Golpe de Estado

Por Venezuela Real - 21 de Noviembre, 2007, 15:58, Categoría: REFORMA CONSTITUCIONAL

Adolfo Taylhardat
El Universal
21 de noviembre de 2007

Corrientemente se habla de golpe de Estado cuando ocurre una insurrección, sublevación o levantamiento contra el poder vigente, sea éste legítimo (gobierno legalmente constituido) o ilegítimo (una dictadura u otro tipo de régimen usurpador de la voluntad democrática).

Sin embargo, un golpe de Estado puede consistir también en un acto del poder vigente para privar a un pueblo de sus derechos soberanos y particularmente de sus derechos y libertades fundamentales.

La Carta Democrática Interamericana es clara cuando establece en su artículo primero que "Los pueblos de América tienen derecho a la democracia y sus gobiernos la obligación de promoverla y defenderla", y señala que los elementos esenciales y los componentes fundamentales de la democracia son, entre otros: el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales; el acceso al poder y su ejercicio con sujeción al estado de derecho; la celebración de elecciones periódicas libres y justas; el régimen plural de partidos y organizaciones políticas; la separación de los poderes públicos; la transparencia de las actividades gubernamentales; la probidad, la responsabilidad de los gobiernos en la gestión pública y el respeto por los derechos sociales y la libertad de expresión y de prensa.

Esto significa que cuando un gobernante arremete contra las instituciones democráticas y deja de cumplir su obligación de promoverlas o defenderlas, está cometiendo un golpe de Estado.

Esto es precisamente lo que está por ocurrir en Venezuela con la pretensión del Presidente de modificar la Carta Magna atentando no solamente contra los elementos esenciales y los componentes fundamentales de la democracia enunciados en la Carta Democrática Interamericana, sino también contra los principios fundamentales de la propia Constitución.

Un antecedente remoto de la modalidad de golpe que se propone dar el presidente Chávez -con curiosas coincidencias, por cierto- lo encontramos en lo ocurrido en Francia a mediados del siglo XXI.

En octubre de 1834 Louis Napoleón intentó, infructuosamente, dar un golpe de Estado contra el poder vigente. Esa intentona fallida le dio notoriedad política y le sirvió para que el 10 de diciembre de 1848 fuera elegido, democráticamente, Presidente de Francia.

El 2 de diciembre de 1851, siendo Presidente, dio un golpe de Estado que le permitió modificar la Constitución francesa para instituir el Imperio, y el 2 de diciembre del año siguiente se proclamó Emperador y permaneció en el poder ininterrumpidamente durante 19 años.

Tal como lo hizo Louis Napoleón hace 156 años, Hugo Chávez prepara un golpe de Estado, que deberá materializarse también un 2 de diciembre. Su propuesta de modificar la Constitución no puede ser calificada de otra manera.

Contempla consagrar su permanencia en el poder de manera indefinida, es decir, instaurar la presidencia vitalicia que no se diferencia en nada a la condición de un emperador como lo que instauró Napoleón III. Además, es pública y notoria su intención de permanecer en el poder hasta el año 2031, o sea casi el doble de lo que duró el segundo imperio francés.

Pero el golpe que se propone dar Chávez va mucho más allá de su perpetuación en el poder. Persigue transformar el país de manera radical, introducir un cambio profundo de la estructura del Estado y alterar los principios fundamentales que rigen la existencia de Venezuela como país democrático.

Valiéndose de la interpretación abusiva y tergiversada de las normas que regulan el procedimiento de modificación de la Constitución, burlando groseramente la buena fe y la ingenuidad de muchos venezolanos que no han leído las propuestas de modificación de la Constitución, o que si las han leído no han podido digerir sus alcances y consecuencias, pretende transformar a Venezuela en un Estado socialista, es decir, implantar en Venezuela un régimen y un sistema neocomunista como el que prevaleció en los países de Europa Oriental hasta el derrumbamiento de la cortina de hierro y que todavía subsiste en Cuba.

El 2 de diciembre próximo se juega el destino de Venezuela y el de todos los venezolanos. Por eso no podemos permanecer indiferentes. Las encuestas de opinión indican que si nos unimos los que no estamos de acuerdo con la propuesta de modificación de la Constitución podremos impedir que el golpe de Estado se materialice. Es una oportunidad que no debemos perder.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog