El que quiera oír, que oiga

Por Venezuela Real - 14 de Diciembre, 2007, 9:39, Categoría: Electorales

COLETTE CAPRILES
El Nacional
13 de diciembre de 2007

Lo que tiene de fascinante la coyuntura que se abrió el 2-D es precisamente su ambigüedad. Puede ser interpretada de muchas maneras, y lo está siendo, en efecto, mostrando que más que los hechos, lo que nos seguirá dividiendo es la "narrativa" con la que les damos sentido. En una sola cosa hay inevitable coincidencia: que se ha puesto un límite al poder; pero en estos días se ha hecho interminable el catálogo de las causas y razones de ello y las consecuencias políticas que se vislumbran.

Los incendios del chavismo, que los apaguen adentro. Pero como dijo acertadamente Tascón, el chavismo derrotó al chavismo, porque sin la oportuna abstención de ese simpatizante chavista más o menos fluido, la "reforma" habría pasado. En realidad, no es sorprendente ese desenlace si se atiende a la composición histórica del voto chavista: los sondeos de opinión muestran, desde siempre, que el voto chavista tiene un núcleo duro e incondicional importante, pero insuficiente para asegurar elecciones, de modo que los torneos ganados lo han sido en virtud de ese votante reactivo que se alimenta del rechazo a los partidos y al liderazgo opositor (y que ha tragado sin digerir todas esas versiones fantásticas acerca de la supuesta IV República), y sobre todo, que se orienta por el utilitarismo y por un individualismo que, en este caso, sirvió de bastión defensivo ante la amenaza representada por la "reforma". Es insólito, pero en Venezuela los grandes decisores son precisamente los votantes más venáticos y autorreferentes: ellos hacen la diferencia.

Ahí se abre un campo de disputa: si la oposición quiere ampliar su espacio político debe dirigirse a descifrar los arcanos de este votante evanescente; si el chavismo quiere tomar en serio la crisis en la que está, tendrá que atender al nudo gordiano de la relación entre radicales y moderados y tendrá que reconocer que (por fortuna) protagoniza una revolución sin revolucionarios pero con consumidores. Que por cierto, lo que se deja ver en las laundry lists, la ropa sucia que se lava en olor de derrota, es que se prefiere atribuir los resultados a una especie de conspiración de una derecha endógena que estaría controlando al chavismo, sin considerar tanto las pésimas ejecutorias del Gobierno como la intuitiva detestación del discurso cubano, que atraviesa como un fluido eléctrico todas las capas de la sociedad.

Ya se ha dicho: le tocará al chavismo democrático imponerse sobre los delirios totalitarios.

Mientras en el universo paralelo de las oposiciones parece que tampoco las lecciones se quieren aprender: el éter comunicacional vuelve a ser interferido por unas "verdaderas" cifras electorales que persisten en complacerse en esa cabalística del fraude, mientras atribuyen a la presión militar el éxito de la jornada del 2-D. Se trata de la misma lógica del chavismo despreciando al electorado, en suma, y atribuyéndole al CNE poderes que no puede técnicamente tener. Claro que estos abstencionistas profesionales quedaron muy disminuidos en esta ocasión, en la que exhibieron su oportunismo de un modo vergonzoso, pero deben felicitarse porque su prédica logró, de todos modos, desmovilizar a una parte importante del potencial votante del No.

Oportunismo e impudicia: tomaron nota del crecimiento del No en las encuestas y se anotaron a ganador. Con ello validaron el poder predictor de las encuestas, que en ocasiones anteriores siempre habían dado como ganador al Gobierno, y desmontaron su propia tesis del fraude. Pero les sobran ganas de predicar el sermón de la antipolítica y del antipartidismo. O el de una pretendida juridicidad pre-política que establecería una normatividad independiente de la lógica política. No creo que esos hayan sido los argumentos que, por ejemplo, usó Hermann Escarrá para postularse como candidato presidencial en 1988. Mientras Carlos Andrés Pérez obtenía más de 3.800.000 votos, el Dr. Escarrá recibió el apoyo de 1.452 compatriotas, y no sería hasta que se transmutó en teórico del poder constituyente y del chavismo que volvería a saberse de él.

De nuevo: sin un esfuerzo conjunto y compartido de interpretación de lo sucedido, y sin la distribución de responsabilidades y méritos, no habrá aprendizaje político y el 2-D podría quedar como un pequeño desvío en el mapa del trayecto totalitario.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog