La difícil decisión de Chávez para reconocer los resultados

Por Venezuela Real - 4 de Diciembre, 2007, 19:56, Categoría: Electorales

ROBERTO GIUSTI
El Universal
04 de diciembre de 2007

Cuando admite que tuvo un dilema reconoce que no creía en los resultados

Uno de los grandes mitos que le han servido a Chávez para alimentar su leyenda es la de alguien bajo cuya cubierta de hombre de acción subyace el individuo reflexivo, capaz de dar un paso atrás para luego avanzar dos.

Chávez, suele afirmar el lugar común, sabe cuando le aprieta el zapato y antes que inmolarse el 4F o el mismo 11 de abril, supo dar un paso al costado, dejando que pasara la tormenta para luego, con hondura y sapiencia, terminar asumiendo el control. Una manera de explicar lo que, visto desde otro ángulo, podría haberse interpretado, como muestras de debilidad producto del muy humano impulso del temor ante la presión ineludible de una fuerza (armada) superior a la suya.

Durante la noche de este domingo y la primera madrugada del lunes Chávez tomó una decisión, que en cualquier otro jefe de estado no habría sido calificada como gesto de "enorme valor", (Felipe Calderón dixit), sino como algo perfectamente normal en la vida democrática de los países: el reconocimiento de una derrota electoral. La expresión del Felipe Calderón, quizás de manera inconsciente, denota algo de admirado asombro por la decisión de su colega venezolano, vista su imagen (¿injusta?) de golpista y de aprendiz de dictador. "El hombre se ha rebelado como un demócrata", podría ser el metamensaje "y le ha tapado la boca a quienes lo acusan de querer instaurar un estado totalitario".

Pues sí, al final eso fue lo que ocurrió, pero al principio esa no era, según todos los informes, la intención del presidente venezolano. En realidad Chávez no podía creer, lo que estaba pasando. Le parecía imposible que él, el siempre invicto, jefe de decenas de batallas electorales triunfantes y arrolladoras, hubiese sido vencido por un pequeño partido, un grupo de imberbes estudiantes, un general en retiro y una enorme masa de venezolanos entre los cuales había muchos de sus más fervientes adeptos.

Cuando Chávez reconoce, sin rubor, que estuvo aguijoneado por un dilema durante la tarde del domingos, está reconociendo que no creía en los resultados y por eso cuenta cómo, sólo luego de recibir la explicación de que el faltante diez por ciento de actas no cambiaría la situación, fue cuando decidió dar su brazo a torcer, pero sólo luego de un intenso y amargo conciliábulo.

No resultó fácil la decisión y la voluntad democrática del jefe sólo salió a relucir cuando un oficial le instó a reconocer los resultados advirtiéndole que si los técnicos tenían en su poder un pen drive con las cifras virtuales, que le daban la victoria por unos 125 mil votos, "yo tengo las cajas con los verdaderos resultados". Fue entonces cuando el Presidente pasó revista a sus posibilidades, sopesó la influencia del general Baduel sobre las Fuerzas Armadas y su llamado a que "no mancillen su honor", además de escuchar alegatos sobre las consecuencias catastróficas que produciría una adulteración de resultados a su favor.

Concluyó, entonces, (con la pequeña ayuda de mis amigos) que la única salida honorable y sensata era reconocer su derrota, resignarse a perder su proyecto político (por ahora) y apechugar con ese traje de demócrata confeso que tan apretado le queda a su rotunda figura de rollizo cincuentón.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog