2 + 3 magistrados del TSJ

Por Venezuela Real - 16 de Noviembre, 2007, 13:52, Categoría: Política Nacional

OSCAR LUCIEN
El Nacional
16 de noviembre de 2007

Honorables magistrados, el lunes pasado el general en jefe Raúl Isaías Baduel, ex ministro de la Defensa, dirigió un llamado a su compadre y antiguo compañero de armas, el teniente coronel Hugo Chávez, autor de la cruenta intentona golpista del 4 de Febrero de 1992, en el que le solicitaba rectificación en relación con la inconstitucional propuesta de reforma (sic) que busca copiar e imponer en nuestro país el fracasado modelo comunista cubano. Demasiado claro lo expresó Baduel para pretender resumir sus palabras. Cito al general de tres soles: "Como venezolano, hago votos porque prive la sensatez y la cordura, y solicito al Poder Ejecutivo, que inició esta propuesta, y a la Asamblea Nacional que rectifiquen, dando una respuesta más ajustada a los intereses de la nación, restituyéndole el poder al pueblo, que es el que puede convocar a una Asamblea Nacional Constituyente para trasformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva constitución (...). Señor Presidente, por el bien del país, retire esta propuesta y así garantice como primer magistrado de la República y primer servidor del país, la paz y la estabilidad de nuestra patria (...) dejando siempre en los venezolanos una memoria positiva de esta rectificación y que, si ha de hacerse un cambio sustancial de nuestra Constitución, sea como lo prevé el artículo 347 de nuestra Carta Magna".

Razones tendrá, honorables magistrados, el general Baduel para confiar en que su compadre pueda atender ese llamado.

De mi parte, como entre otras linduras aprecié en presencia del propio Presidente el fusilamiento moral (en Cuba la acción es literal) de Baduel en El Poliedro ("Baduel, traidor, te sale paredón"), muy poca confianza tengo en la rectificación del teniente coronel Chávez.

Por el contrario, las acciones violentas que en las últimas semanas se avivan desde el propio Gobierno, la criminalización de la protesta estudiantil, la amenaza de intervención de las universidades autónomas, la discriminación de los estudiantes de las universidades privadas, la activación de todo el aparato propagandista del Gobierno para intimidar y aterrorizar a los venezolanos, la parcialización del organismo electoral, totalmente displicente ante el ventajismo comunicacional del Gobierno, me llevan a pensar lo contrario, y dudo que Chávez retire una propuesta que, como se aprecia en las angustiosas palabras del general, sembrará la discordia entre los venezolanos y abonará el terreno para el enfrentamiento fraticida.

La historia patria es contundente: todos los intentos arbitrarios y caprichosos de imponer una Constitución han culminado en violencia, muerte y desolación. Y, por supuesto, no voy a cometer la necedad de recordar a distinguidos abogados constitucionalistas el pacto social que supone una Constitución. Apelo más bien a la conciencia y al compromiso patriótico de los tres magistrados sobre los que la circunstancia histórica ha colocado en un rol protagónico, insoslayable, que puede ahorrarle al país el llanto, el dolor, los padecimientos, las miserias y penurias que la desmesura y obsesión reeleccionista del teniente coronel van a causarle al país si ustedes, en estricto apego a lo pautado en la Carta Magna vigente, no restituyen la legitimidad al cambio de Constitución que en forma fraudulenta se nos intenta imponer a los venezolanos.

Honorables magistrados, al considerar negada la posibilidad de rectificación del jefe del Estado, y aunque desconozco incluso sus rostros, me encuentro constreñido a encomendarme a la actuación institucional y constitucional de ustedes tres.

¿Por qué me dirijo a tres y no a los siete miembros de la Sala Constitucional? En verdad he asumido como obvio que, lamentablemente, nada podemos esperar de la magistrada Luisa Estella Morales, miembro de la comisión presidencial redactora de la reforma y mucho menos del inefable Carrasquero, catapultado del CNE al TSJ y apenas recordado por aquello de la "tramparencia" electoral. Algún formalismo no esencial encontrarán ellos dos para rechazar las demandas de nulidad a la reforma (sic) propuesta.

Afortunadamente, en el marco de fallos recientes, los magistrados Jesús Eduardo Cabrera y Pedro Rondón Haaz han evidenciado la inviabilidad de esta reforma (sic). Sobre ustedes tres, pues, magistrados Marcos Dugarte, Arcadio de Jesús Delgado y Carmen Zuleta de Merchán están los ojos de la República. Si actúan fieles a su juramento, Dios y la patria los premiarán... y no transferirán a sus familias y herederos la vergüenza de haber sepultado la democracia en Venezuela.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog