Pañuelos, ¡por favor! - Lágrimas negras

Por Venezuela Real - 9 de Diciembre, 2007, 17:26, Categoría: Política Nacional

El Editorial
El Nacional
09 de diciembre de 2007

Mientras el Presidente de la República no reconozca que está en Miraflores porque se atrevió a recorrer los caminos del juego democrático, que fue elegido para honrar ese juego y no para vulnerarlo y desprestigiarlo como si su gobierno fuera resultado de un golpe de Estado, y contra viento y marea trate de desconocer sus orígenes electorales, los venezolanos no recuperaremos la confianza en nuestro destino.

Esta es la responsabilidad de Hugo Chávez. Desde la primera declaración de la madrugada del 3 de diciembre, ambigua y falsamente "humilde", los mensajes han sido confusos e inquietantes.

No parece aceptar que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela es clara y terminante en cuanto se refiere a la "iniciativa" de reformas de la propia Carta Magna. En ella se establece que sólo puede intentarse una sola vez, y no puede volver a ser presentada.

El jefe de Estado aceptó que, "por ahora", su proyecto fue derrotado. De la "humildad" pasó a la soberbia, amenazando con volver a presentar las reformas, pero esta vez, "por vías populares", y por voluntad del pueblo. Valdría la pena que el señor Chávez se controle porque está en la obligación de controlarse, y no de persistir en su intento de violar la Constitución. Nos obligará a estar en guardia. Esta semana, mientras apareció inesperadamente en la conferencia de prensa que daba el ministro de la Defensa, el señor Chávez protagonizó una escena que pasará a la historia como una de las más penosas conductas de un jefe de Estado. Fuera de sí, demostró no estar en consonancia con el juego democrático que lo hizo Presidente. No sólo se colocó fuera de toda discreción, pues se extralimitó de manera grave al incitar a los generales integrantes del Alto Mando a corear su consigna partidista de "Patria, socialismo o muerte". Pero así lo hicieron los generales, a sabiendas de que se ponían fuera de la Constitución.

La disfunción verbal del ministro de la Defensa no permitió entender qué pretendía con sus exclamaciones fragmentarias, porque nunca termina una frase. Su militancia partidista está creando dentro de la FAN una atmósfera indeseable y tajantemente ilegal.

Si el Presidente pierde el equilibrio, por Dios, el Alto Mando debe guardar el respeto a la ley, y comportarse de manera digna.

Si como alegan, no presionaron al Presidente para que reconociera la derrota, deben presionarlo entonces para que no los haga quedar mal ante el país y para que preserven, como es su obligación, la Constitución que, por fortuna, no fue derogada el 2 de diciembre.

En suma, el señor Chávez debe aceptar que es Presidente porque optó por el juego democrático, dejando al margen los caminos del 4 de febrero. De la derrota son culpables sus excesos, sus ambiciones, sus amistades y sus ministros incondicionales, como ese que trató de justificar las desmesuras de palabras vulgares. Son estos melancólicos jaladores los que dañan de manera irreversible a los presidentes. ¡Pañuelos para lágrimas negras!






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog