Problemas de lectura

Por Venezuela Real - 6 de Diciembre, 2007, 18:26, Categoría: Política Nacional

Diego Bautista Urbaneja
El Universal
06 de diciembre de 2007

El hombre sigue pa'lante, incapaz de asimilar lo que el país le quiso decir

Lo ocurrido este domingo nos deja en la mano una gran pregunta: ¿ sabrán, unos y otros, leer bien el significado de esos resultados? Me parece que van mejor encaminados hacia esa correcta comprensión los que ganaron el referéndum que los que lo perdieron. El tema dominante de los primeros durante las pocas horas transcurridas desde el domingo ha sido el del reencuentro y la reconciliación. Ese es, en efecto, un gran objetivo nacional. Su logro pasa por una redefinición y un repensamiento de lo que se ha conocido como la oposición, a la luz de la ampliación cualitativa del espectro de la sociedad venezolana que rechaza la imposición de un proyecto de poder personal absoluto revestido de una propuesta ideológica de control total sobre la sociedad. Pienso, por ejemplo, que la presencia de figuras como Baduel o de agrupaciones como Podemos en ese nuevo espectro, debe ser ocasión para que el campo que enfrenta a Chávez enriquezca su visión de estos años pasados y de sus acontecimientos más relevantes -el 11 de abril, por ejemplo- con la que aportarán esos nuevos protagonistas y que probablemente nos ayuden a muchos a ver las cosas de un modo más amplio y más complejo.

Por la borda

Por el lado oficialista, los indicios de cómo se está llevando a cabo este lectura preliminar no son nada buenos y ello amenaza a echar por la borda el hecho en sí mismo interesante del reconocimiento de los resultados por parte de Chávez. Destaco tres elementos de lo que se ha oído en los canales oficiales en estos días. Primero, el "por ahora" pronunciado por el mismo Hugo Chávez en las palabras con las cuales reconoció los resultados. Según ellas, no se trata de que la mayoría le dijo simplemente NO a una manera de entender el país y el ejercicio del poder y dijo SÍ a una aspiración de diálogo y amplitud reales. No. Se trata -y este es el segundo elemento, aportado de nuevo por el propio Hugo Chávez- de que el pueblo todavía no está maduro para asimilar una propuesta socialista. Por sí mismo, este juicio es extremadamente inquietante: si la clave de los resultados es que el pueblo no está maduro, la consecuencia es que hay que redoblar los esfuerzos para "madurarlo". Así pues, el hombre sigue pa'lante, incapaz de asimilar lo que el país le quiso decir, víctima de una patología psíquica que llaman "titanismo", la incapacidad de asimilar reflexivamente lo que la realidad nos está indicando. La satanización

El tercer elemento que quiero destacar es la continuación de la satanización de quienes no estén de acuerdo con Chávez. Se ha visto en programas oficialistas cómo se le adscriben a la oposición planes ocultos que se frustraron porque ocurrió algo que no estaba en los planes: el triunfo del NO. Así que en vez de valorar positivamente la conducta democrática de quienes lograron la mayoría, se nos deja con dos alternativas, o chavistas inmaduros, o fascistas solapados que se encontraron con una victoria que no esperaban. A pesar de que estas son evaluaciones preliminares, la rigidez ideológica y psíquica del oficialismo se ve grave y no luce nada fácil que lean adecuadamente el mensaje que el domingo el país le quiso enviar.

¿Demócrata?

Una última reflexión, sobre el talante democrático de Hugo Chávez. Un periodista de la BBC me preguntaba el lunes en la madrugada si el reconocimiento de los resultados adversos por parte de Chávez no demostraba que él era un demócrata. Creo que la respuesta es un rotundo no, pero no me voy a meter en esas intimidades de una mente y a opinar por qué exactamente Chávez hizo lo que hizo. Lo importante es que lo que en verdad demuestra la conducta de Chávez, es que está gobernando una sociedad democrática, que no le hubiera permitido ninguna otra conducta, como no fuera pagando un costo altísimo. Es ella en su conjunto la que hace que Chávez haya actuado como actuó, "por ahora". Ella, a través del conjunto de instituciones que le quedan. Una FAN, por ejemplo, que le haya dicho a Chávez que había que reconocer la voluntad popular, pues no hacerlo echaría por tierra todo lo que define a este país como un país democrático, del cual ella forma parte.

Siempre he pensado que Chávez tiene una enfermedad terrible: está enfermo de poder. Lo que más quisiera uno, pensando sobre todo en el país, resultara un revulsivo que lo liberara de ese maleficio, y no la negativa de la droga, el poder, sin la cual no puede vivir, y que ello provoque las reacciones que la falta de la sustancia produce en los adictos.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog