La Juventud Venezolana Simón Bolívar debutó en el Carnegie Hall

Por Venezuela Real - 12 de Noviembre, 2007, 18:25, Categoría: Cultura e Ideas

OLIVIA LIENDO
EL NACIONAL
12 de Noviembre de 2007

Los nuevos reyes del mambo en Nueva York
Al concierto acudieron distinguidas personalidades como Plácido Domingo 

Arthur Rubinstein fue abordado por un extraviado transeúnte en la Séptima Avenida de Nueva York que le preguntó: "Disculpe señor, ¿cómo llego al Carnegie Hall?" "Práctica, práctica, práctica", fue la respuesta que le dio el virtuoso pianista, antes de seguir caminando.

Ayer, por primera vez y por la puerta grande, la Orquesta de la Juventud Venezolana Simón Bolívar llegó al Carnegie Hall.

Los asistentes al auditorio de aires victorianos –donde se han presentado Peter Tchaikovsky, Igor Stravinsky, Maurice Ravel, George Gershwin y los Beatles realizaron su debut neoyorquino–, ovacionaron rabiosamente a los casi 200 músicos venezolanos, al joven director Gustavo Dudamel y a Emmanuel Ax, pianista invitado.

El concierto comenzó con la obertura de Le Carnaval Romain de Héctor Berlioz, una obra de sólo ocho minutos pero extrema contundencia. Siguió el Concierto para Piano N°2 en La menor de Frederic Chopin, una obra que el genio del piano compuso cuando apenas tenía 19 años y cuyo adagio escribió, según dijo a un amigo, cuando comenzaba a descubrir el amor en los ojos de una compañera de conservatorio. En esta obra el maestro Ax mostró una vez más por qué es uno de los pianistas más reconocidos de la actualidad.

El apoyo del público hacia el polaco fue tal, que el maestro debió sentarse nuevamente al piano y regaló una interpretación en solitario de un vals de Chopin.

Después del intermedio, Dudamel guió a la orquesta en la Sinfonía N° 5 de Beethoven una obra que ha estado íntimamente ligada a su crecimiento musical. Fue ésa la primera partitura que vio cuando niño y la primera obra que grabó con el prestigioso sello Deutsche Grammophon, por la que obtuvo el premio Exo Award en Alemania en la categoría de Mejor Nuevo Artista del Año 2007. "La Quinta trata sobre el destino. Abre con una cólera epidémica, pero si se escucha con cuidado el último movimiento termina con esperanza. Es la auténtica lucha del hombre confrontándose a sí mismo", ha dicho Dudamel.

Cuando la orquesta finalizó la obra, la estática en el salón era palpable, física, y la ovación no se hizo esperar de un público que se puso de pie casi en pleno. En el escenario Dudamel felicitó a todas las secciones de la orquesta y salió varias veces para saludar. Ése fue el momento de máximo entusiasmo de la tarde, cuando los ¡bravos! se oían como cataratas que bajaban de todos los balcones del amplio auditorio.

Como es usual, la luz del salón se apagó y los jóvenes cambiaron sus trajes formales por la chaqueta con el tricolor nacional. Vestidos así, bailando y elevando los instrumentos al aire, interpretaron el "Danzón", el "Mambo" y el "Malambo".

Al Carnegie Hall, durante el ensayo del sábado, se había acercado Alexander Bernstein, hijo de Leonard Bernstein, el creador de las Danzas Sinfónicas de West Side Story del que se desprende el eléctrico "Mambo". En el escenario les hizo entrega a los intérpretes de una fotografía del genio musical donde se capta su brinco eléctrico, mientras dirigía. Al reverso la leyenda de la instantánea dice: "Gustavo Dudamel y la orquesta es un testimonio extraordinario y lleno de esperanza, de que la música puede cambiar la sociedad. El de ustedes es el mejor `Mambo’ jamás tocado y estoy muy emocionado de poder estar aquí. Son una encarnación del espíritu de mi padre y su inmensa alegría dejaría hasta Bernstein sin palabras". En el ensayo también estuvieron los reyes de Suecia escuchando a los muchachos.

Al terminar el concierto distinguidas personalidades se agolparon al camerino de Dudamel. El tenor Plácido Domingo, quien aplaudió de pie durante gran parte del concierto, comentó que el talento del joven es una fuerza sobrenatural. El español dijo que su dirección le recordaba a un concierto de Lorin Maazel, que escuchó cuando el francés tenía 26 años. "Dudamel es sensacional, es superdotado, tiene una fuerza, un entusiasmo, una energía. Estamos ante un fenómeno. La orquesta es fabulosa, es un motivo de orgullo para su país", comentó el cantante lírico, quien dijo que le encantaría ir a cantar nuevamente a Venezuela, donde ya en una oportunidad escuchó una orquesta y coro de más de 1.000 niños, perteneciente al Sistema de Orquestas que lidera José Antonio Abreu desde hace 32 años.

Simon Rattle, quien dirigirá a la orquesta esta noche también en el Carnegie Hall, reiteró su apoyo incondicional, comentando que el concierto evidenció una vez más que Venezuela está a la cabeza de la música sinfónica del mundo.

"No hay nada que esta orquesta no pueda hacer o interpretar, todos son demasiado maravillosos", manifestó.

La diseñadora Carolina Herrera, por su parte, comentó: "Dudamel tiene fuego, estoy muy emocionada, ver a la orquesta es un gran orgullo". Minutos después le comentó al joven maestro que no debería cortarse el cabello, porque sus rulos se ven adorables en escena.

Fraternidad.

Clive Gillinson, director artístico y ejecutivo del Carnegie Hall, invitó a los músicos a una cena dentro del anfiteatro, a la que acudieron los músicos para celebrar el éxito de la jornada. Mientras esto ocurría algunos periodistas de los más de 40 medios de comunicación presentes, recogían testimonios con sus cámaras y sus reporteros.

Terminados los compromisos, los jóvenes corrieron al hotel donde se alojan para dejar sus instrumentos e ir a patinar en las pistas de hielo de la ciudad. La camaradería entre ellos es más que evidente, algo que se traduce en una comunicación en el escenario que sobrepasa lo estrictamente musical.

"Quizás el 70% de los músicos de la orquesta que están aquí en Estados Unidos estaban cuando yo era violinista.

Somos una familia. Yo he tocado con la orquesta desde 1994 y soy su director desde 1999.

Tenemos una conexión maravillosa, especial. Me siento muy cómodo con la orquesta, como si estuviera en mi casa tocando algo de música con mis mejores amigos y mi familia. Ésta es mi orquesta", dice Dudamel.

El maestro Abreu, su mentor, agrega: "Gustavo expresa una síntesis de la orquesta, una llama. Hay una identificación tal entre ellos que son un solo cuerpo. Al final lo que consiguen es de una energía increíble y la gente les da un tratamiento como si fueran estrellas de rock".









TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog