Download the original attachment

Por Venezuela Real - 9 de Diciembre, 2007, 10:53, Categoría: Gente de Chávez

JAVIER PEREIRA
El Nacional
09 de diciembre de 2007

El referéndum del domingo pasado cambió el mapa político.
El Presidente ya no es invencible: perdió la conexión con casi la mitad de su electorado y sobrestimó su liderazgo.
La reforma vulneró la simpatía del oficialismo en las zonas populares de las grandes ciudades. ¿Será una ruptura definitiva?

Pocos se lo esperaban. A la 1:25 de la madrugada del lunes 3 de diciembre, el Salón Ayacucho de Miraflores estaba lleno de funcionarios tristes, cabizbajos, que tenían 3 horas escuchando el insistente rumor: se había perdido el referéndum.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, leyó el primer boletín y confirmó la noticia que cayó como una bomba en el palacio presidencial: el No obtuvo 4.504.354 votos, frente a 4.379.392 sufragios para el Sí.

Segundos después, Hugo Chávez entró a la sala, se sentó en su escritorio y esperó a que se prendieran las cámaras de televisión. El ministro de Comunicación e Información, Willian Lara, anunció la alocución presidencial; el jefe de Estado lanzó su segundo "por ahora" y aceptó su derrota. "A nuestro pueblo, al pueblo bolivariano, a los que no fueron a votar: alguien decía que la abstención nos favorecía a nosotros y que nosotros jugábamos a la abstención. No. Fue todo lo contrario. La abstención nos derrotó. Una lección que nos han dado".

¿Qué pasó el 2 de diciembre? ¿Cómo es que pierde mayoría un hombre invicto en 9 elecciones y que hace sólo 11 meses había convocado a 7,3 millones de personas para certificar su reelección? ¿Dónde están todos esos votos? Para Luis Vicente León, director de la encuestadora Datanálisis, el asunto se resume en una simple historia de amor adolescente: una pareja de novios que andan juntos desde hace años, felices, pero de pronto el muchacho se acerca a su amada y le susurra una oferta indecorosa: quiere llevarla a la cama. Ella se altera, se niega porque la propuesta atenta contra sus valores, le reclama y se va para su casa. Los novios no han terminado, pero la relación está en crisis.

"Son casi tres millones de venezolanos que dejaron de votar por el Presidente, pero que no han dejado de ser chavistas", explica León. "Ellos evaluaron la reforma, no les gustó la propuesta socialista y se quedaron en sus casas. La muchacha no va a romper con su novio hasta que se consiga a otro mejor. Mientras tanto, duda. No hay ruptura todavía con el Presidente".

Según las proyecciones de Datanálisis posteriores al referéndum, sólo 5% de los chavistas descontentos se movilizaron a votar No el domingo pasado: menos de 200.000 personas. El 95% restante prefirió abstenerse antes de votar contra quien consideran todavía su líder.

León cree que el resultado del referéndum comenzó a escribirse el 29 de diciembre de 2006 en el patio de la Academia Militar de Venezuela, cuando Chávez anunció la decisión de no renovar la concesión para Radio Caracas Televisión. "En ese momento, sus decisiones comenzaron a obedecer a una estrategia de mayor control político y no a la satisfacción de las expectativas del pueglo. Cuando saca del aire a RCTV más de 70% de la población estaba en contra; pero eso a Chávez no le importó. Esa medida afectó terriblemente la sensibilidad del chavismo básico, esa gente que no se pone boinas rojas, pero que en 2006 votó por él y decidió las elecciones. Desde ese momento, esa gente no está dispuesta a firmarle a Chávez cheques en blanco. La luna de miel, finalmente, se acabó".

Hablan los números.

Al ver la maqueta del país, la clave de la estrecha victoria lograda por el No el domingo pasado fue la derrota que sufrió el chavismo en las cinco plazas electorales más importantes del país: Distrito Capital, Zulia, Miranda, Carabobo y Lara.

Pero el análisis particular de algunos centros de votación en distintas zonas del territorio nacional permite generar un patrón más específico de comportamiento de los electores, al comparar los resultados de las últimas elecciones presidenciales con el referéndum del domingo.

Por ejemplo, en las zonas donde la oposición es mayoría consolidada se replicó casi la misma votación del año pasado. El colegio San Luis de El Cafetal (la zona más antichavista del país, según los resultados de las últimas cuatro elecciones) registró una leve disminución del número en los sufragios de ambas opciones y un pequeño aumento en los electores ausentes. Exactamente lo mismo ocurre en la escuela básica Monseñor Pellín de San Cristóbal (Táchira) y en el Instituto Panamericano de Maracaibo (Zulia). Estos son tres lugares donde la oposición ha triunfado sin problemas en los recientes comicios y esta vez ampliaó ligeramente su ventaja hasta duplicar los votos del chavismo.

Del otro lado, el eje llanero de Apure, Barinas, Guárico y Cojedes sigue siendo el epicentro de la revolución bolivariana. El comportamiento electoral en esa región fue muy similar al del año pasado. En el preescolar número 9 de Elorza (Apure) el chavismo triplicó a la oposición, aunque la asistencia de electores en ambos bloques cayó un poco y creció ligeramente la abstención.

En los bastiones del chavismo, especialmente en zonas rurales, la lealtad al Presidente de la República mantuvo el caudal de votos a favor de la reforma.

¿Dónde estuvo entonces el cambio? La clave está en los sectores populares de las zonas urbanas, esos que antes fueron fieles al chavismo, pero donde el domingo pasado la mayoría de los electores oficialistas se quedó en sus casas.

En estos lugares se registró el quiebre que configuró la derrota del chavismo.

Your browser may not support display of this image.

En el liceo Manuel Palacios Fajardo del 23 de Enero (Distrito Capital), centro donde vota Chávez, el oficialismo perdió un tercio de sus votos, que fueron a parar casi todos a la barra de la abstención. En la Biblioteca Básica Aquiles Nazoa de Caricuao (también del Distrito Capital) el oficialismo cayó tanto que, en ese centro, enclavado en una zona popular del oeste de Caracas, el No pudo remontar y ganar por un leve margen.

En núcleos urbanos del interior el panorama es similar.

En la escuela básica Arnoldo Gabaldón de Maracay, el chavismo perdió un tercio de su apoyo, precisamente el mismo número de votos que el partido Podemos le dio el año pasado el Presidente de la República; la mayoría de esos votos pasaron a la cuenta del No.

Otro caso: en la unidad educativa Gran Mariscal de Ayacucho de Cumaná el oficialismo perdió más de la mitad de su respaldo, la oposición subió y la abstención se disparó.

Este fenómeno también se puede ver en los resultados generales de las zonas urbanas más importantes del país.

La oposición doblegó al chavismo en 22 de las 32 parroquias del Distrito Metropolitano de Caracas, incluyendo bastiones de sectores populares como Petare (61,5% para el No), La Vega (51,1%), Coche (51,6%), Caricuao (54,1%) y El Junquito (51,5%). Además, el No venció con comodidad en ciudades como Valencia, Maracaibo, San Cristóbal, Maracay, Mérida, Barcelona, Puerto La Cruz, Los Teques, Barquisimeto, Coro, San Felipe y Ciudad Bolívar.

John Magdaleno, profesor del posgrado de Ciencias Políticas de la Universidad Simón Bolívar, explica que en Venezuela existe una clara relación entre la preferencia electoral y los patrones de urbanización.

"Mientras más contacto se tiene con elementos de la sociedad moderna, como ocurre en las zonas urbanas, en sectores populares y en la clase media, más rechazo genera el proyecto político de Chávez". Aunque en elecciones anteriores se podía percibir este fenómeno, el politólogo argumentó que durante la campaña por la reforma constitucional el chavismo provocó el choque definitivo de expectativas. "El contenido del proyecto vulneraba valores fundamentales de los venezolanos más humildes. Hay un enorme anhelo de superación. En todos los análisis de opinión pública la gente pide oportunidades para realizarse profesionalmente. Eso chocó de frente con los contenidos de la reforma referidos a la propiedad privada, a las libertades económicas".

Los nuevos actores.

Durante las 15 semanas que pasaron entre la presentación del proyecto de reforma ante la Asamblea Nacional y el referéndum, se registraron varios eventos que influyeron directamente en los resultados del domingo pasado.


El primero, y más importante, fue el surgimiento del movimiento estudiantil como actor político. "Nació un nuevo interlocutor, fresco, que compite con Chávez en la dimensión emocional de los sectores populares por una herramienta formidable: el componente aspiracional. Los universitarios representan lo que los padres quieren para sus hijos y lo que los jóvenes quieren para sí mismos, y con eso cruzan todo el espectro social, desde las clases pudientes hasta los sectores populares", explica León.

No es casualidad que en las regiones donde el movimiento estudiantil es fuerte (Mérida, Carabobo, Anzoátegui, Táchira, Zulia y la zona metropolitana de Caracas) el No se haya impuesto con una ventaja amplia.

Los otros dos eventos que influyeron en el resultado fueron la ruptura definitiva de Podemos con el chavismo y, especialmente, el pronunciamiento del general Raúl Isaías Baduel.

"Tuvieron impacto en los resultados de Aragua y Sucre, sus zonas de influencia, pero su papel fue legitimar la disidencia interna en el chavismo.

Gente muy cercana puede estar en desacuerdo con Chávez y eso contribuye a derrumbar el mito de la infalibilidad del líder", explica Magdaleno.

Sin embargo, el costo de disentir sigue siendo muy elevado en el chavismo. El politólogo considera que ese fue uno de los factores que jugó contra el Presidente el 2 de diciembre.

"Si Chávez sigue penalizando de forma tan dura la disidencia, el chavismo va a generar cada vez más corrientes secretas que minarán sus bases de apoyo. Ese fue uno de los agentes que influyó para que alcaldes y gobernadores no se movilizaran lo suficiente como para ganar votos a favor de la reforma", sostuvo Magdaleno.

Hay números que dan pistas sobre este fenómeno. Los dos estados donde el chavismo perdió mayor cantidad de votos (aunque sigue siendo mayoría) fueron Sucre y Aragua; precisamente aquellos en los que sus gobernadores se pronunciaron públicamente contra la reforma. En la lista siguen Lara, Delta Amacuro, Bolívar, Anzoátegui y Distrito Capital, todos con mandatarios oficialistas puestos bajo la lupa por la ineficacia de la maquinaria. Los estados donde se mantuvo prácticamente intacto el caudal de votos chavistas fueron Trujillo (con una variación de 4%) y Apure (con menos de 10%).

Lo que viene.

Los primeros pasos de Hugo Chávez luego de la derrota son confusos. Primero aceptó el fracaso con tono conciliador, pero dos días después arremetió ferozmente contra sus adversarios. León cree que esos cambios de conducta no son producto de un desorden emocional. "El Presidente trata de recuperar la versión de líder único, omnipotente. Lo que hemos visto es un simple control de daños" explicó el director de Datanálisis. "Está tratando de revertir la matriz de que le pueden tocar la cara. Por eso, reitera: tengo el poder, la plata, las instituciones y los militares. Pero se equivoca de estrategia. Esta versión del Chávez iracundo profundiza la ruptura con esos electores chavistas que se abstuvieron.


El novio le está diciendo a la muchacha que él va a insistir en su propuesta indecorosa; que no renuncia a su intención de llevarla a la cama. Y esa es la oportunidad perfecta para que el otro pretendiente aproveche. Falta saber que la oposición entienda la oportunidad que tiene enfrente".







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog