Víctimas de la UCV reconocen a sus agresores

Por Venezuela Real - 18 de Noviembre, 2007, 14:15, Categoría: Política Nacional

YENITER POLEO / LUISANA ORDOSGOITI
El Mundo
19 de noviembre de 2007

Uno de los protagonistas de la conocida foto de los sucesos del 7 de noviembre, cuenta cómo fue herido de bala. Se investiga la participación de tres agentes de la PM y las motos que usaron, cuyas placas fueron cubiertas con bolsas plásticas amarillas

Caracas. Gerardo Olivares no saborea sus cinco minutos de fama y por el contrario les teme. Ya le bajó el nivel de adrenalina que lo llevó a ocupar la primera plana de casi todos los diarios nacionales hace 11 días y que lo mantendrá inmóvil un buen tiempo debido a una herida que sufrió en la pierna. En la escuela de Letras de la UCV, donde estudia, pegaron afiches con su foto que lo ensalzan como héroe surgido de la violencia desatada en el campus el 7 de noviembre. Los prochavistas los arrancaron y encima escribieron "Secuestrador", por eso teme represalias una vez que baje la temperatura de los sucesos y se defiende: "¿Qué clase de secuestrador puedo ser si ni siquiera tenía un arma?" Aquel día le tocaba Teoría de la Literatura a las 4 pm. Había marchado casi toda la mañana y parte de la tarde a favor del No. Llegó a la UCV cerca de las 3:30 pm junto con un amigo que estudia derecho y se sentaron a esperar la hora de clases detrás de la Escuela de Trabajo Social, en el sector conocido como "El bosque".
 
-¿Qué se veía desde ahí?
-A un grupo de gente que gritaba consignas y al que le estaban lanzando piedras y botellas. Nos fuimos corriendo para allá y vimos como a 30 personas a unos 50 metros de Trabajo Social que les lanzaban todo eso. Olivares dice que el grupo al cual se unió empezó a incrementarse con la gente que iba llegando de la marcha, y que aguardaban a que les lanzaran los objetos para recogerlos "y volvérselos a lanzar".
 
-¿Cuánto tiempo duró ese intercambio de piedras y botellas?
-Un rato, hasta que de repente salie- ron dos con pasamontañas. Uno con suéter negro y otro con uno que tenía rayas blancas y azules. Salieron disparando. Nos agachamos y nos escondimos detrás de los árboles, pero no nos fuimos.
 
-¿Ustedes siguieron lanzándoles objetos?
-Sí. Ellos se la calaban un tiempo y después volvían a disparar, enton- ces nos resguardábamos hasta que dejaban de detonar. Desde adentro también nos seguían lanzando piedras y lacrimógenas pimienta. Así estuvimos un rato, hasta que vimos entrar a los encapuchados. Como la gente estaba molesta, empezó a echar pa’lante, y los chavistas que estaban afuera protegiéndose con unas carteleras, entraron a la escuela en ese momento.
 
-¿Cómo llegaron ustedes a la puerta, tal como salen en la foto?
-Cuando los que tenían capucha se metieron. Ahí aprovechamos para trancar la puerta, la empezamos a empujar.

-¿Para qué empujaban esa puerta?
 -Para que no salieran otra vez a dispararnos.
 
-¿Te hirieron allí?
-Sí. Yo vi que la pistola se asomó y me eché para atrás. Empezaron a sonar los tiros y entonces salí corriendo. Di varios pasos hasta que me caí, me falló la pierna, me dieron en la rodilla.
 
-¿Dónde te caíste?
-Recuerdo que caí en grama.
 
-¿Quién es el joven de la franela naranja que sale contigo en la imagen?
-No sé. En la foto salimos él y yo, pero detrás de mí había cinco o seis chamos más.
 
-¿Cuándo comenzó el incendio?
-Creo que después de esos dis- paros, cuando me sacaron de ahí herido, porque la gente reaccionó.
 
-¿Y quién te disparó?
-El que está en la foto y tiene el suéter gris en la cabeza. Antes de eso lo habíamos visto cerca de las mesas de ping pong. Es el gordito que sale en otras fotos con la cara descubierta y el arma en la mano.
 
-¿Y el otro joven que sale en la foto quién es?
-¿El que tiene los churros? Supuestamente, me dicen que estudia Antropología.
 
OJOS POR TODOS LADOS 

Cuando los sesos del presidente Kennedy se desparramaron sobre el descapotable sólo la cámara de Zapruder alcanzó a registrarlo. El pasado 7 de noviembre había cantidades de cámaras que capturaron imágenes incriminatorias y hubo testigos oculares, la mayoría de los cuales no quiere hablar y si lo hacen, piden reservar su nombre. Para esta investigación se entrevistaron 17 personas, se revisaron 30 fotografías y 19 videos, profesionales y amateur. Cada versión cuenta una historia sobre lo que pasó en la escuela de Trabajo Social, entre 2:45 pm y 5:30 pm, en cuatro locaciones específicas. Hay dos secretos a voces: las rencillas políticas entre estudiantes de esa carrera y sus vecinos de Comunicación Social que se recrudecen con cada marcha; y, aunque las autoridades lo niegan, casi todos los consultados subrayan la existencia de grupos armados que "hacen vida" dentro de la universidad.
 

2:45PM  : BAJO EL ARCO 
Varios testigos afirman que en la puerta Tamanaco había un grupo que despojaba de prendas a los que llegaban de la marcha. "Teníamos rato en la escuela (Comunicación Social) y llegaron tres chamas y un chamo. A él le habían quitado el megáfono y la camisa del grupo Gestión (pro opositor), y a una de ellas su cartera", dice la estudiante Elisa Vásquez. Sus compañeros se molestaron y 15 fueron al arco a reclamar. Uno de los que acudió dice: "Las tenían tiradas en el piso como trofeos. Sacaron armas pero no detonaron". A Luis Santiago lo cercaron: "Ví a uno que luego salió en  VTV  identificado como Vicente Moronta. Me dieron un cachetón y, como me resistí, otro me dijo: `Si te mueves, te quiebro’. Como no soy Jackie Chan les dí lo que pedían, me lanzaron el bolso y dijeron: `No te vamos a robar porque por lo menos tienes bolas’ ". Una estudiante de Trabajo Social replica: "Eso que cuentan, que los estaban robando es mentira".
 

GERARDO OLIVARES: 
"Me disparó el de suéter gris" 

3:20PM  : FUERA DE TRABAJO SOCIAL 
Los que estaban en Trabajo Social pegaban afiches del Sí, que "los marchistas arrancaron". "Desde el reloj, unos 30 comenzaron a lanzar piedras. Las esperábamos para agarrarlas y lanzárselas porque no teníamos nada", apunta una estudiante de esa carrera, pero lo mismo dice Gerardo Olivares, herido en los sucesos, aunque desde el extremo opuesto de la trifulca. Una joven añade: "Después salió un tipo gritando que alguien tenía una pistola en la parte de atrás del cafetín y nos metimos en la escuela".
 
Ella señala que afuera no vio armas, pero Héctor Rodríguez, de la Comisión Presidencial Estudiantil, dice que había "bandas armadas de lado y lado". Para Ariadnis Rojas, empleada del cafetín, había gente con pistolas dentro y fuera. Tres personas (dos que lograron sacar fotos) afirman que los tiros sólo procedieron desde el interior, y contaron cuatro encapuchados armados. Otro testigo vio que varios amontonaron basura y palos de madera, mientras algunos extraían gasolina de un Sierra azul estacionado diagonal a la escuela. Ahí empezó el fuego.


4:00PM  : DENTRO DE LA ESCUELA 
"Entramos a la escuela para resguardarnos y quedamos atrapados porque abajo se formó una guerra. Subimos al piso 3, cerca de la oficina de la directora. No había clases, pero había gente de otras carreras. Pusieron ventiladores arriba porque ya se sentían las lacrimógenas".
 
Varios de los que estaban dentro confirman que había más de 100 personas y los videos muestran a casi todos cuerpo a tierra o en cuclillas. La mayoría ratifica que había de 3 a 4 encapuchados dentro, disparando: "Los oficialistas de la escuela estaban participando. Los destrozos y el fuego que hubo dentro fue hecho por ellos mismos, supuestamente, como barricada para que no entraran".
 
Varios vieron al sujeto gordo con la camisa gris en la cabeza disparar, ir hasta las mesas de ping pong y regresar con el arma recargada. Un alumno de esa escuela dice que sólo vio a un encapuchado pero que éste no disparó: "Nos estaba protegiendo. En cambio nos lanzaron molotov, metras, fosforitos. Tenían muchas chinas".
 

5:00PM  : LA VÍA DE ESCAPE 
"¡Mándame 50 motorizados para esta vaina ya!", fue la frase de un estudiante de Trabajo Social, según recuerda un testigo. Unos dan testimonio de que se llamó a los Tupamaro y otros al colectivo Alexis Vive, pero ya las investigaciones determinaron la identidad de tres funcionarios de la Policía Metropolitana, por sus rostros y motos que utilizaron, las cuales tenían las placas cubiertas con bolsas amarillas. Las evidencias arrojan que se usó por lo menos una escopeta calibre 12 de perdigones de plomo, como las que utilizan los agentes.
 
Después de custodiar la salida de las personas, los motorizados siguieron disparando al aire. Un observador cuenta que los cuatro encapuchados salieron caminando hacia la "Tierra de nadie". Se detuvieron ante una camioneta Toyota, donde estaba un hombre que luego salió en  VTV  como delegado sindical. "Pensé que se iban a subir, pero el hombre se fue solo. Los muchachos los reconocieron, les gritaban que sacaran las armas, pero ellos siguieron callados". Los motorizados se reunieron a la salida de Las Tres Gracias "y desde allí se fueron".
 
 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog