Lecciones del día 2

Por Venezuela Real - 5 de Diciembre, 2007, 18:12, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

Paulina Gamus
Analítica.com
05 de diciembre de 2007

Escrito y enviado ayer a mediodía, antes de la explosión de locura in extremis del derrotado

Los resultados del referéndum convocado para aprobar o improbar el proyecto de nueva constitución presentado por el presidente Chávez, merecen muchos análisis y reflexiones.  A la euforia de los opositores y a la frustración de los seguidores del proyecto chavista, han seguido una calma y un clima de normalidad que lo primero que enseñan es que a la población de este país le horroriza llevar la política al campo de batalla.  La violencia que encuentra caldo de cultivo en las zonas de mayor marginalidad y que cobra decenas de vida cada día, es la que ha impuesto la delincuencia común exacerbada por el consumo de alcohol y de drogas y sin freno alguno por parte de los cuerpos policiales. 

Para nuestra desgracia, muchos de sus integrantes forman parte de ese sub mundo criminal.  Pero la gran mayoría de los venezolanos, independientemente de las posiciones políticas que éstos hayan asumido en el pasado y que asumen ahora, prefiere no llevar sus diferencias más allá del intercambio verbal y de algunos pescozones, eso que Gonzalo Barrios llamaba las "trompadas estatutarias".  La violencia queda reducida a una minoría de la cual forman parte personeros del régimen que -como cosa curiosa- son civiles.  Cabe destacar en esta categoría a una diputada quien no conoce otra manera de hacer política que no sea el insulto, el abuso y la fuerza bruta.  Quizá por rechazo a esos métodos, en su estado natal -Táchira- que ella representa en la Asamblea Nacional, la opción del NO obtuvo un triunfo rotundo.  Aquí no habrá guerra civil a pesar de todos los vaticinios tanto de serios analistas como de astrólogos, videntes y otros especímenes.  El empeño por infundir terror en los opositores mediante bandas de motorizados y demás antisociales que portan armas de fuego y están al servicio de algunos alcaldes conocidos por ignorar el respeto a la vida humana; es inútil.  Cuando estos maleantes deben enfrentarse a multitudes no dispuestas a dejarse amedrentar, desisten y huyen.  La primera lección es entonces la pérdida del miedo a las fuerzas paramilitares del régimen. 

Ni reservistas ni milicianos ni Círculos Bolivarianos ni Tupamaros pudieron mover un dedo para impedir que la voluntad popular se expresara libremente y para que se la respetara.  La segunda lección deriva de esa primera y es el derrumbe de un mito construido y solidificado a lo largo de nueve años: la invencibilidad de Chávez. Todo lo que se dijo sobre su carisma, endiosamiento, populismo, compra de voluntades con recursos inmensos para regalar, etcétera, etcétera, sumado a los fraudes de los que se suponía fuimos víctimas recurrentes; se derrumbó por el peso de una oposición que se organizó para cuidar los votos en las mesas de todos los centros de votación, que tuvo el cuidado de tener todas las actas en sus manos, que permaneció despierta y vigilante hasta la madrugada del día siguiente a la elección y que se mostró decidida a no dejarse atropellar.  No eran aún las ocho de la noche cuando la palabra firme y seria de Gerardo Blyde, dirigente de Un Nuevo Tiempo, la sonrisa fresca y triunfal de Jon Goycochea, líder del movimiento universitario y la alocución escueta, clara y firme del general Raúl Isaías Baduel, ex ministro de la Defensa; fueron suficientes para saber que algo trascendental había cambiado para la oposición y en general para el país. 

El carómetro funcionó como nunca: en la rueda de prensa que ofrecieron el vicepresidente Jorge Rodríguez y el ministro Jesse Chacón, acompañados de otros dos miembros del comando electoral chavista; la sonrisa forzada del primero y la expresión fúnebre del segundo fueron más elocuentes que todas las palabras.  Cuando ya en la madrugada del día siguiente, la presidenta del Consejo Nacional Electoral dio los resultados que marcaban la derrota del empeño presidencial por liquidar la esencia democrática de la sociedad venezolana, supimos que Chávez era derrotable electoralmente y que ése debía ser el camino ahora y siempre, sin atajos de golpes militares, caracazos o cualquier otra fórmula contraria a la democracia.  Después vino el discurso de Chávez que, como suele suceder, empezó dando muestras de algún sentido de grandeza para terminar en la misma miasma (estado dinámico en que se encuentra la fuerza vital de cada individuo y que lo predispone para enfermar de ciertas patologías) La lección que sacamos es que esa cabra siempre tirará al monte y que no aceptará como corresponde, la derrota sufrida.  Él si buscará atajos para imponernos muchos de los cambios que la mayoría de los electores venezolanos rechazó el 2 de diciembre de 2007.  ¿Desistirá de sus propósitos de cercenar el derecho a la propiedad privada, de cubanizar la educación de nuestros niños, de restarle poder a la fuerza armada regular para instaurar una milicia paralela, de intervenir las universidades públicas y eliminar su autonomía, de clausurar los pocos medios de comunicación audiovisual que no están bajo la bota chavista, de transformar a Venezuela en una república confederada con la Cuba fidelista, etcétera, etcétera?  La lección que nos ofrece el triunfo electoral del domingo 2 de diciembre es que si bien Chávez dista mucho de ser un demócrata y continúa teniendo el absoluto control sobre todas las instituciones del Estado, no existe fuerza que pueda derrotar a una sociedad movilizada en defensa de sus derechos.  La batalla, para usar las palabras del presidente guerrerista, pero en nuestro caso por la democracia, apenas comienza. 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog