Racionamiento contra escasez

Por Venezuela Real - 4 de Diciembre, 2007, 13:56, Categoría: Economía

Gustavo Gil
TalCual
04 de diciembre de 2007

En las economías socialistas como la que ha venido experimentando Venezuela, el choque entre los dueños de los medios de producción y la avidez estatal se evidencia en los estantes vacíos

La escasez es la marca de fábrica del antiguo socialismo impuesto a países como la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), Cuba y Corea del Norte.Y ahora Venezuela parece haber entrado en el túnel del tiempo, de la mano de su presidente, Hugo Chávez Frías.

"Aunque aún no se ha convertido oficialmente en una economía socialista, ha venido transitando ese camino desde hace algún tiempo", dice Roberto Casanova, directivo de la organización civil Liderazgo y Visión.

En el socialismo, la escasez es la regla y no la excepción y los venezolanos no han sentido los rigores severamente, gracias a la abundancia de petrodólares.

–Este sistema pone en marcha toda una estructura de desincentivos y persecución contra la iniciativa privada que abarca desde los grandes capitales hasta los más simples proveedores de bienes y servicios–, agrega.

Casanova y el resto de los analistas de su organización, coinciden en afirmar que los venezolanos están presenciando el choque de dos fuerzas contrapuestas: la primera, el desestímulo a la producción nacional y la segunda, el estímulo al consumo.

"Este último continuará operando sólo si continúa el alza de los precios petroleros. En la medida en que caigan los ingresos petroleros o que el gasto público crezca de manera exacerbada, se irán acentuando los problemas de escasez.

¿Cómo solucionan estos problemas en las economías socialistas?, a través del racionamiento", opina el analista.

CÓMO OPERAN LAS FUERZAS

Lo que el país ha venido experimentando es la contracción de la oferta, sujeta al control de precios.

A este panorama se unen las expropiaciones ejecutadas y por ejecutar, las amenazas a la propiedad privada y la fijación artificial del tipo de cambio.

"Todos queremos progresar material y espiritualmente, pero en la medida que nos conseguimos con estos conflictos, surgen los problemas y las protestas de diversa naturaleza. Al final la escasez termina convirtiéndose en un problema estructural que el Estado intenta controlar, en medio de una ola inflacionaria", indica Casanova.

A estas alturas del partido, el aparato económico está registrando un incremento de las importaciones y al mismo tiempo una vertiginosa caída de la producción nacional. La velocidad con la cual crecen las compras en el exterior es el doble de la velocidad con la que crece la producción nacional.

–En los últimos años, el gasto público ha crecido de manera significativa financiado por los abundantes recursos petroleros. Eso ha impactado de manera importante en la demanda de bienes y servicios, al mejorar la capacidad de compra de muchos venezolanos. Pero por otro lado, la capacidad de producción privada ha venido decayendo y la válvula de escape de todo esto ha sido acudir a las importaciones. Todo enmarcado en un escenario de control de precios y de cambio. Pero se trat! a de un sistema insostenible cuyo síntoma más evidente es la escasez–, sostiene el experto.

Los estudios adelantados por la organización Liderazgo y Visión concuerdan con los de otras instituciones al señalar que la inflación venezolana tiene un tamaño tres veces mayor que el promedio de América.

"El drama consiste en que aún con el dinero en la mano, la gente no consigue los bienes. El caso de la leche es patético. El gobierno argumenta que ha aumentado la demanda a nivel mundial, lo cual es cierto, pero en otros países de la región el producto no escasea.

En los países donde la iniciativa privada ha crecido, el mayor gasto público se traduce en crecimiento porque es un incentivo para los productores. Se crea así un círculo virtuoso: mayor demanda mayor inversión-más producción más empleo-más ingreso y, de nuevo mayor demanda", afirma Casanova.

DÓLAR PA ’ QUE TE TENGO

En lo que al dólar se refiere, el analista estima que si se mantiene la actual paridad cambiaria por los próximos 5 años, el diferencial de precios internos-externos se abrirá aún mas disminuyendo la competitividad de la producción nacional.

Casanova pone como ejemplo del actual boom d el consumo, lo ocurrido con la venta de las camionetas Hummer. Puesta en Caracas, la "nave" tiene un precio de 98.000 bolívares fuertes (su modelo H3), esto al cambio del mercado permuta equivale a 19.600 dólares. En los Estados Unidos el mismo vehículo es vendido sólo a partir de un precio de 29.999 dólares.

"Comprarla aquí no sería una inmoralidad, en todo caso es una buena oportunidad de inversión", añade Casanova.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog