LA CUNA DEL SINDICARIATO (I) - La muerte llega por encargo

Por Venezuela Real - 11 de Diciembre, 2007, 15:25, Categoría: Seguridad/Inseguridad

Carlos Crespo
TalCual
11 de diciembre de 2007

El asesinato de dirigentes sindicales y otras formas de violencia contra líderes obreros se vienen gestando en el estado Bolívar ante la mirada complaciente de la revolución bolivariana

Puerto Ordaz es una ciudad milimétricamente planificada. En ella no parece haber un solo detalle que haya escapado al ojo avizor del Estado; sus avenidas anchas, su urbanismo "policéntrico" y organizado y la estratégica ubicación de sus empresas dan cuenta de su muy cuidado diseño. Quizás sea precisamente este hecho lo que hace tan contradictorio el que sea el estado Bolívar, donde se gestó un fenómeno tan caótico e incontrolable como la violencia sindical en el sector de la construcción.

Es difícil establecer una fecha concreta, o algún hecho específico como el desencadenante de la violencia en el área de la construcción. Históricamente, este sector ha sido uno de los más "conflictivos" e influenciados por los vaivenes de Gobierno. Todavía se recuerda la penetración que alguna vez tuvieron AD y Copei en la vida de los sindicatos o los famosos cabilleros de Sutic que arremetían contra dirigentes opositores.

Sin embargo, con la llegada de la revolución bolivariana los cabilleros se convirtieron en pistoleros y los conflictos que antes no pasaban de alguna feroz pelea ahora son periódicos tiroteos entre sindicalistas. Hay entre los líderes del gremio, quienes cuentan con grupos de guardaespaldas y hasta de sicarios para enfrentarse a sus rivales.

MUERTOS POR BOJOTE

De acuerdo con un estudio hecho por la organización de derechos humanos Provea esta "transformación" del conflicto ha dejado como resultado 54 muertos entre octubre del año pasado y septiembre de este año, aunque hay periodistas locales que incluso hablan de 100 víctimas mortales sólo en el 2007. La policía regional tan sólo contabiliza 7 asesinatos por este motivo.

Fundamentalmente se mencionan dos causas de este fenómeno que están estrechamente vinculadas; la primera es la referida a la creación de sindicatos paralelos por parte del Gobierno nacional, concebidos para enfrentar a los sindicatos ya existentes y que, por esta razón, no tuvieron ningún reparo en reclutar a personas con extensos prontuarios policiales.

En segundo lugar se encuentra la "oportunidad de mercado" que detectaron estos criminales ya dentro de las organizaciones sindicales a través de actividades ilegales como la venta de puestos de trabajo, el "matraqueo" de trabajadores, la extorsión de empresarios y hasta la venta de drogas. En la entrega de hoy se hablará del primero de estos elementos.

PRONTUARIO SINDICAL

Para el diputado del Consejo Legislativo de Bolívar por el partido Podemos, Carlos Rojas, la puerta al paralelismo sindical se abrió con la aprobación de la Constitución de 1999. El nuevo texto fundamental estableció el concepto de "libertad sindical" (Art.

95), derecho reconocido por varios tratados internacionales, pero que a su juicio fue "malinterpretado" por el Ejecutivo.

La posibilidad de crear estructuras sindicales paralelas y sumisas que brindaba esta nueva garantía era muy tentadora para el Gobierno, que por aquellos años tuvo que presenciar la derrota de su candidato, Aristóbulo Istúriz, en las elecciones de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV): "El Ministerio del Trabajo en eso ha tenido una política excesivamente discrecional y libertina, a todo aquel que presente un sindicato y que parezca ser afecto al Gobierno nacional lo legitiman", asegura Rojas.

Aunque no se puede hablar de un suceso específico como el generador de la violencia en Bolívar, varios personas mencionan el enfrentamiento que se dio en la obra de la represa de Caruachi -en el que resultó muerto el ex secretario de Sutic-Bolívar, Robert González- como uno de los desencadenantes de la violencia en el año 2002.

Concebido únicamente como fuerza de choque, el perfil del dirigente sindical de la construcción en Bolívar dio un cambio dramático. A tal punto, que muchas de estas organizaciones tomaron cárceles, entre ellas El Dorado, como centro de reclutamiento de los delegados sindicales: "En ese movimiento están muchos delincuentes, personas salidas de las prisiones, gente con prontuarios de violadores y que hacen vida con un carné sindical", asegura el legislador.

En los casos manejados tanto por las autoridades policiales como por los líderes sindicales se puede comprobar este hecho. En uno de los más connotados fue el asesinato de los dirigentes Héctor Jaramillo y Alexis García, que culminó con la posterior masacre de otras tres personas durante el velorio.

Uno de los involucrados en el crimen, Jairo José Martínez, estaba vinculado en cuatro homicidios en la zona donde vivía.

Igualmente, el asesino de Robert González, un hombre apodado el "monstruo" Milton, estuvo preso en El Dorado acu sado del asesinato de varios policías. Posteriormente Milton resultó muerto en una operación policial, en circunstancias poco claras.

Es precisamente por esta razón que en Bolívar cualquier persona relacionada con el sector de la construcción nunca está del todo tranquila. Se le ve mirando hacia los lados o midiendo sus palabras.

CAMINO DE GUANAJUATO

Este, sin embargo, no es el caso de Ángel Fajardo, secretario general de Sinatracom-Bolívar. Hombre de pensamiento ecléctico, Fajardo cuelga en la pared que recibe a los visitantes del sindicato un afiche del Che Guevara, otro con una plegaria evangélica, más allá la fotografía de Pedro Infante y al final el infaltable Carlos Gardel.

Fajardo ha sido víctima de múltiples intentos de asesinato. De uno de ellos se salvó "porque me lancé al suelo", pero su amigo, el sindicalista Freddy Pérez, recibió las balas: "Cuando lo llevamos al Seguro Social me siguió un Fiat blanco y me echaron tiros, bueno, afortunadamente me salvé de esa".

El día de la entrevista (lunes 19 de noviembre) este expresivo sindicalista lamentaba la muerte de otro compañero, Jean Carlos Cárdenas, perteneciente al sindicato Sintrabolmap. Fajardo hace uso de su peculiar pensamiento para describir la situación de Bolívar: "Yo digo que Guayana es camino de Guanajuato, en donde se apuesta la vida y la vida no vale nada, como decía Pedro Infante".

En este sentido, Fajardo coincide con Rojas al expresar que la delincuencia ha tomado un papel importante en la industria de la construcción:"Cualquiera organiza un sindicato con malandros salidos de la colonia móvil de El Dorado, de Tocuyito, de San Juan de los Morros y en 4 días tiene un sindicato en donde hay pistoleros que matan a compañeros porque no les dan una obra o no permiten el chantaje".

Antes de la creación de los llamados sindicatos "paralelos", en Bolívar existía un solo sindicato: Sutic, adscrito a la CTV, lo que según analistas permitía que los conflictos se dirimieran con mayor facilidad. Hoy existen hasta 5 sindicatos de la construcción disputándose las obras de la región: Sinatracom, Sutra-Bolívar, la Unión Bolivariana de Trabajadores (UBT), La Muralla Roja (una escisión de Sinatarcom) y Sutic.

Incluso, dirigentes de las corrientes tradicionales de este último sindicato, como Ventura Villarroel, admiten que la estrategia del Gobierno ha tenido cierto éxito: "Cuando yo fui secretario general de este sindicato exactamente hace 5 años, había 12 mil trabajadores afiliados a Sutic-Bolívar, en la actualidad hay 4.200 (...) Sutic-Bolívar en este caso ha perdido bastante fuerza. Sin embargo, todavía es el sindicato que mantiene el liderazgo en el estado". Un detalle curioso de estos "nuevos" sindicatos revolucionarios es que buena parte de sus líderes fueron confesos adecos y copeyanos, incluso hasta los albores del año 2002.

MANO DURA SIN SUERTE

A pesar de la gravedad de la situación y de su larga data, los esfuerzos hechos por el Gobierno nacional para detener la violencia han sido contados e insuficientes.

El primer intento –y el más sincero según algunos– de poner de acuerdo a los distintos movimientos sindicales de la región no vino como una política de Estado. Fue una iniciativa personal del entonces comandante del CORE 8, general Alberto Betancourt Nieves.

Luego de los enfrentamientos en la represa de Caruachi, Betancourt llamó a los distintos sindicatos existentes en la región para que firmaran un acuerdo de cese de la violencia, advirtiéndoles que de no hacerlo las fuerzas policiales y militares se involucrarían en el conflicto. A pesar de que en sus inicios la técnica de "mano dura" de Betancourt tuvo efecto, su total carencia de apoyo por parte del Estado provocó que al poco tiempo volvieran a reaparecer los conflictos.

Después de esta iniciativa fue poco o nada lo que hizo el Gobierno nacional por impedir la proliferación de estos grupos criminales. Para el diputado Carlos Rojas, la inacción del Estado no es casual: "Esto es un negocio que tiene el amparo legal, que se lo está dando el mismo Gobierno, que quiere mantenerlos contentos porque apoyan irrestrictamente al presidente Chávez".

Rojas, sin embargo, advierte que esta problemática ya se le ha escapado de las manos al Ejecutivo: " es como una bomba de tiempo, eso a lo mejor ahorita le sirve al Gobierno pero más adelante le puede ser pernicioso".

MESAS SIN DIÁLOGO

Luego de más de 6 años de conflicto y decenas de víctimas la evidencia obligaba al Ejecutivo a tomar acciones, por lo que se convocó a mesas de diálogo nacionales para resolver la problemática en ocho estados del país a mediados de este año. Pero la mesa más importante, la de Bolívar, ni siquiera se ha podido instalar por las inasistencias del ministro del Trabajo (Mintrass), José Ramón Rivero, y del de Interior y Justicia, Pedro Carreño, quienes parecen constituirse en los nuevos símbolos del desinterés del Gobierno hacia la problemática de los sindicatos de la construcción.

Sin embargo, no todo han sido desaciertos. La labor del actual coordinador de zona del Mintrass, Húber Quintero, es reconocida por varios sindicalistas y periodistas locales críticos del Gobierno. Quintero ha logrado establecer una comunicación fluida con las distintas organizaciones y ha tenido que llevar a cabo tareas que le corresponden a la mesa de diálogo en la mediación con los sindicatos. Reconocida es su intervención en el conflicto del estadio Cachamay, donde se introdujo a hablar con los trabajadores, a pesar de que pocas horas antes un obrero había sido asesinado dentro de la obra mientras pronunciaba un discurso. Pero más allá de las buenas intenciones de Quintero no parece asomarse un plan que aborde las causas de la problemática.

Para Quintero los principales generadores de la violencia sindical son los portones que establecen los sindicatos a la hora de apoderarse de una construcción. La dinámica de estos es bastante sencilla: un representante del sindicato se apersona en una obra y pinta las siglas de su organización en la fachada, esto significa que la obra está "reservada" para este sindicato y por tanto sus cupos de trabajo.

Luego, se establecen largas listas en las que se anotan los trabajadores en busca de un puesto. De acuerdo con Quintero los sindicatos tienen que empezar a acondicionar espacios para atender a los trabajadores: "Lo de los portones da un efecto de rivalidad, el manejo del poder, de las cuotas... es como muy apetitoso para la violencia", argumenta.

Para el funcionario la generación de grupos sindicales paralelos no constituye la raíz del problema: "Cuando surge un nuevo sindicato es posible que la dirigencia no esté a la altura de los compromisos con los trabajadores. Pudieran existir otras razones, pero lo cierto es que los trabajadores tienen el derecho de buscar nuevas alternativas a través de esa figura que es propia para su defensa como es el sindicato", razona.

Lo cierto es que fue Bolívar la cuna del sindicariato, allí nació, se desarrolló y consolidó uno de los fenómenos sociales más propios de la revolución bolivariana, hoy el fenómeno que el mismo Gobierno ayudó a crear parece escapársele de las manos, convirtiéndose en una espiral de violencia incomprensible para propios y extraños.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog