Yo tampoco me callo

Por Venezuela Real - 17 de Noviembre, 2007, 12:24, Categoría: Libertad de Expresión

RAMÓN HERNÁNDEZ
El Nacional
17 de noviembre de 2007

C uando escuché la amenaza de la comandante Fosforito, su clara y contumaz disposición de ponerse al frente de una turba de silenciamiento, para que el canal de noticias desafecto a la revolución entrara en razones y "cogiera mínimo" o se resignara a desaparecer, como horas antes había proferido el Coba criollo, constaté la certeza de la primera frase del viejo Marx en el 18 Brumario de Luis Bonaparte: "Hegel dijo que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal se repiten dos veces; pero le faltó agregar: una vez como tragedia y la otra como farsa".

Desconozco qué parte de la historia repetimos los venezolanos como farsa, pero estoy seguro de que no es el glasnost y la perestroika, nada de transparencia ni democratización.

Tampoco la lucha contra el totalitarismo que en 1980 emprendió el movimiento Solidaridad en Polonia. Me niego a aceptar que estas tropelías sean una manera de reincidir en los procesos eleccionarios que de manera pacífica, protagónica y participativa instalaron gobiernos genuinamente fascistas en Alemania y en Italia; claro, con una diferencia, las camisas de ellos eran negras, unas, y pardas, las otras; las de aquí son rojas rojitas: caras, unas, la de la camarilla gobernante; baratas, las demás. Avíspate, Nicolás.

Rezamos para que no se insista en duplicar el tumultuoso momento que vivió el país cuando José Tadeo Monagas se propuso, pacíficamente, imponer la reelección presidencial, aunque sin el cognomento "continua", que trajo un revolcón tan grande que todavía pagamos las consecuencias de la carnicería que fue la Guerra Federal. ¿Tempestad anunciada? Alexis de Tocqueville, un anticolectivista defensor de la democracia, dijo que el momento más peligroso para un mal gobierno es cuando comienza a reformarse a sí mismo. Nikita Kruschov se preguntaba por qué, tras 50 años de socialismo, era imposible encontrar carne y huevos en los mercados; y formuló un deseo: "Ansío ver el día en que un camello pueda ir de Moscú a Vladivostok sin que lo coman por el camino los campesinos hambrientos". Aunque tuvo el mérito de admitir lo que todos sabían de sobra, que el régimen comunista era incapaz de alimentar a su población, no se decidió, como Gorbachov, a reformarlo.

Cuando se desconocía lo que existía bajo la égida comunista, el modelo socialista de producción, represión y muerte, y la propaganda del Comintern presentaba ese remedo de infierno como un paraíso terrenal, era comprensible que muchos ingenuos asumieran ese socialismo como la solución contra "la injusta repartición de la riqueza"; pero que a estas alturas del siglo XXI, la comandante Fosforito y su jefe quieran callarnos y nos amenacen con no dejar "piedra sobre piedra", no es la repetición de la historia como una farsa sino un chiste malo.

Haga su cola y dígale NO.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog