Teolinda Bolívar: Falta voluntad para atender situación de los barrios

Por Venezuela Real - 18 de Noviembre, 2007, 9:51, Categoría: Dimensión Social

Javier Brassesco
El Universal
18 de noviembre de 2007

Entrevista Teolinda Bolívar, urbanista
"Mucha gente que vive en la ciudad formal ve a los barrios como si fueran cuevas de ladrones, y hay que luchar contra ese estigma"
"Los barrios están abandonados a su suerte, sin ningún tipo de ayuda en cuanto a planes de rehabilitación física

Pocos han estudiado, trabajado y escrito tanto sobre los barrios caraqueños como la arquitecta Teolinda Bolívar, quien ha dedicado casi cincuenta años de su vida a pensar en sus realidades, sus problemas y soluciones.

Y está cansada, sí, y a veces está a punto de tirar la toalla. Cansada de una lucha quijotesca contra la desidia, el desinterés y el desdén con que la ciudad formal trata a la ciudad marginal, y cansada también de un gobierno que se llena la boca hablando de deuda social pero que sólo se ocupa de los barrios cuando los ranchos se caen.

Pero entonces se acuerda de quienes habitan en esas comunidades, "gente buena, trabajadora, generosa, capaz de darte la camisa que lleva puesta, y que ha construido la ciudad con sus manos" y se dice a sí misma que no, que no se puede permitir dejar sola a toda esa gente.

-¿Cuándo fue la primera vez que tuvo contacto con un barrio?
-¡Hace tanto! Fue en la parte norte de Catia, hacia El Manicomio, el nombre ya ni lo recuerdo. Fue hacia 1959, yo estaba recién graduada y trabajaba en la Oficina de Remodelación de Barrios, en Ingeniería Municipal. Me tocó ir allí con una socióloga y ella se desmayó. Eran barrios pequeños pero en pésimo estado, nauseabundos.

-¿Y por qué se interesó en este tema?
-Porque veía que a nadie le importaba. Hay una ciudad formal y una marginal, cincuenta por ciento y cincuenta por ciento. Y todos los urbanistas se dedican al estudio de la primera, a nadie parece interesarle la otra. Y después me vinculé sentimentalmente con las comunidades.

-¿Y alguna vez trabajó con algún gobierno en el mejoramiento de barrios?
-Cuando Rafael Caldera comenzaba su gobierno, en 1969, me mandaron a buscar a París y me nombraron jefa de Urbanización y Equipamiento de Barrios, en el Banco Obrero. Ahí me metí de lleno en el tema. Escogimos tres barrios piloto: Las Brisas de El Paraíso, José Félix Ribas y Sierra Maestra.

-¿Cuánto tiempo duró allí?
-Sólo un año. Me sacaron porque no estaban de acuerdo con mi metodología, adujeron que estaba permitiendo que se metieran allí los comunistas, que hacía actividades subversivas. Pero también me gané a los adecos como enemigos, pues no querían que el primer gobierno copeyano les quitara los barrios de las manos. Y es que nunca permití que los copeyanos fueran a los cerros sólo a buscar votos.

-¿Y cómo mantuvo la relación con las comunidades?
-Con Cordiplan creé el Centro de Estudios Urbanos y luego a través de la Facultad de Arquitectura de la UCV, a la que ingreso en 1973 como asesora para programas que tenían que ver con lo que en esa época se conocía como "áreas ecológicamente marginales". Desde entonces siempre he estado muy ligada a éstas.

-¿De qué manera?
-Creamos un grupo de investigación de la Facultad de Arquitectura que se dedica a la vivienda endógena en los barrios, un grupo que al principio era marginal y marginado (para no desentonar) que se llamó La Producción de los Barrios, que hoy es el Centro Ciudades de la Gente y que tiene espacio propio.

-¿A qué se dedican?
-La tragedia es que no tenemos financiamiento y trabajamos con las uñas, dependiendo de donaciones y ayudas. Actualmente llevamos adelante un proyecto de mejoramiento de viviendas en el Juli´an Blanco (Petare norte) para el que nos han ayudado empresas privadas como Polar y Selavip.

-¿Cuál es el estado actual de los barrios caraqueños?
-Están abandonados a su suerte, sin ningún tipo de ayuda en cuanto a planes de rehabilitación física. El último, llamado Transformación Endógena de Barrios, murió en el año 2005. Están en un estado tan deprimente que a veces mis alumnos extranjeros de intercambio, que van a los barrios más que los estudiantes de aquí, se ponen a llorar. Quien sólo los conoce desde su avenida principal no tiene ni idea del inframundo que nos aguarda a medida que empezamos a bajar. A veces a mí también me provoca cerrar los libros y llorar.

-¿Y los consejos comunales no ayudan a mejorarlos?
-Es una forma de organización que recién empieza, pero empieza mal. Están secuestrados por la política, y de ese modo nunca van a trabajar por las comunidades. Además se les exige a los consejos que presenten proyectos, y un proyecto, para que las cosas salgan bien, debe ser hecho por profesionales. Lo que los barrios necesitan es algo más en profundidad que los arreglos de fachada, que pueden hacer por sí mismos los vecinos.

-¿Y qué se podría hacer?
-Además de construir drenajes (algo esencial), se puede redistribuir el espacio y sanear los terrenos. Yo he escrito sobre estos temas hasta la saciedad. Josefina Baldó y Federico Villanueva acaban de ganar un premio muy prestigioso en Italia por un proyecto de rehabilitación física de barrios. No estamos hablando de la cuadratura del círculo, basta con que exista siquiera un poco de voluntad.

-¿Cómo se siente tras tantos años de dedicación a las comunidades?
-A veces frustrada, a veces cansada. Pero incluso en este ocaso de mi vida siempre deseosa de luchar por mi gente.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog