Elías Pino Iturrieta: "Nos remolca el carro de los estudiantes"

Por Venezuela Real - 10 de Diciembre, 2007, 15:09, Categoría: Política Nacional

ANA MARÍA HERNÁNDEZ G.
El Universal
10 de diciembre de 2007

Entrevista Elías Pino Iturrieta, historiador

Después de los recientes resultados electorales, una salva de dimes y diretes protagoniza el espectro informativo nacional. En ese caldo de cultivo no pod´ia faltar la voz del historiador Elías Pino Iturrieta, articulista de El Universal y director de la Academia Nacional de la Historia, justamente desde la tribuna y perspectiva de quien ha estudiado a fondo el pasado.

-¿Un proceso refrendario como el vivido ha ocurrido antes en Venezuela?
-Casos como el que tenemos planteado, en torno a una constitución, no son usuales en la historia latinoamericana, de manera que estamos frente a un caso excepcional. Se trata del trance de poner a un pueblo a resolver en un mes el destino de un siglo, del futuro, con situaciones estrambóticas, que desatan procesos históricos que parecían contenidos. El republicanismo y la civilidad en Venezuela se veían disminuidos en la última década. Sin embargo, su volumen y presencia nos indica que se estaba esperando una situación escandalosa para que volviera por sus fueros a las calles del país, y en ese sentido estamos ante un fenómeno insólito: un individuo desde su voluntad quiere imponer su criterio y quiere ofrecer él, desde la cúpula, un modelo de sociedad y esa sociedad que parecía indiferente o resignada al poder del mandón sale desde las aulas universitarias a llamar la atención sobre cómo un proyecto de esa magnitud no puede hacerse sin consulta y sin consenso.

-¿Ese comportamiento demuestra madurez social?
-Como la reacción fue en principio parcial, no se puede sino hablar de una madurez parcial, encarnada en el movimiento estudiantil. Pero en la medida en que el movimiento estudiantil ha multiplicado su influjo en el resto de la sociedad, pareciera que la maduración no se reduce a la lucha estudiantil sino que comienza a observarse en el resto de la sociedad civil. Yo creo que hay dos aspectos o capas del fenómeno: aquella representada por los estudiantes universitarios, cuyos conocimientos y cuya experiencia en el chavismo los conducen a retar no solamente al chavismo, sino al pasado reciente. El otro es como una madurez frenada, empujada, que no existe del todo. Deberíamos apostar a que, tal como van las cosas, 2008 sea un año de mayor maduración de este fenómeno republicano y cívico. Más que una madurez en pleno, de la universidad, se trata de algo esencialmente estudiantil. Los profesores hemos estado retraídos y nos está remolcando el carro de los estudiantes, hay mucha fuerza y mucho espacio para que el año entrante tengamos un movimiento mucho más consistente frente a estos proyectos hegemónicos del presidente Chávez.

-¿Lo que motiva a los estudiantes de hoy en día es lo mismo de generaciones pasadas, por ejemplo, los que enfrentaron a Gómez?
-Los estudiantes no se enfrentaron a Gómez. Los estudiantes miran al interior de la universidad y de allí una realidad que desconocen los obliga a enfrentarse al gomecismo. El proyecto de 1928 no es un proyecto político propiamente dicho en primera instancia. Es un proyecto político posterior, especialmente cuando salen al exilio. El movimiento estudiantil del 58 fue en cierta medida un movimiento tributario de la resistencia de los partidos, también evidentemente frente a un régimen dictatorial. Hoy día, la mengua de los partidos políticos, la desesperanza aclimatada en diez años y el crecimiento de la prepotencia chavista, sin llegar a ser una autocracia redonda, plantean el surgimiento del movimiento estudiantil como un fenómeno excepcional, muy difícil de comparar.

-Pero sí se estableció la comparación...
-Al principio sí lo podíamos comparar porque no se manifestaron abiertamente políticos. Los estudiantes nuestros de hoy en día hablaron de la libertad de expresión, salieron frente al cierre de Radio Caracas y parecían dispuestos a cortarse las alas: "Nuestro vuelo es corto y termina en la esquina de Bárcenas". Pues no, en su segunda aparición indica que su vuelo no es corto y no termina en la esquina de Bárcenas, sino que abarca todo el firmamento nacional y camina por todos los rincones con un cometido indiscutiblemente político, y ya se habla de no imposición, de derechos humanos, de derechos políticos y de ataques del fascismo y de la barbarie. Cuando lanzan un discurso tan redondo en ese sentido y que abarca todos los elementos esenciales de crítica política y que la sociedad resiente hoy en día, se gradúan de políticos y ofrecen un proyecto. La sociedad que no tenía abanderados de ese proyecto los encuentra donde parecía que no iban a estar: en las universidades. Por eso me parece que es algo novedoso, por lo cual tenemos que felicitarnos.

-¿Por qué lo dice?
-Porque algo quedó del período democrático, algo les transmitimos los viejos a los jóvenes y a ese algo se le agrega la contribución de los centros universitarios, el sentimiento que se les transmitió en los hogares, en las tertulias amistosas, en la comunicación con los profesores. El encuentro de todas esas individualidades que no pasan de 20 años de edad, en un solo lugar, que es la universidad, para que brote un suceso que es absolutamente inesperado y excepcional.

-Da la impresión de haberse creado la necesidad de un referendo sin que verdaderamente fuera necesario.
-Claro, el mandón, el político que pretende instaurarse crea necesidades. Generalmente maneja un argumento legal pero no acude al pueblo, porque con las costumbres del siglo XIX y principios del XX, los adelantos del republicanismo no obligaban a la invitación del pueblo, la consulta de la masa. Esa consulta forma parte del discurso del protagonismo del Presidente de la República. De allí la necesidad de llamar al convidado. Antes éramos convidados de piedra y se lanzaba una invitación, pero ante la élite del Congreso, los caudillos, a lo sumo ante el Ejército y ante la Iglesia, que eran las fuerzas determinantes de la vida. Ahora no, la novedad o la trampa del discurso obliga al Presidente a invitar a la fiesta de la democracia y llamar a referendo a un pueblo que no está acostumbrado a tomar esas decisiones.

-¿Se había jugado antes con el afecto de la gente?
-Sí, jugar con ese afecto no ocurre desde los baños de multitud que inauguró Bolívar. Él entra a Bogotá y la gente se muere por tocarlo, nunca había existido una relación entre el salvador y los salvados. El vínculo con la autoridad era muy lejano, el Rey estaba en España y no había la posibilidad de verlo, tocarlo, admirarlo, aplaudirlo. Bolívar se deja mimar y esos baños de multitud son el comienzo de lo que hoy es un populismo arrasante en Venezuela y en América Latina. Todos los teatros que se montan para la entrada de Bolívar, para la apoteosis de Páez, tienen un objetivo que busca el establecimiento de un vínculo entre la masa de entonces y quien se presenta como su salvador. Entonces, la gente se va a matar por Páez o por Monagas pero no por el mensaje de Páez o de Monagas, sino porque lo ven como el padrecito benefactor por quien vale la pena jugarse la vida, sin que medien ideas.

-¿Entonces hace falta ahora el debate de las ideas?
-Claro. Aquello se puede entender en 1830, en 1840, en 1825. El vacío de la monarquía aconseja la creación de un dios encarnado entre nosotros a quien toquemos y mimemos, por la falta de discurso, y fundamentalmente por la fragilidad institucional. Eso pudiera explicar esos tirones de afecto, esa zalamería. Ahora, que eso suceda hoy en día, se puede entender con alarma por el hecho de que a partir de la muerte de Gómez ha habido un experimento de convivencia democrática que parecía haber triunfado sobre estos coqueteos de naturaleza afectiva. Evidentemente no fue así, y bastó el brote de un movimiento capitaneado por Chávez para que aflorara de nuevo.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog