Reformas constitucionales agitan a Latinoamérica

Por Venezuela Real - 30 de Noviembre, 2007, 19:22, Categoría: Prensa Internacional

PABLO BACHELET / DADO GALDIERI
The Miami Herald
30 de noviembre de 2007

EVO MORALES está presionando cambios constitucionales que él dice favorecerían a la mayoría indígena del país.

En una tendencia que muchos ven con preocupación, varios países de América Latina y el Caribe están promoviendo o discutiendo cambios radicales en sus constituciones, y afrontando crecientes tensiones como resultado.

En Venezuela y Bolivia, las tensiones sobre propuestas reformas constitucionales han llevado a masivas protestas contra los poderes insólitamente extensos que las mismas confieren a sus presidentes. Ecuador y Haití también están estudiando cambios radicales y en Trinidad y Tobago se está hablando de cambiar el sistema presidencial.

Incluso democracias estables como Chile y Colombia han hecho recientes cambios que afectan los períodos presidenciales: en Bogotá para permitirles a los presidentes una inmediata reelección y en Santiago para bajar su período de seis a cuatro años.

Algunos de estos cambios son pequeños o permanecen dentro de los límites de la democracia representativa. Pero en Venezuela, Bolivia y Ecuador, muchos consideran los cambios como concebidos para darles a los presidentes un poder excesivo.

''Es una batalla entre la democracia y el autoritarismo'', dijo Valeria Merino, que hasta hace poco encabezaba el Latin American Corp. for Development, una organización ecuatoriana que monitorea la democracia. ``Esto no tiene nada que ver con la derecha y la izquierda, sino con la forma en que se ejerce el poder''.

Dijo estar preocupada, por ejemplo, porque las instituciones ecuatorianas sean demasiado débiles como para impedir que el izquierdista presidente Rafael Correa acapare más poderes gracias a una asamblea constituyente recientemente electa que empezó a trabajar ayer.

Pocas constituciones latinoamericanas han soportado el paso del tiempo. Argentina ha tenido seis grandes reformas entre 1860 y 1994. Ecuador ha tenido 18 desde 1830. La última gran reforma en Venezuela se produjo en 1999, produciendo significativos cambios que favorecieron al presidente Hugo Chávez, que ahora está buscando 69 nuevos grandes cambios que se llevarán a referéndum el domingo.

Muchos países latinoamericanos redactaron nuevas constituciones al emerger de las dictaduras militares de los años 1970 y 1980, incorporando más protecciones a las libertades individuales y económicas. Pero luego siguieron haciendo cambios.

Brasil ya ha modificado su constitución de 1988 en 14 ocasiones, Chile ha cambiado su constitución de 1980 en siete ocasiones y Colombia ha introducido 11 modificaciones a su texto de 1993, según muestra un banco de datos de las constituciones latinoamericanas mantenido por el Centro para Estudios Latino Americanos de la Universidad de Georgetown.

En contraste, la Constitución de EEUU sólo ha sufrido 27 reformas en 220 años. La última ocasión en 1971 fue para bajar la edad de sufragio de 21 a 18 años.

Los analistas dicen que algunos de los recientes intentos para reformas constitucionales en el continente se derivan de una creciente impaciencia con sistemas políticos que muchos en la región perciben como incapaces de promover una vida mejor. ''La gente cree más que nunca en la democracia, pero quiere una democracia que resuelva sus problemas'', dijo el martes José Miguel Insulza, presidente de la Organización de Estados Americanos, durante un debate sobre las constituciones propiciado por la OEA. ``Detrás de la inestabilidad de hoy hay años de negligencia''.

Pero los críticos están preocupados porque algunas de las reformas estén socavando los principios democráticos a nombre de la justicia social.

El presidente Evo Morales de Bolivia está presionando cambios que dice favorecerían a la mayoría indígena del país. Pero Jaime Aparicio, antiguo embajador de Bolivia en Washington, los ha calificado de `un buen ejemplo de cómo no hacer una reforma constitucional''.

Señaló que un borrador preliminar aprobado la semana pasada por la asamblea constitucional de Bolivia, sin la presencia de delegados de la oposición, era ''`un vago proyecto ideológico de reforma estatal que mezcla socialismo, etnicidad y nacionalismo'' y, sobre todo, le permite a Morales reelegirse indefinidamente.

Los partidarios de Morales niegan tener intenciones antidemocráticas, pero la aprobación provocó masivas protestas que dejaron cuatro muertos durante el fin de semana.

Para profundizar su autoproclamada ''revolución socialista'', Hugo Chávez está empujando cambios que, según dice, dan más derechos a las minorías y los trabajadores aunque también le confiere la posibilidad de si una reelección presidencial ilimitada, amplios poderes de ley marcial y le resta protecciones a la propiedad privada.

Gerardo Fernández, que trabaja en la Universidad Central de Venezuela, calificó las reformas de ''ideológicas'' y de ``una violación flagrante y directa de los derechos humanos contenidos en los tratados internacionales''.

Los funcionarios venezolanos responden que Chávez no puede ser considerado antidemocrático puesto que los venezolanos han ido a las urnas 11 veces desde 1999 y el 64 por ciento votó por reelegirlo el año pasado.

En Haití, el presidente René Préval está diciendo que la constitución, adaptada tras el colapso de los 29 años en el poder de la familia Duvalier, se concentra demasiado en las restricciones del poder para evitar el surgimiento de una nueva tiranía, pero que se ha vuelto demasiado difícil de aplicar y debe reformarse.

La reforma constitucional de Trinidad y Tobago sigue siendo un tema candente inclusive después de que el primer ministro Patrick Manning no pudiera conseguir los votos necesarios en las elecciones del 5 de noviembre para aprobar los radicales cambios que hubiera querido.

Manning ha propuesto convertir la presidencia, en gran medida formal, en un organismo ejecutivo parecido al modelo norteamericano. Sus opositores alegan que el cambio carece de las necesarias restricciones y equilibrios y pudiera llevar a una dictadura.

Insulza, por su parte, está preocupado por el impacto de todo esto en los inversionistas extranjeros, que ya desconfían del difícil ambiente político de la región. ''Todos sabemos que nuestras democracias son vistas como democracias, pero como democracias inestables y precarias'', dijo. ``En un mundo globalizado, no sólo necesitamos democracias, sino democracias que garanticen estabilidad''.

Jacqueline Charles, de The Miami Herald contribuyó con este reportaje.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog