El fin del principio

Por Venezuela Real - 11 de Diciembre, 2007, 19:07, Categoría: Política Nacional

RAMÓN ESCOVAR SALOM
El Nacional
11 de diciembre de 2007

Partidarios del Sí manifestaron en varias oportunidades

La frase es de Churchill, tiene antecedentes napoleónicos y no era extraña a los augures de la República romana. Pero, como se decía más frecuentemente, era "el principio del fin" para señalar la frontera de cualquier proceso de declinación.

Cuando Churchill la utilizó por primera vez fue para señalar que, cuando los aliados comenzaron a cambiar el curso de la guerra, no era todavía el principio del fin sino el fin del principio.

Y en eso estamos los venezolanos del final de 2007. Una confrontación civil que debió ser culminada el 2 de diciembre se prolonga porque el jefe del Estado no entiende que el perdedor es él, que es el despilfarrador de 3 millones de votos por su incapacidad para coordinar el Gobierno y para dar órdenes administrativas que se cumplan, y se pueda vigilar su cumplimiento. El jefe del Estado regaña a los ministros, inculpa al vicepresidente, distribuye cólera inútil en toda la administración. Nada le funciona, el abastecimiento, la inseguridad, la crisis de vivienda, aumentan la pobreza de los pobres. El presidente Chávez es el nuevo padre de la pobreza y por eso se han ido 3 millones de votos despilfarrados en un año como si fueran dólares petroleros. El oeste de Caracas no volverá porque su tendencia histórica es no volver sobre la frustración. A la gente de Vargas o del viaducto nadie la podrá convencer de que el Gobierno los asiste eficazmente. Son víctimas históricas del poder. El Presidente le vuelve a dar vida a su lenguaje violento, amenazante, que no tiene antecedentes en las garras del poder. Juan Vicente Gómez era un hombre tranquilo, que jamás decía una grosería. La violencia, como decía Juan Vicente González, es la energía de los débiles.

El Presidente no le deja reposo a la nación. Pierde un plebiscito y de inmediato quiere buscarle una salida para decir que los perdedores son los triunfadores. A no es A, sino B. Desconoce la historia cuando califica de victoria pírrica la de la oposición, pero pírricas son las victorias que cuestan más al vencedor que al vencido. ¿Cuánto cuesta esta derrota de Chávez a su imagen internacional y a su proyección interna de vencedor compulsivo? Su aliado estratégico más importante, Irán, está entrando en entendimientos con Estados Unidos. No se puede equilibrar la situación en el Medio Oriente sin una diplomacia que esté a la altura. En este compromiso Chávez será un ausente, un no-invitado. Sus aliados en América son Bolivia, cuya estabilidad está sobrecargada de amenazas en gran parte por la equivocada estrategia que se le suministra desde Venezuela. El de Ecuador parece un político lo suficientemente inteligente para salirse de una esrategia carente de inteligencia geopolítica. El de Nicaragua no merece nombrarse entre aliados. La política de Nicaragua parece un capítulo póstumo de la picaresca. Es el hombre que sale con un palillo en la boca para que le crean que ha almorzado.

En cuando a Fidel, el principal protagonista, no puede dar sino malos consejos porque, por razones monetarias, pragmáticas y vanidad biográfica, aspira a un fidelismo en Venezuela, lo cual le mantendría la ilusión posmorten de que dejó un heredero. El llamado socialismo del siglo XXI no es más que fidelismo. Del peor, del de la hora final con un grito extemporáneo, de la primera hora, cuando tuvo su oportunidad, patria, socialismo o muerte que en Venezuela es una consigna antidemocrática, excluyente, ilegal cuando la usan las Fuerzas Armadas o cualquier otra rama del poder público.

Está por verse como será la nueva actitud de Argentina con Chávez en un momento en que el nuevo gobierno entre en mejores relaciones con el FMI, el club de París y otros interlocutores. Del Brasil, ¿cómo puede tener Chávez un liderazgo más fuerte que el de Lula, que es representante de una futura potencia planetaria, con su propia geopolítica y específicos intereses? Por el momento, ellos en la cuenta comercial tienen en su favor con Venezuela 3,5 millardos de dólares. Y Brasil es un pacífico y pacificador. Mercosur es un club económico. Si Chávez prefiere la compañía de los agitadores sin porvenir, que lo aprovechan en diversos lugares del mundo para que quiebre la vajilla y rompa toda la cerámica democrática, se quedará solo, Lula le venderá lo que pueda, pero no entrará en Mercosur. Se quedará con el fidelismo, que no es otra cosa que una referencia anacrónica, infecunda y agonizante.

El frente anti-Chávez, que debe ser un frente democrático y escrupuloso de su legalidad, con la juventud a la cabeza, debe concentrarse en las tareas fundamentales: primero, estar despierta, atenta y presente. Necesitamos una política nueva. Vale la pena estudiar la posibilidad de una asamblea nacional constituyente, porque podría ser un camino claro, que merece reflexión sin precipitación.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog