¿Por qué no te callas?

Por Venezuela Real - 13 de Noviembre, 2007, 12:22, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

Asdrúbal Aguiar
El Universal
13 de noviembre de 2007

Su peligro y también su debilidad reside, justamente, en creerse el amo de la pradera...

Quien comete un delito de manera premeditada, en conciencia de que fractura las reglas de la convivencia: estructuradas bajo las formas del Derecho, es un antisocial. Más, si el hecho de violencia y el accionar no convencional -por negado a los entendimientos, al respeto mutuo, a la tolerancia para con propios y ajenos -se hace rutina y no ruptura revolucionaria: que abjura de lo existente pero aspira construir algo distinto, puede decirse de su autor que más que un antisocial es un ser asocial.

Cabría sostener como hipótesis, entonces y a propósito del actual Presidente de Venezuela, que al haber inaugurado su quehacer público -en 1992 - bajo el signo del atropello a las normas y mediante un cruento golpe de Estado, mal puede esperarse de él su concordancia con los más elementales criterios de la convivencia. 

El drama nacional y de circunstancia reside, pues, no tanto en el trámite hoy en curso de una reforma constitucional que pretende cambiar las reglas del pacto social que le da contextura a nuestra República democrática. Se expresa, antes bien, en el carácter y la personalidad del quien conduce nuestro aparato estatal y por su acendrada cultura preconvencional, para decirlo en términos cordiales. No por azar, en 2001, espetaría con grosera rabia y ante todos: "La ley soy yo, el Estado soy yo".

La experiencia recorrida por el país a su lado, apoyándolo o denostándolo, muestra, por consiguiente, que el propósito final de su reforma es ir más allá del pretendido establecimiento de un orden socialista y marxista imaginado para atar a los "otros" y no a si mismo. No olvidemos, además, que los paradigmas de tal socialismo -el ejercicio del poder perpetuo, la geometría del poder totalitario, y el poder popular subyugado- son, desde ya, una realidad en fragua y no un desideratum. 

Me explico.

El Hombre Nuevo: socialista marxista viene siendo formado desde hace 8 años y en las propias aulas militares, con el auxilio de las legiones de milicianos cubanos sitas en nuestro territorio. La geometría del poder, tendente a la destrucción de nuestros Estados y Municipios, es un hecho en avance y salvo los últimos sobrevivientes de la oposición, quienes detentan una que otra gobernación o una que otra intendencia municipal, todos a uno -gobernadores y alcaldes- nada valen y nada cuentan para el Presidente. Como tampoco cuentan la Asamblea, el Supremo Tribunal y el resto de los poderes nacionales, meras cajas de resonancia de su poder personal. Y el manido Poder Popular es, desde ha mucho, lo que sería formalmente luego de la Reforma: público de galería, masa inerme y sin rostro, uniformada con el color de la violencia y presta para repetir las consignas voceadas por este asocial que cada semana hace del país y de lo que otrora fuera Venezuela un teatro de utilería, y nada más.

El Presidente sabe bien que ha sido y es un contraventor contumaz. 

No ha dejado de irrespetar a la Constitución y de violar las leyes formales un solo día, y ha hecho de las leyes y de la Constitución el reflejo mutante de sus estados de ánimo y de su prepotencia. Como asocial se comportó también durante su juramento sobre la "moribunda" y, acto seguido, al excusar públicamente a quienes delinquen arguyendo necesidades económicas. 

De modo que, la reforma constitucional puede sugerir, mejor, una vía de escapatoria psicológica, deliberadamente puesta en marcha por el propio Presidente para "purificar" y darle acotadura constitucional a todo cuando de ilícito ha promovido o realizado durante su mandato y por lo que habrá de rendir cuentas onerosas en el futuro: comenzando con la disposición libre y arbitraria de los dineros de la industria petrolera y de las reservas del Banco Central de Venezuela.

La reforma no será un orden para nuestro asocial gobernante, en suma. De donde no ha de sorprender y dada su condición, a pesar de la vergüenza íntima que nos pueda causar, que insulte y ofenda a diestra y siniestra, tire al piso las formas del trato protocolar, o se comporte con vulgaridad cerril en las reuniones internacionales a las que asiste. 

Su peligro y también su debilidad reside, justamente, en creerse el amo de la pradera o encarnar una "soberanía" -como lo dirían Locke y Kant- equivalente a la libertad salvaje y en estado de naturaleza; tanto que los demás no serían sino presas para su caza. Pero ello es así, por lo igualmente visto, sólo y hasta tanto el asocial del caso se topa en su camino -como le ocurriera recién ante el Rey Juan Carlos-- con quien le sacuda las carnes y agite los nervios bramándole: ¿Por qué no te callas?





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog