Locura y poder - Pérdida del juicio

Por Venezuela Real - 24 de Noviembre, 2007, 14:34, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

El Editorial 
El Nacional
24 de noviembre de 2007

El presidente Chávez volvió a perder los estribos y condenó al "infierno" a una agrupación evangélica que se opone a la reforma constitucional, a la cual calificó de "herética". Dando muestras que cada vez más nos hacen dudar a los venezolanos sobre su capacidad de relacionarse con la realidad, y de actuar en consecuencia con cierta lógica racional, el mandatario nacional pontificó en un acto proselitista ante sus seguidores que "el reino de los cielos es el socialismo, la igualdad y la felicidad".

Por si fuera poco, el presidente Chávez agregó de inmediato: "Por allí salió un farsante, un supuesto líder cristiano diciendo que la propuesta de reforma constitucional que he presentado a los venezolanos es una herejía... Pues ¡te condeno a los infiernos, líder farsante! ¡Vete con Satanás porque aquí está la propuesta divina de Cristo, el redentor de los pobres!". Quizás en el sur de Estados Unidos, donde el fanatismo alcanza niveles extraordinarios de insuficiencia racional, o en el círculo cerrado de los amigos de George W. Bush, que constituyen la nueva derecha cristiana, esta expresión hubiera caído como un torrente de lágrimas en un ojo seco. ¿Pero en Venezuela? ¿En este país moderno, condescendiente y extremadamente tolerante? ¿Por qué traer aquí, llenas de telarañas, las intolerancias del siglo XIX? Al Presidente sólo le faltaba pisar esta alfombra del fanatismo para completar un cuadro psíquico bastante preocupante y desequilibrado, como lo es la disociación progresiva de personalidad, es decir, asumirse hoy anacrónicamente como un profeta que enarbola la espada de la venganza sagrada contra los infieles y heréticos. Para él, en su mundo cada vez más cerrado y paranoico, "los verdaderos católicos y evangélicos están con el Sí". No puede entender, ni tiene interés alguno en regresar a la realidad que rechaza, que tanto la Conferencia Episcopal Venezolana como el Foro Evangélico hayan rechazado frontalmente su reforma constitucional, que él considera un púlpito nacional para predicar su "socialismo del siglo XXI".

En sus desvaríos, al Presidente de la república ya no le interesa completar su período constitucional, sino que se considera indispensable para conducir a los venezolanos al cruce del Mar Rojo. Valga decir, si no sigue al frente del país no le cabe duda de que la nación perderá el rumbo y fracasará históricamente. Bueno, si esto no nos dice sobre la condición inestable de nuestro máximo conductor, entonces somos marcianos.

No hay exageración alguna en esto que decimos: ayer nuestro mandatario nos informó, como un profeta que advierte una catástrofe, que "si no se aprueba la reforma constitucional el próximo 2 de diciembre comenzará a pensar en un sustituto para su cargo, luego de que finalice su periodo presidencial en 2013".

El Presidente se pasea por la posibilidad no sólo de una derrota electoral, sino de una incapacidad intrínseca del CNE para garantizarle, con sus mañas y triquiñuelas, un margen suficiente de ventaja.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog