que mencionó no fue a Chávez ni a Fidel Castro, ni a las guerrillas colombianas o cualquier otro peligro político.

Rumsfeld habló de la delincuencia y de las maras. Dijo que ''además de proteger la democracia'' sus principales preocupaciones eran ``los problemas del delito, las pandillas, los narcóticos, el tráfico de armas, la toma de rehenes, todas esas actividades antisociales que estamos viendo''.

Del mismo modo, un ex jefe del Comando Sur de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, el general James Hill, me dijo que el problema de las pandillas ``en los próximos cinco o 10 años tiene todo el potencial de convertirse en el problema número 1 de la región''.

Uno de los derivados más visibles de la ola delincuencial en América Latina al comienzo del nuevo milenio fue el boom de bienes raíces en el Condado Miami-Dade. La comunidad, frecuentemente denominada y bromeando sólo a medias como ''la capital de América Latina'' experimentó su mayor auge de construcción en tiempos recientes. Muchas de las compañía multinacionales con sus bases latinoamericanas en Miami-Dade, incluyendo Hewlett-Packard, Sony, FedEx, Visa y Microsoft, se habían trasladado aquí en años recientes, provenientes de países latinoamericanos.

Solamente en el 2005 había unos 60,000 apartamentos en construcción en Miami-Dade, comparado con 7,000 en los 10 años anteriores. ¿Y quién los estaba comprando? Se admite que en muchos casos eran especuladores aprovechando los bajos intereses, y un creciente número de europeos ansiosos de invertir el euro fuerte en el soleado sur de la Florida. Pero un gran número de compradores eran latinoamericanos que habían sido o podían convertirse en víctimas de delitos en sus países.

Un gran número de empresarios se mudó a Miami-Dade para protegerse con sus familias de secuestros, robos violentos y asesinatos. En lugares elegantes como Key Biscayne, aumentó el número de residentes colombianos. En la exclusiva Fisher Island se empezaron a ver más y más mexicanos, y en Bal Harbour más y más argentinos.

Aunque la opinión predominante en los medios de noticias era que Miami-Dade era una comunidad de exiliados económicos y políticos, una parte significativa de ellos se había trasladado aquí por temor a su seguridad.

''Me decidí a irme de mi país cuando dos jóvenes de 14 años apuntaron pistolas a mi auto cuando salía de mi trabajo'', dice Daniel Karpman, un médico de Miami que se fue de Argentina en el 2002 y revalidó su diploma aquí. 'Todavía no sé si querían robarme, secuestrarme o matarme. Apreté los frenos, viré 180 grados rápidamente y huí todo lo rápido que podía. Y entonces dije: `Ya está. Me voy' ''.

Adaptado del libro Savingthe Americas: Latin America'sdangerous decline and whatthe US must do, de Andrés Oppenheimer (Random House, 2007), sobre las posibilidades de América Latina de competir con China, India y otras economías de rápido crecimiento.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog