Venezolanos humillados - Piedras en el aire

Por Venezuela Real - 8 de Diciembre, 2007, 10:50, Categoría: Injerencia de/en Venezuela

El Editorial
El Nacional
08 de diciembre de 2007

Que un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea de Venezuela haya sido recibido con una lluvia de piedras en una lejana localidad de Bolivia nos da una idea no sólo de las dolorosas repercusiones de nuestra insólita intervención en ese país, sino de cómo unos líderes ambiciosos y egocéntricos creen que, con simples consignas revolucionarias y dinero regalado, pueden dominar a otros pueblos. Se equivocan, ya que esos pueblos, por encima de sus condiciones miserables de vida, nunca se rinden ante el dinero extranjero, ni venden su soberanía.

Lo que ocurre en Bolivia, y es el error mayúsculo de Hugo Chávez, es que no puede comprarse a un pueblo con dádivas y dinerito suelto, como lo hicieron los conquistadores españoles.

Véase por ejemplo lo ocurrido con el Che Guevara en suelo boliviano y de cómo unos soldaditos, del pueblo, duros y conscientes de su deber, derrotaron al guerrillero más famoso del mundo y a sus ayudantes cubanos. Les dieron una felpa, con decenas de bajas. ¿Por qué? Porque son soldados que creen en un principio que olvidó el Che: su nacionalismo a toda prueba.

Veamos qué pasa ahora: Evo Morales se rinde de rodillas ante lo que la historia debe haberle enseñado: a no bajar la cabeza ante ningún mandatario extranjero, y mucho menos ante aquellos que los insultan mandando soldados en supuestas labores civiles. No son civiles sino presencia militar extranjera en Bolivia. Lo que derrota al Che Guevara en su aventura boliviana es su desconocimiento de la realidad militar de ese país. Les consideró una plaza fácil de tomar por asalto, y olvidó que era pueblo curtido en guerras, duras e interminables, y que aquellos jóvenes soldados eran hijos directos de veteranos del combate y la muerte.

Si alguien le hablara al sordo del presidente Chávez, y éste por milagro lo escuchara, seguramente le diría que Bolivia puede ser un gran pantano, que sus esfuerzos intervensionistas terminarían como un largo calvario al igual que los presidentes estadounidenses en Vietnam. La gente lo juzgará por su derrota en Bolivia, y por su desenfreno intervensionista en Suramérica. Y lo peor: los venezolanos sufriremos los gritos y las maldiciones en cada aeropuerto donde lleguemos, seamos militares o civiles, porque el odio a la intervención extranjera no tiene límites ni fronteras.

Ayer, en Río Branco, Brasil, un grupo de militares llegó en aterrizaje de emergencia. No podía ser de otra manera porque habían sido corridos a piedras desde el aeropuerto boliviano, desde donde salieron huyendo precipitadamente como ladrones en fuga. Son venezolanos honestos pero el presidente Chávez, en sus dislates de líder internacional, los envía como carne de cañón a Bolivia, a que los maten como hicieron con los guerrilleros del Che Guevara en el año 1967. ¿Quién decidió eso? Nadie lo sabe pero 34 militares venezolanos, incluso uno que portaba un maletín lleno dólares, tuvieron que someterse a una serie de interrogatorios de la Policía Federal brasileña. Sigue la locura, por desgracia.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog