El caso de la valija con los 800.000 dólares tiene sus secuelas

Por Venezuela Real - 14 de Diciembre, 2007, 16:03, Categoría: Corrupción

ALFREDO MEZA
El Nacional
14 de diciembre de 2007

Empresarios desconocían que eran grabados por el FBI
Kauffmann, Durán y Maionica le exigieron a Antonini que no contara la verdad del origen de los fondos que trató de introducir a Argentina

El martes 7 de agosto de 2007, Guido Antonini tomó un vuelo en el aeropuerto de Carrasco, en Montevideo, rumbo a la ciudad de Miami. Tres días antes, en la fría madrugada del sábado 4, había sido detenido por las autoridades aduaneras del aeropuerto Jorge Newbery de Buenos Aires por no declarar casi 800.000 dólares en efectivo que llevaba en una de sus maletas.

Antonini pudo regresar con tranquilidad a su hogar, porque su salida de Uruguay, a donde había viajado desde Argentina, coincidió con la revelación periodística del episodio de la valija que llevaba.

Desde ese momento, medios venezolanos, argentinos y estadounidenses trataron de forma infructuosa de ubicarlo en su residencia de Key Biscane.

Hoy, cuatro meses después de aquella incertidumbre, se ha descubierto que Antonini se ocultó para colaborar en una investigación estadounidense sobre el origen de los fondos que intentó introducir en Argentina.

Así lo revela la declaración jurada del agente del FBI Michael Lasiewicki, cuya pesquisa culminó con el arresto de los empresarios venezolanos Carlos Kauffmann, Franklin Durán, Moisés Maionica y del uruguayo Rodolfo Edgardo Wanseele por actuar como agentes del Gobierno venezolano sin autorización de la fiscalía estadounidense. Un quinto acusado, Antonio José Canchica Gómez, está solicitado.

El ministro de Información y Comunicación, Willian Lara, aseguró que los arrestados en Miami no son agentes del Gobierno.

Una amenaza directa.

El 23 de agosto, Franklin Durán, Carlos Kauffmann, Moisés Maionica se reunieron con Antonini en Fort Lauderdale. En esa reunión, Durán –socio de Antonini en dos empresas con sede en Florida– informó que había conversado con un alto funcionario de la Disip y otro del Ministerio del Interior y Justicia respecto a la operación fallida en Argentina, y le notificó que si se llegaba a saber que los fondos financiarían la campaña de Cristina Fernández de Kirchner, la actual presidenta de esa nación, los gobiernos de Hugo Chávez y Néstor Kirchner le abrirían un juicio.

En otras palabras, Durán le sugería a Antonini que dijera que los fondos decomisados no pertenecían al Gobierno venezolano.

Carlos Kauffmann, presidente de Empresas Venoco, dedicada a la venta de lubricantes, terció en la conversación para decirle a Antonini que si daba a conocer cualquier versión distinta a la que ellos planteaban su vida estaría en peligro.

Moisés Maionica, quien de acuerdo con el FBI se incorporó al grupo por órdenes de la Vicepresidencia de la República y la Disip, le informó que Pdvsa pagaría todos los gastos relacionados con el decomiso del dinero.

Cuatro días después, el 27 de agosto, Maionica, Durán y Antonini volvieron a citarse en la misma ciudad. Durán identificó al individuo que llevó el dinero "como el segundo máximo ejecutivo de Pdvsa".

Aunque Diego Uzcátegui Mattheus, entonces vicepresidente de Pdvsa, no viajó a Argentina con Antonini, sí lo hizo su hijo homónimo, un joven de apenas 19 años de edad. Uzcátegui Mattheus renunció pocas semanas después.

Más conversaciones.

Durán ignoraba que estaba siendo grabado por agentes del FBI. Por la insistencia y la firmeza que demostraba en las conversaciones, la policía comenzaba a sospechar que él, Maionica y Kauffmann actuaban como emisarios del Gobierno venezolano.

El 29 de agosto todavía la prensa desconocía el verdadero paradero de Antonini. Las notas reportaban que se había evaporado como en los actos de magia. No respondía el número de teléfono celular que poseía antes del viaje a Buenos Aires. Franklin Durán, en cambio, sí sabía dónde localizarlo. Ese día 29 lo telefoneó para solicitarle un poder de representación legal. "El asunto está siendo manejado en el máximo nivel del Gobierno venezolano", agregó.

Un mes después, el 4 de octubre, Moisés Maionica conversó telefónicamente con Antonini.

Le anunció que enviaría a Miami a un emisario para acordar cómo justificarían el contenido de la valija y finiquitar la entrega del poder de representación legal. En posteriores conversaciones telefónicas, Maionica le informó la identidad del enviado, a quien debía reconocer con un nombre clave que acordaron, y sugirió que tomara algunas previsiones para evitar que lo siguieran. Nunca debían reunirse en el sitio del primer encuentro.

El emisario resultó ser Antonio Canchica Gómez, quien llegó a Miami el 28 de octubre pasado. Rodolfo Wanseele, de nacionalidad uruguaya, lo trasladó al sitio de la cita, en la localidad de Plantation. Posteriormente Canchica se refirió a su reunión con Antonini en una conversación que sostuvo con un alto funcionario de la Disip, identificado con el alias de "Arvelo".

Ya el FBI contaba con los supuestos para juzgar a estos ciudadanos para violar el Título 18 del Código de Estados Unidos.

Pero el martes pasado, cuando Maionica y Durán discutieron nuevamente con Antonini sobre la estrategia para ocultar el origen de los 800.000 dólares, se terminaron de convencer.

Había pasado mucho tiempo y no llegaban a un acuerdo.

Hoy Kauffmann, Maionica y Durán enfrentan penas de 10 años de prisión y multas de hasta 250.000 dólares.










TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog