Esta vez perdió hasta la pena

Por Venezuela Real - 12 de Diciembre, 2007, 19:02, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

Elides J. Rojas L.
El Universal
12 de diciembre de 2007

No es fácil admitir la derrota cuando el perdedor se cree una liga de Hércules con Superman

La palabra derrota parece tener un significado diferente para Chávez y, no faltaba más, para su cúpula de próceres. El pueblo, chavista y no chavista, usó ese poder natural que va pegado a la ciudadanía y destartaló los planes monárquicos disfrazados de socialismo del golpismo del 92 y rechazó, léase bien, rechazó desde los cinco motores hasta el mal uso de la espada de Bolívar por América Latina.

Esa palabrería es historia, aunque sigan con la cantaleta de que la tratarán de imponer por la vía que sea.

Mientras tanto, y a los fines de registro histórico y como mínima ilustración, hay que proceder con la urgencia del caso a aclararle a Chávez y sus acólitos del proceso que la palabra derrota significa eso y no otra cosa. Derrota. Caída. Rodada. Perder. Da igual. Morderán el polvo de la derrota solía decir el militar, hasta hace poco invicto, cuando se creía el heredero terrenal de Hércules ligado con Superman. Esta vez ese polvo tomó otros rumbos.

Perdió el referendo. Perdió los cinco motores. Perdió en Caricuao, El Valle y Petare. Perdió la guerra asimétrica sin pelearla. Perdió la reelección eterna e indefinida. Es decir, se va, se va, se va. En 2013, pero se va, se va. Perdió el sable de los ascensos y la posibilidad de tenerlos agachaditos hasta el retiro. Perdió la facultad de nombrar a los virreyes regionales. Perdió el discurso socialista. Cómo ir a Bolivia a hablar paja socialista si ni siquiera en su tierra pudo hacer que la gente lo aprobara. Se quebró la espada de Bolívar. Perdió en los siete más importantes estados de Venezuela. Perdió en los barrios populares más grandes y consolidados del país. Perdió el cargo de representante de los pobres en la Tierra. Perdió un inmenso bojote de plata dedicado a comprar votos, montar marchas y alquilar gritos de apoyo. Perdió en su propio CNE. Perdió con todo y el gigantesco mamotreto del Partido Unido Socialista. Perdió la capacidad de mentir y ser creído, perdió la fuerza de la promesa y la generación de falsas esperanzas. Perdió casi nueve años tratando se convertir en comunistas a un pueblo que confunde a Carlos Marx con Madonna y que cree que el Che Guevara era un cantante de rock, pelúo y con boina. Perdió el respeto hacia la gente y hacia sí mismo. Perdió los límites del lenguaje decente. Perdió la fuerza para meter miedo. Perdió la compostura. Perdió la pena. Perdió el camino andado para acabar con la autonomía universitaria. Perdió ese franelero rojo que más nunca significará nada. Perdió la platica gastada en captahuellas y otras triquiñuelas revolucionarias. Perdió maletinazos, bequitas, misiones y otras dádivas lastimeras.

¿Podrá alguien cercano explicarle al señor que el 2 de diciembre perdió? Atrévase. Dígale. No tenga miedo.

Lloraderas aparte, con chillidos como cochino en camión y todo, bienvenida la nueva consigna del proceso: Patria, socialismo o muerte. ¡Perderemos!






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog