Ideas... nuevas ideas

Por Venezuela Real - 16 de Diciembre, 2007, 17:27, Categoría: Política Nacional

Carlos Blanco
El Universal
16 de diciembre de 2007

"El país requiere ser repensado. Se trata de entender las nuevas relaciones sociales"

Con Chávez triunfaron unas ideas. A Chávez lo sacaran otras ideas. Con éstas no basta para restablecer la democracia. Pero, sin ideas no se va ninguna parte. Sobre todo nuevas. De no hacerse un esfuerzo en esta dirección se corre el riesgo de que a Chávez lo sustituya¿ otro Chávez. Tal vez mejor hablado; seguramente menos ignorante y más comedido, pero es inevitable que sea parecido si porta el mismo equipaje intelectual que caracteriza al Bonaparte barinés.

Este terreno suele ser movedizo, dada la alergia que en algunos ambientes existe hacia la actividad intelectual. No falta quien, para descalificar una opinión, reprocha a sus autores la terrible acusación de "intelectual", como sólida evidencia de la carencia de sentido práctico del incriminado.

En Venezuela se necesita, como nunca, un centro independiente productor de pensamiento, capaz de generar planteamientos, sin ser capturados por la burocracia.

Mimetismos.

Un sector de la oposición, con méritos de calle, a veces suele ser chavista sin saberlo. Ocurre también lo contrario en esta Babel intelectual: a veces Chávez es neoliberal sin admitirlo. Es posible que en estos tiempos lo único que se haya democratizado sea la confusión.

La idea de que Chávez descubrió a los pobres, suele ser moneda de circulación fácil en ambientes nacionales e internacionales. Los gobiernos del antiguo sistema se habrían cebado, gozosos, en provocar hambrunas en cámara lenta. La falsedad de esta visión no requiere demasiadas elaboraciones, basta sacar cuentas para saber que la democracia se ocupó ampliamente, con estilo petrolero, de los pobres; el mejor testimonio es el imparable ascenso social que Venezuela experimentó hasta comienzos de los 80, cuando la crisis se abalanzó sobre América Latina.

Sin embargo, unos cuantos, para hacerse los equidistantes, los "neutrales", le dan a Chávez unos méritos de los cuales carece. El hombre no descubrió a los pobres, sino que los usa, y los reproduce, porque es así como los necesita. Las bonificaciones no los arrancan de la miseria; las "misiones" han funcionado como coartadas para destruir lo que venía mal, sin construir nada duradero a cambio.

Tampoco Chávez es diferente. Lo diferente del régimen es su carácter militarista y autocrático. Sin embargo, lo que ha hecho en el plano económico-social es llevar a su exasperación el viejo modelo populista, desarrollado, con más parsimonia, por los gobiernos de la democracia. El Estado masivo, estridente, centralizado y concentrador de poder no es inédito; lo novedoso es el intento de incluir sólo a los poseedores de credencial bolivariana. Chávez no dice "El Estado soy yo", como Luis XIV, sino "El Estado es mío", que es forma más simple, emparentada con el gomecismo. Dueño del Estado se lanza a esquilmar a los enemigos, favorecer a la familia y chantajear a los débiles.

Cuando no hay nuevas ideas las viejas entran de contrabando por todos los lados; se esconden bajo las alfombras y se acurrucan en las gavetas olvidadas, para saltar apenas tengan oportunidad y agarrar por el cuello a los que quieren o pretenden ser nuevos actores.

Desafíos Nuevos.

En la década de los 80 se abatió la crisis sobre toda la región latinoamericana. El viejo modelo económico y social no siguió siendo posible entonces. La crisis de la deuda que estalló en México en 1982, bien pronto se esparció por todo el continente. Fue la década perdida. Bajo la inspiración de Ronald Reagan y de Margaret Thatcher, con el apoyo de los organismos internacionales de financiamiento, se dio el paso a las políticas de "apertura", llamadas -a veces impropiamente- neoliberales. Se abrieron los mercados, las economías crecieron, el flujo de capitales atestó los países, se vendieron empresas, se privatizó; hubo crecimiento económico. Carlos Andrés Pérez lo intentó con un notable éxito económico y un notable fracaso político; luego el neoliberalismo fue llevado hasta su exacerbación, ¡quién lo hubiera dicho!, en el gobierno de Caldera.

Las políticas de "apertura" incrementaron en el corto plazo el desempleo y la pobreza, para obtener luego una cierta estabilización de los indicadores sociales, aunque con un incremento de la desigualdad. Muchos países de América Latina no encontraron sosiego en las políticas de apertura y en las políticas sociales "focalizadas", dirigidas a los sectores más vulnerables. El descontento se hizo presente y es lo que explica el giro hacia la izquierda del continente. Esta demanda no puede ser reducida al episodio grotesco de Chávez, sino que expresa un proceso más profundo y complejo en América Latina.

En el período de CAP se dieron pasos hacia la reforma del Estado; sin embargo, la conspiración de los "notables", la falta de apoyo de AD, la arrogancia del gobierno, y otros factores, abrieron el paso a la caída de esa administración, para desplomarse en el paréntesis, primero populista y después despanzurradamente neoliberal, de Caldera, abrebocas de Chávez. Con éste retorna en forma calamitosa, exagerada, autoritaria y militarista, impulsada por los altos precios petroleros, la Venezuela del Estado desbordado e ineficiente; el país del centralismo agobiante; el gendarme innecesario vestido de teniente coronel.

La mayoría que se le opone es vasta y tupida; dentro de esa oposición variopinta hay sectores que les encanta ofrecer fórmulas demagógicas, más "bravas" que las de Chávez, con la tesis del "a que no te atreves" (como ahora con la reducción de la jornada laboral en la forma en la que la nueva Constitución ofrecía); y hay otros que lo único que prometen es el retorno a las tesis neoliberales más o menos experimentadas -y fracasadas.

Pensar a Venezuela.

El país requiere ser repensado. Se trata de entender las nuevas relaciones sociales que existen; cómo el estatismo rampante de esta hora ha impregnado a la sociedad; qué nuevo papel puede tener el petróleo. Se requiere insistir en nuevos caminos para la descentralización, en las nacientes formas de organización y participación popular, en las posibilidades de un régimen semiparlamentario y los nuevos roles que podría tener la FAN; en un mayor impulso al desarrollo cultural, educativo, científico y tecnológico; en los caminos para incorporar a los pobres en la superación de su propia pobreza y la nueva ética social; entre muchos otros temas.

Un centro de pensamiento moderno, capaz de tener diferentes aproximaciones conceptuales pero, en todo caso, creativas. Es una tarea que espera por promotores y realizadores.

Palabra Final. Navidad sin presos políticos. Solidaridad con Enrique Mendoza. Si a Mendoza le ponen la mano o se entrega, lo más probable es que sólo salga de prisión cuando Chávez salga de Miraflores.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog