La segunda oportunidad

Por Venezuela Real - 6 de Diciembre, 2007, 17:34, Categoría: REFORMA CONSTITUCIONAL

JOAQUÍN MARTA SOSA
El Nacional
06 de diciembre de 2007

La peor de las derrotas no es aquella donde te descalabra el enemigo sino donde resultas vencido como consecuencia del abandono y la abrupta deserción de tus propias tropas. Y fue eso, exactamente, lo ocurrido con el referéndum sobre la propuesta constitucional. La abstención de más de 3 millones de electores que formaron en los batallones chavistas dice a las claras que la guerra a la que eran conducidos ni la quieren ni es la suya.

Pero, no obstante, al que seguían no le dan del todo la espalda, simplemente lo dejan sin tropa pero sin pasarse del todo a las del adversario, al menos no todavía, del mismo modo en que no regresarán a sus anteriores escuadrones si no es para librar una batalla radicalmente diferente. En espera de lo que decida el comandante, han resuelto no dirigir hacia él su poder de combate, al menos no todavía.

Así, al Presidente se le brinda una segunda oportunidad, la de gobernar para la gente, la que padece la asfixia de la inseguridad, de la escasez, de las desatenciones si no es incondicional, y para que deje a un lado aquello que nadie le está pidiendo, más allá de los obcecados de siempre, eso de poner patas arriba al país que, de ese modo, terminará cayéndole a todos encima, salvo a los oportunistas y enriquecidos de siempre, que al primer olor de catástrofe pondrán tierra de por medio. Por lo demás, se trata de una oportunidad a plazo fijo, hasta el 2012, porque ahora no hay más allá, pase lo que pase al Presidente lo van a sustituir.

Y es tan clara esta decisión que ni siquiera ofertas utilitarias como las de trabajar menos, votar con menor edad y ampliar la seguridad social lograron cambiar la onda de los vientos.

La gente no es tonta, tontos son quienes creen que lo es. En su imaginario fue asemejando el referéndum a esa última cena, opulenta y variada, que se le ofrece a los condenados. Pero en vez de comerla escapó de la prisión antes de que se cerraran sus puertas de hierro.

Así, pues, pocas cosas son hoy iguales en este país. El Presidente tuvo una primera y larga oportunidad. Se le regalaron todos los poderes y se echaron abajo todos los obstáculos.

Pero no se dedicó a mejorar las condiciones de la vida cotidiana, las que de verdad le pesan a la gente, sino a rehacer el país desde la vacua vanidad de un escritorio, y si bien la gente no le preguntó por qué no te callas, sí le acaba de decir: ¡Hasta aquí! La primera oportunidad se le agotó. Ahora le abren la segunda, e incluso la oposición democrática, reformadora, está dispuesta a que la use, pero seguramente que a nada más. Y ya se sabe, el cartero sólo toca dos veces y la tercera oportunidad no existe, es la vencida.

Este derrotado, si quiere sacudirse de dicha condición, tiene que superar dos males.

Uno es el de seguir subestimando a la gente y suponer que no entendió lo que hacía. El otro es insistir en chirriar con la misma partitura e igual orquesta.

Pero me temo que el Presidente, a pesar de sus apariencias, es un pesimista, entre otras razones porque está persuadido de que nadie sino él hace bien lo necesario. Y los pesimistas, ya lo dijo Oscar Wilde, son aquellos que entre dos males siempre eligen los dos.

En cuanto a lo de volver al "por ahora", es bien sabido que segundas partes nunca fueron buenas, así como que nadie con buen juicio deja escapar la segunda oportunidad. Yo deseo, aunque mi copa esté llena de escepticismo, que sea nuestro caso.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog