Los declarantes

Por Venezuela Real - 16 de Diciembre, 2007, 18:04, Categoría: Gente de Chávez

ALBERTO BARRERA TYSZKA
El Nacional
16 de diciembre de 2007

 e trata de una faena aún peor que la de disfrazarse de San Nicolás. Es más duro, más exigente. Es cierto que no hay que ponerse uno kilos de más, si hacen falta; ni vestirse de rojo, ni colgarse esa barba asquerosa, ni soportar a tanto niño impertinente que se te orina en las rodillas..., pero, todo hay que decirlo, también es cierto que lo pagan mejor. Un declarante oficial siempre gana más que cualquier Santa Claus. Y no tiene que compartir nada con ningún reno, además.

Sin embargo, la tarea no deja de ser muy incómoda. Póngase usted frente a unas cámaras, frente al público, trate de explicar lo que ocurre, intente darle aunque sea una diminuta coherencia al país que vivimos: no hay nada que pague esa experiencia. La declaración oficial es una de las más sacrificadas formas del heroísmo bolivariano. Algún día, no lejano, la imprenta nacional tendrá que publicar una antología de esta épica cotidiana.

Con lo que hemos visto y oído, después de las elecciones del 2 de diciembre, se podría, incluso, construir un monumento. El vicepresidente Rodríguez aseguró, gritando con vehemencia, que lo único que no estaba en discusión era el liderazgo "imprescindible" de Hugo Chávez Frías. El ministro Navarro afirmó, en una entrevista televisada, que todos se habían equivocado, todos menos Chávez, por supuesto.

Como un solo bloque, los altos funcionarios del Gobierno comenzaron a reiterar la misma consigna: perdimos nosotros, Chávez no. A nosotros nos derrotaron, pero él triunfó. Por nuestra culpa, por nuestra culpa, por nuestra santísima culpa. Comandante inmaculado, tenga piedad de nosotros.

Cualquiera puede entender que andan desesperados, buscando salvar la marca que les ha dado tanto éxito y tanto dinero durante todos estos años. Pero ni siquiera la publicidad más audaz debería contradecir, de forma tan drástica, el sentido común ¿Acaso no se acuerdan en qué basaron toda la estrategia para ganar en el referéndum? ¿Acaso ya olvidaron cómo comenzó el Presidente su discurso en el gran mitin de cierre campaña? Quien vote en contra de la reforma, vota contra Chávez.

No hay manera de salvar a nadie de sí mismo, de su propia historia.

Pero a los declarantes les toca hacer el trabajo sucio. Fíjese usted en Nicolás Maduro, por ejemplo. A nadie le gusta, en la segunda semana de diciembre, tener que dejar de jugar al amigo secreto en la Cancillería para salir, endurecer la cara, y decir lo que ya todos sabemos: que lo de Antonini es una conspiración del imperialismo, que todo también es mediático, que eso es purito terrorismo judicial. Siempre dicen lo mismo. Y lo mismo siempre es otra cosa, nunca responden en concreto a ninguna pregunta. Maduro and com pany podrían sacar un disco.

Así todos, ellos y nosotros, ahorraríamos mucho tiempo. Bastaría, por ejemplo, con que saliera a una rueda de prensa y, ante la primera pregunta, él sólo nos dijera: "Siete". Ya sabríamos que se trata de la sétima pieza del CD, aquella que habla sobre la derecha internacional y nacional, sobre las oligarquías.

A veces pienso que, en secreto, han organizado un campeonato, un concurso privado para ver quién logra la declaración oficial más absurda. Si es así, Pedro Carreño, esta semana, debió conquistar muchos puntos. Su respuesta sobre la relación entre el capitalismo y su corbata es digna de las grandes ligas. ¡Por fin alguien nos da alguna pista sobre lo que es el socialismo del siglo XXI! ¡Sembremos el petróleo! ¡Produzcamos Louis Vuitton! Mientras, la inseguridad social, esa fantasía mediática, nos lanza unas cifras aterradoras: 12.600 homicidios, durante el 2006, en nuestro país ¿Es este otro éxito de la revolución? Un solo número puede derrumbar una montaña de palabras, cualquier cita del Che Guevara, todas las sílabas del himno nacional. Según las recientes estadísticas del PNUD, 5 millones de venezolanos viven con menos de un dólar al día. 10 millones de venezolanos viven con menos de 2 dólares al día.

Hablamos del mismo país que regala millones de dólares para construir una escuela en Bangladesh, o para edificar viviendas en Buenos Aires, o para abaratar la calefacción de muchos habitantes de Norteamérica... Esto, sin duda, es un gran desafío para cualquier declarante.

Hay que explicarle a 10 millones de compatriotas que su pobreza financia la solidaridad del Presidente. Que su pobreza alegra el diciembre del imperio. Hay que decirlo, además, con una sonrisa. Hay que decirlo, gritando ¡Feliz Navidad!

Hay que explicarle a 10 millones de compatriotas que su pobreza financia la solidaridad del Presidente. Que su pobreza alegra el diciembre del imperio. Hay que decirlo, además, con una sonrisa Hay que decirlo, gritando ¡Feliz Navidad!






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog