El que No entendió Pedro García Otero

Por Venezuela Real - 8 de Diciembre, 2007, 17:56, Categoría: REFORMA CONSTITUCIONAL

Pedro García Otero
El Nacional
08 de diciembre de 2007

En ningún país se impuso el comunismo con los mecanismos de la democracia

Así como no escuchó al Rey cuando lo mandó a callar, sino hasta horas después, cuando dijo que "si lo hubiera escuchado, le hubiera tumbado la corona", parece que Hugo Chávez no oyó, el pasado domingo, lo que le dijo la mayoría del pueblo venezolano, incluyendo, por supuesto, a los que votaron por él.

En un primer momento, al igual que en Santiago de Chile, se puso pálido, pero conciliador. Con el correr de los días, y en la postura del guapo de cantina, el Presidente recurre a la coprolalia, y en apenas 72 horas enturbió el fresco aire que comenzó a recorrer el país desde el 2 de diciembre, y embarró -en sentido literal- el ligero barniz de demócrata que se ganó al aceptar los resultados de su referendo.

Hugo Chávez lee que la oposición no ganó votos, pero no se pregunta qué pasó con los que él perdió en un año, casi 300 mil por mes. Como casi todos los políticos, se cree a salvo de los errores, atribuye su fracaso al fácil expediente de la oligarquía, y reconoce que acarició la idea de tumbar otra corona, esta vez, la del soberano. Se despide a mediodía con un "buenas noches" y afirma que "viene otra ofensiva por la reforma", "a través del pueblo", ignorando el artículo 345 de la Constitución, confiando en una interpretación conveniente de los magistrados del TSJ y olvidando que ese pueblo habló muy claramente el 2D, más allá de que el resultado haya sido apretado -o no.

Lo que Chávez desea para el país es precisamente lo que rechazaron tanto los que votaron No como los que se abstuvieron de votar Sí, aun tomando como buena la tesis de que a Chávez no le quitó un solo adepto el cierre de RCTV, o el hecho de que la leche, la carne, el azúcar y hasta el papel de baño falten en un país que disfruta los precios petroleros más altos de su historia. Que el pueblo, incluido el que él asume como suyo, no acepta el socialismo, la reelección indefinida, la posibilidad de jugar Lego con estados y municipios y de disponer de más poder que ningún gobernante en nuestra Historia. Volver a proponerlo es una ofensa para los que votaron No, Sí y hasta para los que se abstuvieron; y sólo le garantiza una revolcada peor, porque en ningún país, jamás, el comunismo se ha impuesto por la vía democrática.

Lo que lo tiene loco es que tuvo su El Alamein, su desembarco de Normandía, que el sol, aún con cinco años por delante, ya le pega en la espalda. Que unos muchachos y unos partidos con poco liderazgo y menos masa le hayan arrebatado lo que él tenía por seguro. Que la Fuerza Armada no se haya prestado para un fraude. Que después de que lo mandó a callar Juan Carlos, lo hizo su hijo, a horas de su desvarío.

Y hablando de Normandía, sale cómo fantasma, cuando Chávez habla de resurgimientos y de ofensivas, Adolfo Hitler, quien, mientras los aliados atenazaban Berlín, soñaba con divisiones que no existían y con crear ciudades.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog